0

Las dos cargadas pesadas de los hinchas de River que sufrió Guillermo Barros Schelotto en pocas horas

Guillermo, en la fundación Favaloro
Guillermo, en la fundación Favaloro
Tras la derrota en el superclásico, la primera desde que es DT de Boca, el Mellizo fue víctima de una joven y de un grupo de hinchas
0
18 de mayo de 2017  • 09:53

Guillermo Barros Schelotto, entrenador de Boca, sigue sufriendo las consecuencias de haber perdido el superclásico contra River. No por un tema deportivo, sino porque los hinchas millonarios que se lo cruzan por la calle se lo siguen recordando. Pero, a veces, esas bromas superan los límites de lo permitido. Recientemente, el Mellizo sufrió dos cargadas pesadas en pocas horas que no tardaron en hacerse virales.

Una foto por lo bajo. Guillermo fue a la Fundación Favaloro y una de las empleadas le pidió tomarse una fotografía. Fiel a su estilo, el DT no dudó y frenó algunos segundos. Sin embargo, se trataba de una "trampa". La joven, hincha de River, hizo un gesto por lo bajo marcando con sus dedos los tres goles que River le marcó a Boca en la Bombonera.

De los cantitos a los insultos. Guillermo salía en su auto desde un estacionamiento y un grupo de hinchas lo esperaban en la calle con camisetas de River. Comenzaron a cargarlo, a gritarle cosas y a provocarlo. El DT bajó el vidrio y los miró cara a cara. Los fanáticos siguieron gritando y lo terminaron insultando. Una falta de respeto.

Guillermo salía en su auto desde un estacionamiento y un grupo de hinchas lo esperaban en la calle c

0:35
Video

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.