Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crisis en Brasil: las posibles salidas

Una crisis llena de incertidumbre

Viernes 19 de mayo de 2017
0
Foto: Archivo

1.La renuncia del presidente

Sería la vía más rápida para aplacar la crisis generada. Ante la gravedad de las acusaciones, no sólo la oposición -liderada por el Partido de los Trabajadores (PT)-, sino algunos aliados ya pidieron anoche que el mandatario deje el cargo. Sus reclamos tuvieron eco en varias ciudades del país, donde hubo manifestaciones a favor de la renuncia de Temer y de la convocatoria a nuevas elecciones directas ya. Pese a que varios asesores aconsejaron al presidente dar un paso al costado, hasta ahora Temer se resistió a esta opción y alegó que las denuncias son políticas

2.Impeachment en el Congreso

Un camino más lento sería el juicio político a través del Congreso. Aunque ya dos diputados -del Partido Socialista Brasileño (PSB) y de la Red de Sustentabilidad (Red)- se apresuraron a presentar sendos pedidos en la Cámara de Diputados, el proceso requiere de tiempo y es muy traumático, como se vio en el caso de Dilma Rousseff. Primero, será necesario que el presidente de la Cámara -Rodrigo Maia (DEM), muy cercano a Temer- acepte alguna de las solicitudes. Luego, vendría el visto bueno en una comisión especial y, finalmente debería ser aprobado por dos tercios de la Cámara baja.

3.Juicio penal en el Tribunal Supremo

Temer está acusado de intento de obstruir la justicia en el ejercicio de su mandato. Otra posibilidad sería entonces que la Corte Suprema instaure un juicio penal en su contra. Antes, sin embargo, debería haber una denuncia formal de la Procuraduría General de la República (PGR), y entonces la Corte debería enviar el pedido de procesamiento al Congreso. Allí, se necesitaría nuevamente del voto de dos tercios de la Cámara de Diputados para que la demanda sea aceptada y el presidente sea apartado de su cargo. Este proceso sería más rápido que el del impeachment.

4.Juicio ante el tribunal electoral

La alternativa que hoy se presenta como más rápida, más allá de la renuncia, sería la anulación del mandato actual por el Tribunal Superior Electoral (TSE). Desde 2015 avanza en el TSE una demanda por "abuso de poder político y económico" de la fórmula Rousseff-Temer que resultó reelegida en los comicios de 2014. Las investigaciones de la Operación Lava Jato apuntaron que la compañía Odebrecht financió ilegalmente aquella campaña y luego, en su delación premiada el estratega del PT, João Santana, lo confirmó. La defensa de Temer siempre alegó que ni él ni el PMDB estaban al tanto de las ilegales prácticas recaudatorias.

El desenlace

Si Temer finalmente cae por alguno de estos cuatro mecanismos, según la Constitución brasileña el eventual sucesor debería salir del Congreso, no de elecciones directas, que sólo están previstas para octubre de 2018. Si no es reformada (alternativa que también se debate, pero llevaría tiempo), la Constitución establece hoy que ante la vacancia del presidente y del vice, asumirá interinamente el presidente de la Cámara de Diputados -es decir, Rodrigo Maia- y, como ya pasó la mitad del mandato actual debería convocar a elecciones indirectas. El Congreso puede elegir a cualquier ciudadano.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas