Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las heridas del superclásico: deja el equipo el único jugador xeneize con asistencia perfecta en el torneo

Por los errores ante River, los Barros Schelotto cambian media defensa; uno de los que sale es Vergini, que había jugado todos los partidos del campeonato

Viernes 19 de mayo de 2017 • 12:52
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Guillermo Barros Schelotto
Guillermo Barros Schelotto. Foto: AP

En ocasiones, la estadística puede convertirse en un número frío que no toma la temperatura real de una situación. En la conferencia de prensa brindada el ayer en la sala Antonio Carrizo del predio Pedro Pompilio, Guillermo Barros Schelotto resaltó que Boca está entre los equipos menos vulnerados del torneo. El dato es incontrastable: solo mejoran su performance en el rubro Independiente (16), Gimnasia (17), Defensa y Justicia (18), Colón (18) y Newell´s (20), su próximo rival. Guillermo Sara, Axel Werner y Agustín Rossi recibieron 21 tantos (la misma cantidad que Talleres y Atlético de Rafaela), para promediar menos de uno por partido en las 24 fechas que se disputaron del torneo. Sin embargo, el endeble funcionamiento defensivo xeneize explica que la ventaja que tenía en la cima de la tabla de posiciones se haya reducido al mínimo. Sin eufemismos, el entrenador reconoció que ante River el equipo se defendió mal y sufrió mucho en el primer tiempo.

Para recibir a Newell´s (que también llega de perder su clásico como local), los Mellizos decidieron que dejará el equipo el único futbolista del plantel que hasta acá disputó cada uno de los minutos de Boca en el campeonato. Se trata de Santiago Vergini , que ya no será el primer marcador central después de su actuación en el superclásico. En el partido del fin de semana pasado, LA NACIÓN lo calificó con un 3 y así sintetizó su actuación: "Jugó nervioso toda la tarde. Un mal pase suyo derivó en la jugada del 2 a 0. La pelota le quemaba cuando la tenía en los pies y a pesar de medir 1,92m, perdió casi todas las pelotas aéreas divididas con Sebastián Driussi, que mide 15 centímetros menos".

Proveniente del Getafe, de España, Vergini llegó a Boca hace un año, antes de las semifinales de la Copa Libertadores 2016. No jugó en aquella serie ante Independiente del Valle, de Ecuador, pero luego de la salida de del club de Daniel Díaz como consecuencia de esa eliminación se consolidó como un estandarte en cada formación de los Barros Schelotto, por eso su presencia perfecta en 24 fechas.

"Sé cómo es el fútbol argentino y lo que implica estar acá. En Boca cualquier adversidad tiene su impacto", había marcado el zaguero en su presentación. Y no se equivocó. El estruendo de la derrota en el superclásico le costó el puesto, ese que era una fija para los Mellizos.

El elegido para reemplazarlo es Fernando Tobio , quien había quedado relegado primero por una serie de lesiones y luego por la decisión del cuerpo técnico de armar la dupla central con Vergini y Juan Manuel Insaurralde. En contraposición con el hombre que sale, Tobio no jugó de manera oficial en lo que va del año. Su presencia en 2017 se acotó a los partidos de verano ante Estudiantes, River y los 4 minutos que ingresó frente a San Lorenzo. El último partido por los puntos del futbolista formado en Vélez fue el 20 de noviembre del año pasado, en el empate de Boca 1 a 1 con Rosario Central.

La variante de Tobio por Vergini no será la única en la última línea, también saldrá Frank Fabra para que ingrese Jonathan Silva . El colombiano dejará el equipo pese a que sufrió menos por su lateral de lo que padeció Gino Peruzzi en el suyo. Uno de los motivos por los cuales los Mellizos acuden a Silva, titular desde la reanudación del campeonato ante Banfield y Defensa y Justicia, es su buena pegada en las jugadas de pelota detenida. En los entrenamientos, además de los tiros libres al arco y los que toman forma de centros, también suele ejecutar los tiros de esquina desde la izquierda. Su juego aéreo y la fiereza en la marca también son un elemento valorado por el cuerpo técnico.

Esa línea de cuatro hombres compuesta por Peruzzi, Tobio, Insaurralde y Silva se parará detrás de la que integrarán en el mediocampo Leonardo Jara (otro de los que ingresa), Fernando Gago, Wilmar Barrios (también una variante) y Pablo Pérez. El cambio de esquema a un 4-4-2 se completa con Cristian Pavón y Darío Benedetto en la delantera.


De esta forma, el equipo formará con Agustín Rossi; Gino Peruzzi, Fernando Tobio, Juan Manuel Insaurralde, Jonathan Silva; Jara, Fernando Gago, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Cristian Pavón y Darío Benedetto.

La derrota en el superclásico dejó heridas y Boca no quiere que ese daño termine por costarle el campeonato. Todavía puntero en soledad, los Barros Schelotto entendieron que lo que se impone es un sacudón. Y la movida implica cambiar media defensa, incluida la salida del único futbolista en el que habían confiado para ser una pieza inamovible.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas