Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En España, Lorenzetti evitó hablar de la polémica por el "dos por uno"

El presidente de la Corte viajó para participar de un simposio de juristas; afirmó que no se referirá al reciente fallo porque tiene "el compromiso de no hablar" con la prensa

SEGUIR
LA NACION
Viernes 19 de mayo de 2017

MADRID.- "Tengo compromiso de no hablar." Con esa definición, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti , esquivó toda referencia pública al crítico momento que vivió el tribunal a su cargo a partir de la fallida conmutación de penas -conocida como "dos por uno"- con que quiso beneficiar a un represor.

En la que fue su primera exposición de agenda abierta desde ese tumultuoso episodio, el magistrado llegó a esta ciudad para sumarse a las serenas reflexiones de un reducido simposio de juristas y magistrados de España y de tres países de América latina, incluida la Argentina.

La agenda de Lorenzetti pareció situada en las antípodas del frente político al que tuvo que hacer frente desde ese fallo controversial.

El programa local incluyó trato con toda pompa. Tuvo, primero, una audiencia con el rey Felipe, que lo recibió en su despacho del Palacio de la Zarzuela. Allí, según él mismo contó, la conversación giró en torno de una agenda regional de encuentros académicos en materia de derecho.

"Es algo muy importante para nuestras universidades", dijo Lorenzetti. Luego, la jornada siguió con una audiencia en el Consejo de Estado, un ente consultivo específico del sistema español que asesora al gobierno en políticas públicas de largo alcance.

Lorenzetti esquivó toda referencia pública al 2x1
Lorenzetti esquivó toda referencia pública al 2x1. Foto: Archivo

"Es un órgano sumamente interesante y digno de replicar por las funciones que cumple", reflexionó el titular de la Corte.

Lorenzetti produjo ambas consideraciones ante las cámaras de la televisión local, a las que se prestó brevemente y luego de que, en los dos casos, los cronistas le aclararon que las preguntas serían "institucionales".

"Bueno, entonces sí", accedió quien hasta entonces se había mostrado esquivo ante las cámaras.

Llegó el turno de LA NACION. "¡Qué bien.... un medio local!", saludó, con su habitual cortesía. Pero eso fue todo. "No quiero hacer declaraciones", dijo enseguida.

-Por qué no, doctor. Sólo un par de preguntas sobre el "dos por uno".

-No. Lo siento. Tengo compromiso de no hablar. No quiero hablar.

-¿Ni siquiera una pregunta, doctor?

-No. No voy a hacer declaraciones.

Dicho esto, el presidente de la Corte se perdió por un pasillo de la Facultad de Derecho, donde deliberaba el encuentro académico.

Con semblante relajado, Lorenzetti parecía disfrutar del momento. Lejos de la crisis que evidenció el máximo tribunal con el fallo dividido que generó no sólo una marcha de protesta -curiosamente, hacia la Plaza de Mayo-, sino también un posterior pronunciamiento "correctivo" del Congreso.

La visita a esta ciudad estaba programada desde hacía tiempo. Originalmente, el presidente de la Corte viajaría acompañado por la "número dos" de la Corte, la jueza Elena Highton de Nolasco.

La presencia de la magistrada se canceló al quedar comprendida en la licencia que ella misma pidió luego del discutido pronunciamiento.

En esta nota:
Te puede interesar