Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los cuatro escenarios políticos que podría afrontar el presidente Michel Temer en Brasil

El presidente vive horas decisivas tras las denuncias que lo implican en la mayor trama de corrupción del país

Alberto Armendáriz

SEGUIR
LA NACION
Jueves 18 de mayo de 2017 • 11:33
0
Foto: Archivo

BRASILIA.- Se viven horas de gran perplejidad en Brasilia tras la explosiva revelación del aval que habría dado el presidente Michel Temer a sobornos para pagar el silencio del condenado ex titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha. ¿Qué sucederá ahora en Brasil? ¿Cómo afectará este terremoto político a la economía del gigante sudamericano, que empezaba a dar las primeras señales positivas de dejar atrás la peor recesión de su historia?

Más allá de esas grandes incógnitas, en el poco tiempo que pasó desde que estalló el escándalo, lo que quedó en claro en el ambiente político es que Temer perdió toda sustentabilidad. Después de esta hecatombe le será dificilísimo gobernar con su alianza cada vez más fragmentada y un respaldo popular que hasta anteayer era de apenas 9%. Las salidas que se presentan entonces a esta encrucijada son cuatro:

Renuncia

Sería la vía más rápida para aplacar la crisis generada. Ante la gravedad de las acusaciones, no sólo la oposición -liderada por el Partido de los Trabajadores (PT)- sino también algunos miembros de la base aliada al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), como los Demócratas (DEM), ya pidieron anoche que el mandatario deje el cargo. Sus reclamos tuvieron eco en varias ciudades del país, donde hubo manifestaciones a favor de la renuncia de Temer y de la convocatoria a nuevas elecciones directas ya.

Pese a que varios asesores del Palacio del Planalto aconsejaron al presidente dar un paso al costado, hasta ahora Temer se ha resistido a esta opción, defendió su inocencia y alegó que las denuncias en su contra son parte de la lucha política.

Foto: Reuters

Impeachment en el Congreso

Mucho más demorado sería el camino del juicio político a través del Congreso. Aunque ya dos diputados -del Partido Socialista Brasileño (PSB) y de la Red de Sustentabilidad (Red)- se apresuraron a presentar ante la Cámara de Diputados sendos pedidos de impeachment, el proceso requiere de mucho tiempo y es muy traumático, como todavía está muy vivo en la memoria de los brasileños el caso de Dilma Rousseff , el año pasado.

Primero, será necesario que el presidente de la Cámara -Rodrigo Maia (DEM), muy cercano a Temer- acepte alguna de las solicitudes. Luego, el pedido de impeachment tendría que recibir el visto bueno en una comisión especial y, finalmente, para que el mandatario sea alejado del cargo, debería ser aprobado por dos tercios de los diputados. Ya más adelante, para confirmar la destitución, se requeriría del respaldo de una mayoría simple en el Senado.

Proceso penal ante el Supremo Tribunal Federal (STF)

Como Temer está acusado de intento de obstruir a la Justicia durante el ejercicio de su mandato, otra posibilidad es que la Corte Suprema instaure un juicio penal en su contra. Antes, sin embargo, debería haber una denuncia formal de la Procuraduría General de la República (PGR), y entonces el STF debería enviar el pedido de procesamiento al Congreso. Allí, se necesitaría nuevamente del voto de dos tercios de la Cámara de Diputados para que la demanda sea aceptada y el presidente sea apartado de su cargo.

Al igual que la vía del impeachment, se trata de un proceso que demoraría bastante tiempo, aunque menos que los engorrosos procedimientos del juicio político por el Congreso.

cerrar

Juicio ante el Tribunal Superior Electoral (TSE)

La alternativa que -más allá de la renuncia- hoy se presenta como más viable sería la anulación del mandato actual por el TSE. Desde 2015 avanza una demanda por "abuso de poder político y económico" de la fórmula Rousseff-Temer que resultó reelegida en los comicios de 2014. Las investigaciones de la Operación Lava Jato apuntaron que la compañía Odebrecht financió ilegalmente aquella campaña y luego, en su delación premiada el estratega del PT, João Santana, lo confirmó. La defensa de Temer siembre alegó que ni él ni el PMDB estaba al tanto de las ilegales prácticas recaudatorias petistas y pidió separar las cuentas de campaña del PMDB de las del PT.

El TSE reanudará el juicio el próximo 6 de junio. Hasta ayer la tendencia era que fuera aceptada la división de cuentas defendida por Temer para garantizar la gobernabilidad y no sumir al país en una nueva crisis política que tirara por la borda los avances económicos logrados en los últimos meses. Hoy, en medio del escándalo que estalló anoche, ese argumento ya no se sustenta. Podría entonces ser la oportunidad más cercana y rápida para sacar a Brasil de esta nueva encrucijada.

Foto: Archivo

Cualquiera sea el desarrollo de los acontecimientos en los próximos días o semanas, según la Constitución brasileña, el eventual sucesor de Temer debería salir del Congreso, no de elecciones directas, que sólo están previstas para octubre de 2018. Si no es reformada -alternativa que también se debate pero llevaría tiempo-, la Constitución establece hoy que ante la vacancia del presidente y del vicepresidente, asumirá las funciones del Ejecutivo interinamente el presidente de la Cámara de Diputados -es decir, Rodrigo Maia- y, como ya pasó la mitad del mandato actual -plazo que se cumplió el 31 de diciembre último-, debería convocar a elecciones indirectas dentro de los 30 días.

En sesión unicameral, el Congreso tendría que elegir a la persona que complete el actual mandato, que termina el 31 de diciembre de 2018. Los legisladores pueden escoger para tamaño desafío a cualquier brasileño nacido en el país, mayor de 35 años y que tenga pleno goce de sus derechos políticos. Como el propio Congreso está sumamente desprestigiado por las acusaciones de corrupción originadas en la Lava Jato, lo más probable es que se incline por alguna figura respetada, que esté fuera del juego político y logre recuperar la confianza en Brasil y en su economía.

Escenario político en Brasil
Escenario político en Brasil.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas