Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Les Luthiers: medio siglo en el reino de la risa

Estrenaron en Rosario Gran reserva, otra antología que, desde anoche, se puede ver en Buenos Aires y causa el mismo efecto hilarante que los shows anteriores; a días de haber ganado el premio Princesa de Asturias, entre cafés y medialunas hablan de su vigencia

Sábado 20 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
Foto: Marcelo Manera

ROSARIO.- Las celebridades tienen ese qué se yo. Cuando la sesión de fotos se realiza en varios sectores de un importante hotel rosarino todo huésped que pase por allí se detendrá para tomarles fotos con el celular. Lo que iba a ser un momento de intimidad entre cámara y personalidades se transforma en una especie de conferencia de prensa silenciosa donde detrás del fotógrafo nunca habrá menos de cinco o seis personas que, teléfono en mano, también quieren retratar a Les Luthiers. Más allá del cholulismo, es justo reconocer que algo de ese inclasificable grupo habrá quedado en la vida de esas personas: un chiste, una canción.

La semana pasada ganaron el premio Princesa de Asturias, que casi tiene la estatura del Nobel. Viajarán a España en octubre para recibirlo personalmente. Y para celebrar el medio siglo que cumplen en septiembre, estrenaron en Rosario, hace quince días, el espectáculo antológico Gran Reserva. Desde anoche se puede ver en el Gran Rex de Buenos Aires una primera tanda de once funciones.

La charla con Les Luthiers comienza por la bebida, porque diez minutos antes estuvieron buscando decorados para las fotos detrás de la barra de un bar. Había varios de esos aperitivos que eran muy consumidos cincuenta o sesenta años atrás y hoy otra vez están de moda. Y si la charla sobre aperitivos es entre Marcos Mundstock, Carlos López Puccio, Jorge Maronna, Carlos Núñez Cortés, Martín O'Connor y Tato Turano no deben sorprender términos como cynara scolymus, para referirse a la alcachofa, que es un reconstituyente de células hepáticas.

Hay modas que volvieron: el privilegio de Les Luthiers es no haberse ido durante el último medio siglo. "Más que un privilegio es un milagro", dice Maronna. "En los primeros tiempos no nos imaginamos que íbamos a durar mucho -analiza López Puccio-. Creo que desde hace unas décadas estamos convencidos de que Les Luthiers va a seguir mientras vivamos.

"Excepto un año, Les Luthiers estuvo en cartel en Buenos Aires todos durante los últimos 50", completa Maronna, con el toque estadístico.

Entreteniciencia familiar, uno de los pasos de comedia más clásicos de Les Luthiers
Entreteniciencia familiar, uno de los pasos de comedia más clásicos de Les Luthiers. Foto: Marcelo Manera

-¿Los 50 años o el premio Princesa de Asturias no los hizo pensar en el retiro, en un "hasta acá llegamos, empecemos la gira de despedida"?

Mundstock: -Carlitos [Nuñez Cortés] tomó esa decisión. Ya es público, aunque él no lo sabe todavía [risas].

Nuñez Cortés: -Estoy cansado, me duele el cuerpo. Tengo una especie de fibromialgia general. Me encanta trabajar como cualquiera de mis compañeros. Disfruto del aplauso y el reconocimiento. Pero cuando veo toda la programación de este año me agarra angustia porque no tenemos un fin de semana libre casi hasta el 31 de diciembre.

Maronna: -Es una angustia geriátrica [risas].

López Puccio: -El resto tenemos una posición de observación. Seguimos mientras tenemos ganas, nos hace mejor estar sobre el escenario.

Mundstock: -Creo que a él también le hace bien pero ahora la balanza tira para el lado del cansancio.

-¿Se fijan autopresiones, como cambiar el espectáculo cada tanto tiempo, o una determinada cantidad de funciones anuales?

Maronna: -En los primeros tiempos cumplíamos con un estreno cada año. Luego hubo público para hacer dos temporadas. Ahora es cada tres años. La etapa actual es la de las antologías, que es la mejor porque tiene una doble ventaja: no hay que probar cosas nuevas y da el placer de hacer cosas de lo mejor que hemos hecho. Funcionan como un show nuevo.

-Algunos piensan que se crea en la juventud y se recrea a la madurez. ¿Será que no hay mucho nuevo para decir o que vale la pena rescatar lo más valioso de lo anterior en antologías?

Maronna: -Tiene que ver con todo eso. Cuando estrenamos algo lo vamos probando en otros espectáculos. Vemos qué pasa, qué tenemos que cambiar. Ese pequeño estreno suele ser angustioso. Imaginate el estreno de todo junto.

López Puccio:-El último completo fue Lutherapia, creo que ahora no sé si nos daría el cuerpo para algo así.

-Tato, Martín, ¿se genera con ustedes una especie de empatía con lo que Jorge y Carlos cuentan o lo viven de otra manera?

O'Connor: -Creo que los nervios y la ansiedad son los mismos, pero con menos experiencia y bagaje. La euforia es la misma. La empatía tiene que ver con que nos permitieron ser del grupo. No ser cuatro más dos.

Turano: -Para mí está fenómeno que Les Luthiers recree sus viejos éxitos. La gente lo pide. Lo veo en mi hermana, que viene a ver los espectáculos desde que estoy en Les Luthiers. Y desde antes también. Un día le dije un chiste que es de Les Luthiers y se rió como si lo hubiera escuchado por primera vez.

-Sucede con la mayoría. Y no sé si hay explicación para eso. El público de Les Luthiers se convierte en ese niño que quiere ver mil veces la misma película y se ríe siempre de la misma manera, en la misma parte del relato.

Mundstock: -Sólo veo nuestros videos cuando tenemos que reponer una obra. Y hay cosas que me causan mucha gracia. Quizás las hice 800 funciones, pero me vuelvo a reír.

López Puccio:-Tenemos un bagaje de cosas que siguen teniendo vigencia. ¿Por qué no le vamos a sacar el jugo?

-A fines de los sesenta podían escribir una chacarera sobre el ácido lisérgico. Hoy no van a escribir sobre las pastillas de las fiestas electrónicas porque no tienen 20 años. ¿Lo intemporal, eso que es mayoría en la obra de Les Luthiers, los conecta mejor con el público más joven?

Nuñez Cortés:-Creo que hay muchas cosas que atraviesan generaciones. Uno de los números de Gran Reserva es "Música y costumbres de Makanoa" tiene más de treinta años. Es una conferencia que podría darse hoy como hace 50 años?

-Pero termina publicitando un paraíso fiscal, tema tan actual desde los Panamá Papers.

Nuñez Cortés:-A eso iba. Terminaba con un material gracioso y entendible hace 30 años atrás. La trajimos con algunos recortes que le vinieron bien y le cambiamos levemente el final con algo brutalmente actual.

Mundstock:- Aparte de esto, nosotros no fuimos localistas ni temporalistas. No nos gustaba hacer chistes con las palabras de moda. Nos pasó todo lo contrario. Eso tuvo sus frutos.

-¿Qué no debe faltar en una antología?

Maronna: -Alternancia de protagonismo. Diversidad de géneros musicales.

Mundstock:- Solos y grupos.

Nuñez Cortés: -Instrumentos informales.

Turano: -Sorpresa y dinámica. Y también hay que consultar si se puede hacer desde lo técnico. Cuando yo empecé con Les Luthiers hice un reemplazo de Daniel [Rabinovich] que había programado una operación de cadera. En un momento tenía que salir del escenario con la luz apagada y volver a entrar con un bajo colgado. Cuando le pregunté a uno de los asistentes dónde me iba a dejar el bajo para que yo lo agarrara durante el apagón, me respondió: "Vos salí así [levanta los brazos como si fuera una figura del arte egipcio] que yo me ocupo del resto", me dijo.

Nuñez Cortés:-Yo tengo 5 segundos para salir, desconectar un micrófono, sacarme la verdulera [acordeón], volver a conectarme el micrófono y entrar a tocar el piano. Ayer, por ejemplo, le dije a Maxi [uno de los asistentes] que vamos a hacer el cambio mientras voy caminando hacia atrás.

-Siguen disfrutando esa adrenalina de buscar la mayor eficacia. ¿Qué cosas perdieron y ganaron en estos cincuenta años? Dejemos aparte la pérdida irremplazable de algunos compañeros.

López Puccio: -Creo que lo que se pierde en cualquier profesión: juventud. Podíamos hacer tres funciones e irnos a cenar después. Antes teníamos más fuerza para dedicarnos a otras cosas. De lo ganado, mucha experiencia, alegría, haberla vivido bien.

Mundstock:-Tenemos en el público la verificación de que lo que hacemos funciona. Cada carcajada es un tónico. Los días que me siento mal o estoy cansado, cuando empieza la función soy feliz durante dos horas.

-¿Qué les faltaría ganar?

Mundstock:-Como dijo un día Daniel [Rabinovich], el Nobel de Física.

La química sigue funcionando

Durante las casi dos horas que dura Gran reserva, la nueva antología de Les Luthiers, la risa sigue siendo la constante. Y no es como las de las sitcoms. Allí hay gente a la que le pagan para reír. En los espectáculos de Les Luthiers la gente paga para reír. No importa si el espectáculo es nuevo o si es un grandes éxitos. Eso justifica el hecho de que desde hace algunos años, los muchachos se dediquen a revisitar su repertorio. La novedad es que luego de la muerte de Daniel Rabinovich, los que eran suplentes, Horacio "Tato" Turano y Martín O'Connor, pasaron a ser titulares en el sexteto que lideran López Puccio, Maronna, Núñez Cortés y Mundstock.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.