Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La danza del consumo

Héctor M. Guyot

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de mayo de 2017
Foto: AP / Eugene Hoshiko

Nos movemos según la coreografía del consumo, al compás de una música inaudible que somete nuestro cuerpo a la dulce tiranía de la danza, en una obra colectiva de la que participa todo el globo. Esas bolsas no pesan. Al contrario, cuantas más cargamos, más nos elevamos del suelo, como esos héroes del ballet que vuelan sobre el escenario ante la admiración de la platea. Podría sospecharse, por la postura ociosa de los pies, por la charla que mantienen, que estos bailarines se han relajado. Ésa es la maravilla del libreto: que el esfuerzo y el costo no se noten. Que parezca una puesta cargada de ligereza y felicidad, en la que cada cual hace su parte sin advertirlo para que el telón no caiga. Las bolsas que llevan estas parejas en la zona comercial de Ginza, Tokio, son el río que fluye, lo que hace girar el mundo, como decía aquel personaje de Cabaret. La cámara las captó justo cuando conceden a los actores de reparto, en pleno clímax, un fugaz protagónico.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.