Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ni Messi, ni Cruyff ni Guardiola: la historia de "Don Patricio", el irlandés que salvó a Barcelona durante la Guerra Civil española

Ahora modelo en el mundo, el club catalán sobrevivió en el siglo pasado a la persecución que realizó sobre él la dictadura de Francisco Franco

Jueves 18 de mayo de 2017 • 11:19
0
Foto: BBC

Barcelona es hoy uno de los equipos modelo a lo largo y ancho del mundo. El conjunto catalán, con Lionel Messi como bandera, vivió en los últimos años los momentos más importantes de su rica historia, sumado al glamour en el fútbol que tuvo tiempo atrás con la figura de Diego o Johan Cruyff.

Pero, en algún momento de sus 118 años de vida, el gigante catalán estuvo a punto de desaparecer. Sucedió durante la Guerra Civil española y los primeros años de la dictadura de Francisco Franco en España. El club sufrió una fuerte crisis económica por la presión del gobierno. Allí aparece, en la historia antigua, el nombre de Patrick O'Connell, el irlandés que salvó a Barcelona.

"Don Patricio", es quien ayudó a Barcelona a superar la peor crisis desde su existencia. Fue jugador y técnico -jugó en Manchester United y en España dirigió a Betis, con el que fue campeón en 1935- y marcó al Barça porque logró ayudarlo a sobrevivir los rigores de la Guerra Civil española.

Sin embargo, a pesar de sus hazañas -también fue capitán del Manchester United-, el irlandés murió en la pobreza y el olvido en marzo de 1959 y fue enterrado en una tumba sin nombre. Hace apenas 10 años, hinchas de Celtic de Belfast, donde jugó gran parte de su carrera, recordaron las hazañas del quien hoy es llamado el "salvador del Barcelona".

Foto: BBC

Por esa razón, Don Patricio tendrá, a partir de este viernes, una placa azul que recuerda sus méritos, no solo en las canchas sino también en su condición de mecenas. Y será instalada en Albert Street en Belfast, Irlanda del Norte. Pero, ¿cómo un irlandés terminó salvando de la ruina a uno de los equipos más poderosos del planeta?.

O'Connell dirigió a Betis. Lo ascendió a la Primera División de España y, en 1935, lo sacó campeón. Le ganó en el mano a mano a Real Madrid, contra quien peleó durante varias fechas, hasta definirlo en la última jornada: le ganó 5-0 a los merengues.

Por esa razón, O'Connell fue contratado por Barcelona. El club catalán ya atravesaba un momento complicado tras el suicidio de su fundador, Joan Gamper, en 1930. No lograba crecer en cantidad de socios y todo explotó con la Guerra Civil en 1936. Barcelona fue asociado por el régimen de Francisco Franco con el bando republicano y comenzó a sufrir una fuerte crisis económica debido a las presiones del gobierno.

El presidente del club de ese entonces, Josep Suñol, fue fusilado por soldados militares franquistas. El número de socios, en tanto, no lograba pasar de los 4.000. El equipo necesitaba dinero y encontró, por las conexiones de "Don Patricio", la solución: una gira por México y Estados Unidos para recaudar fondos.

Foto: BBC

Una vez organizada la gira, lo más difícil era que el plantel pudiera viajar a México (luego Estados Unidos y Cuba). En 1937 el equipo salió de España rumbo a Italia, donde se movió en tren, con las luces apagadas, para evitar ser bombardeados por las fuerzas aéreas italianas leales a Franco.

Finalmente Barcelona llegó a México. El fenómeno de un equipo europeo fue bien recibido, tanto en la capital mexicana como en Nueva York, y el club logró recaudar US$12.900, el dinero suficiente para sortear -en ese momento- la crisis económica.

Pero la gira terminó con varios jugadores que decidieron pedir asilo político y no regresar a España: sólo cuatro del plantel volvieron. En 1940 O'Connell se fue de Barcelona, sin pena ni gloria, rumbo a Londres. Terminó sus días en la pobreza y murió en 1959. Fue enterrado en una tumba sin identificación en el cementerio de Santa María, en el barrio londinense de Kilburn.

Hace una década, Fergus Dowd, fanático del Celtic Belfast, se enteró de los méritos de Don Patricio e inició una campaña para rescatar del olvido al héroe irlandés. "Recuerden esto: sin él, no existiría el Barcelona. No fue Messi, ni Cruyff ni Maradona. Fue O'Connell quien salvó al Barcelona de la extinción", le dijo Dowd a la BBC.

Así fue como consiguió que en 2015 se lo sumara en el salón de la fama de Barcelona. Ahora tendrá, en Belfast, un mural para que todos lo recuerden.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas