Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Joaquín Arbe: "En el atletismo argentino se sabe quiénes corren dopados"

El atleta de 27 años y 1,65 metros de estatura, actual campeón nacional de 1500, 5000 y 3000 metros con obstáculos, no se rinde y busca nuevos desafíos; "elijo correr y ser competitivo de una sola manera: limpio y con mucho entrenamiento. Esa esa mi única receta", advierte

.
..
SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 13 de junio de 2017 • 10:58
0

Las montañas altas que nacen en el valle se ven más grandes desde la ruta que serpentea desde el llano. El sol asoma, muestra sus primeros rayos que se reflejan sobre la parte más alta y parece una montaña encendida, con luz propia. Desde el valle que aún aparece sombrío resalta esa claridad que parece iluminar el acceso a Esquel.

Esquel, desde ese lugar en la Patagonia, desde la lejanía, el frío, el viento y con montañas imponentes y paisajes envidiables, es cuna histórica de corredores. Corredores de pista, ruta y montaña cubren con facilidad todas las superficies posibles. Similar a esa polivalencia para adaptarse a los distintos terrenos es Joaquín Arbe. Con 27 años y 1,65m de altura sigue la tendencia de los mejores obstaculistas de la historia argentina como Marcelo Cascabelo, el recordista nacional, y Mariano Mastromarino. En sí, son pequeños pero fuertes como el roble para correr con insolente autoridad los 3000 metros con obstáculos. Arbe, capaz de correr la distancia en 8m41s, también se muestra resistente para ganar un maratón y veloz como para ser campeón argentino de 800 y 1500 metros.

Observando su vida pareciera que el atletismo lo encontró a él, o la vida le abrió caminos para llegar al deporte rey de los Juegos Olímpicos. Como él mismo dice, "todo llegó sin buscarlo", casi sin proponérselo para imponerlo como un exponente del atletismo actual y del futuro.

-¿Cómo o en qué momento llegaste al atletismo?

-Un día me quedé sin compañeros para jugar a las bolitas después de clases porque ellos se iban a la escuelita de atletismo, entonces esa tarde decidí acompañarlos. Recuerdo ese primer contacto con el atletismo como si fuera hoy. Agradezco ese momento porque hoy estoy donde estoy en este deporte por esa primera vez. Fue una conexión inmediata.

-¿Y cómo continuó?

-Los sábados siempre jugaba al fútbol. Pero un día que no había partido me fui a ver un torneo local de atletismo y como no jugué quería hacer algo, entonces me anoté y quedé segundo. Así, con ese primer torneo, me clasifiqué para el primer campeonato provincial de Chubut. Al Provincial iba más que nada para acompañar a un amigo. Terminé ganado también ese campeonato, lo que me valió la clasificación al campeonato argentino de menores. Ese fue mi primer gran impacto. Me gustó mucho la experiencia de compartir con otros chicos y además era la primera vez que viajaba fuera de Chubut.

Joaquín en el Nacional de Mayores de Resistencia, Chaco, en los 3000 metros con obstáculos
Joaquín en el Nacional de Mayores de Resistencia, Chaco, en los 3000 metros con obstáculos.

-¿Y por qué los 3000 obstáculos?

-En realidad tampoco lo elegí. Es la prueba en la que mejor me va, donde mejores resultados obtengo a pesar de que en Esquel no tenemos foso (es el obstáculo con foso de agua que se debe pasar en cada una de las siete vueltas que dura la carrera) para poder entrenar. Quizá el entorno, las montañas y correr pruebas de trail me dieron fuerzas y resistencia en las piernas para hacer esta prueba, porque técnica sinceramente no tengo nada.

-Da toda la sensación de que el atletismo te eligió a vos por cómo se fue dando todo...

-No había visto ese lado, pero ahora que lo pienso sí como que sin querer o sin buscarlo comencé a correr. Cosas del destino (se ríe). Cosas del destino que hoy puedo analizar y agradecer. No vengo de una familia ligada al atletismo y sin embargo hoy trato de vivir del atletismo. Estoy en ese camino aún porque cuesta mucho poder dedicarte 100% a un deporte en el que el apoyo no es algo común. Son pocos los atletas que pueden vivir de esto.

-¿Frustra eso? ¿Cómo se reponés ante semejante adversidad que atraviesa nuestro deporte?

-Frustrante es ver cómo el doping aparece. ¿Cómo es posible que un atleta que fisiológicamente está para correr en 34 minutos, de un día para el otro, corre en 30 o incluso en menos? Eso da bronca, mortifica porque en definitiva se están llevando algo que no es de ellos, algo que no les corresponde.

-Hablás de doping y es un tema que parece estar instalado...

-Javier, seamos honestos. Vos y yo lo sabemos. ¡Todos lo saben! En el atletismo argentino se sabe quiénes corren sucios, quiénes corren dopados. Esto es muy sencillo. Uno, por mí y por vos, puede reclamar pero no nos corresponde a nosotros porque no tenemos las pruebas que nos documenten. Esto le corresponde a la dirigencia y es algo muy sencillo: es cuestión de hacerles controles para que queden expuestos y sean sacados y eliminados para siempre por tramposos. ¿Por qué cuando una carrera advierte que tendrá controles esos atletas no van? Ahí tenemos gran parte de la respuesta. Si no estuvieran sucios hubieran ido, por ejemplo, a San Luis donde se repartieron 1.500.000 de pesos en premio. En todas las distancias habían mejores premios que en cualquier otra carrera del país. Además, socialmente debe saberse que hay castigo para que nadie se anime a eso. Nosotros podemos hablar, suponer y volver a hablar con seguridad. Los medios pueden poner en la agenda este tema que tanta bronca nos genera. Pero esto se va a solucionar el día que haya controles permanentes y también sorpresa. No debemos resignarnos y exigirlo.

Este es Joaquín Arbe. O simplemente Joaquín, el atleta esquelense que el 30 de abril pasado corrió la carrera del millón y medio de pesos en premios en la que quedó 3º en los 21k y dos semanas después se consagraba campeón nacional de 1500, 5000 y 3000 metros con obstáculos en Resistencia, Chaco. "Yo soy esto. Elijo correr y ser competitivo de una sola manera: limpio y con mucho entrenamiento. Esa esa mi única receta".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas