Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Chicos clásicos: el desafío de conquistar nuevos públicos para la ópera y el ballet

Crónica del último ensayo antes del estreno de Pulgarcito en el Colón

Viernes 19 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: Daniel Jayo, Gza. Mariano Ureta y Gza. Teatro cervantes

Pulgarcito y sus hermanos se pierden en el bosque, se enfrentan a animales salvajes. El director de escena interrumpe la acción. "No es una fila del supermercado: ábranse en un abanico", les dice a los pequeños intérpretes sobre el gran escenario del Teatro Colón. Se reanuda la pasada. Ahora es el director musical quien corta el sonido de la flauta dulce que acompaña el canto de la lechuza del bosque. Les pide a los chicos que levanten la cabeza para proyectar la voz hacia la sala. La ausencia de espectadores en el primer ensayo sobre escenario de la ópera Pulgarcito, del compositor alemán Hans Werner Henze (1926-2012), potencia el marco imponente. Pero los niños cantantes no se sienten amilanados. Ni por el entorno ni por las indicaciones de quienes los dirigen.

"Siempre es estricto el director, pero en esta obra tiene que ser más estricto aún, porque todo depende de nosotros, es justamente eso lo que nos entusiasma, que lo hacemos todo nosotros", dice Julieta, de 16 años. "Nosotros" son los integrantes del Coro de Niños del Teatro Colón, que asumen prácticamente todos los roles de esta ópera. Los más chicos apenas tienen siete años. "Es más entretenido al ser entre amigos. Tenemos que lograr que los chicos del público también se diviertan, que no sea pesado para ellos", agrega Mora, de 9 años.

Matías Cambiasso, el director de escena, aclara que no hace grandes diferencias entre los chicos y los cantantes adultos. "Les doy las características del personaje, quiénes son, qué hacen, de dónde vienen. Pero primero tienen que tener bien afiatado el texto musical, no me puedo mover si no sé lo que digo, a dónde voy o lo que hago", explica en la única pausa del ensayo. "Además traté de que pudieran trascender la historia lineal infantil del cuento, que entendieran que este Pulgarcito protagoniza una especie de road-opera: a través del tránsito por los bosques y de esos padres que los abandonan, de la pérdida de la niñez y las dificultades que implica hacerse grandes, alcanzan una maduración llena de esperanza, que llega con la primavera."

César Bustamante, director musical de la ópera, conoce bien a los chicos por ser también el director del Coro de Niños. "Hay que ir graduando la dificultad, ver hasta dónde pueden concentrarse para un ensayo, ver cuándo ya están cansados. Y también entender los límites. Pero en verdad uno siempre se sorprende porque llegan mucho más de lo que uno pensaría." No sólo dirige a niños sobre el escenario. El foso de la orquesta replica en parte la situación. Por indicación expresa de Henze también debe estar integrada la orquesta por intérpretes infantiles y juveniles. En este caso aporta esa cuota de musicalidad joven el ensamble de percusión del Conservatorio Astor Piazzolla, dirigido por Marina Calzado Linage.

"Es difícil definir el entramado de sonido porque los timbres no son los habituales de la ópera", señala Bustamante. "Tenemos toda la gama de flautas dulces junto a una gran percusión, que incluye desde xilofones hasta timbales. Y dos cromornos, que a la vieja usanza de la música barroca temprana instrumentan a los malvados de la historia. Sobre el escenario, son los dos ogros los únicos adultos, los malos aquí son los grandes", se ríe.

Pulgarcito tendrá su estreno iberoamericano este fin de semana como parte del programa Colón en Familia. Este proyecto de ganar nuevos públicos para la música clásica desde la infancia duplicó este año la cantidad de funciones previstas con respecto a su temporada inaugural en 2016. Entre las funciones de fin de semana y las organizadas para escuelas suman 44. No se trata sólo de una cuestión cuantitativa, sino de una ampliación escalonada para fidelizar a los pequeños espectadores. El año pasado asistió la totalidad de los alumnos de quinto grado de las escuelas públicas porteñas a alguna función, unos 22.000 chicos. Este año, con un programa distinto, son convocados los de quinto grado y también los de sexto, que ya participaron del ciclo en 2016. "Si se logra incorporar en años subsiguientes a los alumnos del secundario (primero, tercero y quinto), con una programación diferente de la infantil, se podría proyectar realmente la formación de nuevos públicos a la que apunta el programa", señala su coordinadora, Eugenia Schvartzman.

Dos conciertos, dos óperas y dos ballets forman la programación anual. Esta temporada incluye, además de Pulgarcito, obras instrumentales de Aaron Copland y Darius Milhaud en el ya estrenado concierto Armónicos con Onda (volverá a presentarse en junio y octubre), los ballets Alicia en el País de las Maravillas, con coreografía de Alejandro Cervera (julio), y La bella durmiente del bosque, con coreografía de Mario Gallizzi sobre la música de Piotr Chaikovski (octubre), y la ópera de Gioiacchino Rossini Cenicienta (septiembre).

"Buscamos realizar espectáculos bellos e imponentes como los puede hacer el Colón, pero que tengan a la vez la ligereza escenográfica que permita trasladarlos también a otros escenarios del país", dice Schvartzman. Así es que Pulgarcito, tras el estreno en el Colón, se perderá en la selva misionera la semana próxima: inaugurará el Festival Iguazú en Concierto, que reúne junto a las Cataratas a jóvenes músicos de todo el mundo.

Pulgarcito

Por el Coro de Niños del Colón

Teatro Colón, Libertad 621.

Estreno, mañana, a las 11 y a las 15; el domingo, a las 17, en el Teatro Colón

Entradas, desde $ 115

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas