Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Afirman que fue una nueva intimidación al fiscal Cartasegna el tiroteo frente a su casa

Un cabo de la Policía Federal que lo custodia se enfrentó con dos hombres armados en Gonnet; antes hubo un intento de intrusión en la vivienda; vinculan el hecho a causas sobre trata de personas

SEGUIR
Corresponsalía La Plata
Viernes 19 de mayo de 2017
Un perito de la Gendarmería fotografía evidencias mientras policías de la Federal custodian la escena del hecho
Un perito de la Gendarmería fotografía evidencias mientras policías de la Federal custodian la escena del hecho. Foto: Santiago Hafford
0

LA PLATA.- Otro mensaje violento le llegó al fiscal Fernando Cartasegna. Esta vez, dos hombres armados y protegidos con chalecos antibala se tirotearon con el policía de la Federal que custodiaba su casa de Gonnet. El nuevo ataque se registró, ayer, pasadas las 5, luego de que el fiscal mantuviera, la noche anterior, una comunicación telefónica con un auxiliar en la que le dio pormenores sobre las causas de trata de personas y cierre de prostíbulos en las que trabajaba poco antes de comenzar a recibir las intimidaciones, hace menos de tres semanas. En el entorno de la víctima creen que esas pesquisas son el origen de las agresiones reiteradas.

El fiscal Marcelo Martini, que investiga este nuevo hecho, el tercero desde el ataque del 29 de abril pasado, afirmó que lo de la madrugada de ayer fue "una intimidación evidente". Los peritos de la Gendarmería, que trabajaron en la escena del hecho durante toda la mañana, hallaron evidencias de un eventual intento de intrusión en la casa de Cartasegna anterior al tiroteo.

Aun cuando el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, no descartó que el nuevo episodio hubiese sido fruto de un hecho de inseguridad "común" (habló de la posibilidad de que los sospechosos hubiesen estado en la zona tras un "raid delictivo"), cerca de Cartasegna creen lo mismo que Martini: que fue un mensaje mafioso intimidatorio.

Fuentes judiciales dijeron a LA NACION que el tiroteo se produjo cuando el cabo de la Federal asignado a la custodia de Cartasegna y de su familia quiso identificar a dos individuos que merodeaban la cuadra. Ante la voz de alto del uniformado, uno de ellos sacó un arma y comenzó a disparar. El policía respondió con tres balazos y los sospechosos huyeron en el auto en el que habían llegado.

"Es un hecho real: el custodio de la Federal declaró que había visto un movimiento sospechoso y que cuando los quiso identificar le dispararon sin mediar palabra", dijo el fiscal Martini a LA NACION.

El fiscal convocó a la Gendarmería para que intervenga en la investigación y dejó de lado a la policía bonaerense. Es que desde que Cartasegna comenzó a sufrir las intimidaciones se sospechó que integrantes de la fuerza provincial podrían estar involucrados, dijeron fuentes con acceso a la pesquisa.

"Cartasegna está bien, pero shockeado. Estuve con él en su casa durante dos horas. Si bien no se descarta nada, creo que las agresiones no están vinculadas con el caso de los policías y los abogados «caranchos». La causa regresó a mi fiscalía hace unos días y yo ordené las detenciones de tres policías [se concretaron, precisamente, horas antes del ataque a Cartasegna]. Si hubiese sido por ese caso yo también habría sido agredido", sentenció Martini, quien adelantó que cuando haya recogido las pruebas de este nuevo ataque se las girará a sus colegas Betina Lacki y Ana Medina, que investigan las dos intimidaciones previas.

En las últimas horas trascendieron algunos de los temas por los que Cartasegna podría estar siendo atacado. Un estrecho colaborador suyo apuntó a una causa en la que se pudo desarticular una red de trata de personas. "Hace foco en un empresario local que habría comandado una red de prostíbulos en el centro de La Plata, que se los cerró. Esto le hizo perder más de dos millones de dólares y, evidentemente, se la tendrían jurada al fiscal. Es la venganza", dijo a LA NACION ese informante.

Agregó que el fiscal procesó a todos los involucrados en esa causa y que ahora quería enviarlos a juicio oral. "Fue entonces cuando le giraron la causa de los «caranchos» y comenzó a recibir las intimidaciones y los ataques. Cartasegna me dijo que era una mafia muy peligrosa y que incluso sospechaba que el ataque en su oficina podría haber sido cometido por alguien de la misma fiscalía", aseguró la fuente.

Cartasegna comanda la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 4 de Delitos Conexos con Trata de Personas y Pedofilia. Durante los últimos tres años desbarató varias organizaciones dedicadas a facilitar la prostitución y en las calles de la ciudad regía la "tolerancia cero" para los prostíbulos. Tanto es así que el año pasado la fiscalía logró cerrar 300 prostíbulos. "Ya casi no queda ninguno", había dicho el fiscal.

Pero en el ámbito judicial no todos creen en la buena fe del fiscal atacado. Algunos cuestionan sus modos de actuar. "No devolver las cosas secuestradas es uno de los hábitos más conspicuos en la UFI 4", dijo el abogado Daniel Mazzocchini en declaraciones a un portal de noticias local.

Mazzocchini fue el defensor del comisario Federico Máximo Jurado, detenido por la causa de los sobres con coimas y que apareció muerto en una celda de la Unidad 9 cuando, aparentemente, se disponía a hablar ante la Justicia. También defiende a uno de los tres oficiales detenidos en la causa que investiga los vínculos entre policías y abogados "caranchos" que fraguaban accidentes de tránsito para cobrarles a las aseguradoras.

Allegados a Cartasegna ayer dijeron a LA NACION que el fiscal se encontraba bien, pero con miedo y cada vez más confundido por los ataques. "¿Quién se atreve a ir a la casa del fiscal sabiendo que hay una custodia de la Federal? Es alguien con mucha «banca»", concluyó uno de ellos.

Vidal: "Hay bandas que se creen impunes"

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal , responsabilizó ayer a las sucesivas administraciones peronistas que la precedieron por la actual actividad de las mafias en la provincia. "Veo el resultado del narcotráfico que avanzó durante décadas con un poder político que, de mínima, miró para otro lado y, de máxima, fue cómplice", sostuvo.

La mandataria provincial hizo así referencia al ataque con ametralladoras sufrido el 8 de este mes por vecinos de Ingeniero Budge que habían denunciado la presencia de vendedores de drogas en el lugar.

"Hubo un mismo partido [por el PJ] que gobernó por más de 28 años consecutivos la provincia y que avaló que se conviviera con determinadas mafias, que crecieron y que se creen impunes. A partir del 15 de diciembre de 2015 las reglas del juego empezaron a modificarse, pero cambiar va a llevar tiempo", afirmó Vidal. Y concluyó: "Hoy hay bandas que se creen con esa impunidad y con ese derecho porque han permeado a la Justicia, a la policía".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas