Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mazazo para una economía que recién empezaba a recuperarse

La bolsa de San Pablo tuvo que cerrar tras sufrir una caída del 10% en 90 minutos; el país volvía a crecer tras dos años de recesión

Viernes 19 de mayo de 2017
0

Río de Janeiro- Brasil parece no tener paz. Cuando finalmente el país comenzaba a dar signos de recuperación, después de dos años de recesión, la revelación de que el presidente Michel Temer dio el aval para la compra del silencio del ex diputado Eduardo Cunha vuelve a sumergir a Brasil en un nuevo escenario de incertidumbre, que impactará en la recuperación de la economía.

La principal preocupación de los mercados es la marcha de las reformas económicas que impulsó Temer ni bien asumió la presidencia, en agosto pasado. La recuperación de la economía, que se esperaba para el segundo semestre del año, puede quedar para después, principalmente por el retraso que en los trámites de las dos reformas que están actualmente en debate: la de flexibilización de la legislación laboral y la reforma del sistema de jubilaciones. Ambas son consideradas por los expertos y por el propio gobierno como fundamentales para poner en marcha el ajuste fiscal y retomar la confianza de los mercados financieros, que consecuentemente impulsaría las inversiones y mejoraría el mercado de trabajo, donde Brasil tiene actualmente 14 millones de desempleados.

Debido a la crisis, el índice de las 70 principales empresas brasileñas, Ibovespa, se desplomó ayer tras su apertura en hasta un 15%. El comercio en la Bolsa paulista, la más grande de América latina, tuvo que ser incluso suspendido temporalmente; mientras que la cotización del dólar se disparó a su nivel más alto en semanas, con un valor temporal al cambio de 3,43 reales por dólar. Las acciones del grupo petrolero semiestatal Petrobras se desplomaron en un 20%, y el Banco Central brasileño tuvo que emitir un comunicado para tranquilizar al mercado, señalando que seguía la situación con atención y que intervendría en caso de ser necesario.

, y su Producto Interno Bruto (PBI) se desplomó un 3,6% en 2016 y 3,8% en 2015. Para este año las estimaciones de una ligera recuperación hasta ayer se centraban entre 0,3 y 0,7%. Según los analistas, el tamaño del impacto dependerá del tiempo que llevará a una nueva transición de gobierno que, cuanto más rápida, mejor para la economía, ya que la permanencia de Temer en el cargo se considera insostenible.ß

RÍO DE JANEIRO.- Brasil parece no tener paz. Cuando finalmente la economía comenzaba a dar signos de recuperación, después de dos años de recesión, la revelación de que el presidente Michel Temer dio el aval para la compra del silencio del ex diputado Eduardo Cunha vuelve a sumergir al país en un nuevo escenario de incertidumbre, que impactará en la recuperación del PBI.

La principal economía de la región recién se está recuperando de la peor recesión en su historia: el PBI se desplomó un 3,6% en 2016 y 3,8% en 2015. Para este año, las estimaciones de una ligera recuperación hasta ayer se centraban entre 0,3% y 0,7%. Según los analistas, la magnitud del impacto dependerá del tiempo que llevará a una nueva transición de gobierno, que, cuanto más rápida, mejor para la economía, ya que la permanencia de Temer en el cargo se considera insostenible.

La principal preocupación de los mercados es la marcha de las reformas económicas que impulsó Temer no bien asumió la presidencia, en agosto pasado. En particular, la de flexibilización de la legislación laboral y la reforma del sistema de jubilaciones. Ambas son consideradas por los expertos y por el propio gobierno fundamentales para poner en marcha el controvertido ajuste fiscal, que retomaría la confianza de los mercados financieros, y que consecuentemente impulsaría las inversiones. El oficialismo apostaba a esta receta para bajar la tasa de desempleo -actualmente hay 14 millones de brasileños sin trabajo- y reactivar el consumo.

Ayer, el índice de las 70 principales empresas brasileñas, Bovespa, se desplomó tras su apertura en hasta un 15%. El comercio en la Bolsa paulista, la más grande de América latina, tuvo que ser suspendido temporalmente, mientras que la cotización del dólar se disparó a su nivel más alto en semanas, con un valor temporal al cambio de 3,43 reales por dólar. La valorización de la divisa es un movimiento de protección de los inversores tras la divulgación de la delación que involucra a Temer.

En tanto, las acciones del grupo petrolero Petrobras se desplomaron un 20%, y el Banco Central brasileño tuvo que emitir un comunicado para tranquilizar al mercado, al señalar que seguía la situación con atención y que intervendría en caso de ser necesario.

A raíz de la reacción de ayer de los mercados, bancos y corredoras ya están revisando las apuestas para el recorte de intereses por el Banco Central, que hace una semana habían subido hasta un punto porcentual.

La posible nueva transición de gobierno también pone en riesgo el progreso del paquete de concesiones anunciado por el gobierno en marzo: fueron 55 nuevos proyectos, contemplando terminales portuarias, líneas de transmisión, ferrocarriles y carreteras, con inversiones estimadas en US$ 13.000 millones, consideradas fundamentales para impulsar las inversiones, los empleos y, consecuentemente, la actividad.

Temer llegó al poder de forma interina en mayo de 2016 y asumió formalmente el cargo en agosto. El ascenso del político conservador había sido bien visto por los mercados por su política liberal.

No bien asumió el poder, tras el controvertido juicio político a Dilma Rousseff, definió como su prioridad el rescate de la economía. Basado en el apoyo político del que gozaba en el Congreso -con el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) como su principal aliado-, el jefe de Estado presentó sus tres pilares: una enmienda constitucional para congelar los gastos públicos por los próximos 20 años -aprobada el año pasado-, una flexibilización de la legislación laboral y una reforma del sistema de jubilaciones.

La recuperación de la economía, que se esperaba para el segundo semestre del año, quedará para más adelante, principalmente por el retraso de las dos últimas medidas que están actualmente en el Congreso.

Diario O Globo y agencia DPA

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas