Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otro capítulo de la "grieta" con Netflix

El film producido por el gigante online tuvo un estreno accidentado, con errores y abucheos

Sábado 20 de mayo de 2017
0

CANNES.- Como si la "grieta" entre Netflix y el festival no fuese ya lo suficientemente grande, la accidentada proyección de ayer de Okja, el film del coreano Bong Joon-ho que el gigante del streaming estrenará en todo el mundo el 28 de junio próximo sin pasar por las salas, alimentó aún más las especulaciones malintencionadas.

El logo de Netflix apareció tres veces en los créditos del film y en todas las oportunidades fue abucheado por el público. Luego, durante siete minutos, la película se proyectó con un formato de pantalla equivocado. Algunos especularon con una "confabulación", pero el propio festival emitió al rato un comunicado asumiendo el error de su equipo técnico y pidiendo disculpas al público y a los productores.

Okja es, al mismo tiempo, una eficaz película de entretenimiento familiar en la línea del Steven Spielberg de E. T. el extraterrestre o de Babe, el chanchito valiente, y un film político contra el abuso de las corporaciones dedicadas a la biotecnología y el fanatismo de los activistas ecologistas. La historia, que arranca en 2007 y luego transcurre en la actualidad, entre un pueblito coreano, Seúl y Nueva York, tiene como protagonista a una niña que cuida a un gigantesco y querible cerdo mutante (prodigio de los efectos visuales) que ha sido generado por una multinacional liderada por una malvada de manual (Tilda Swinton). Cuando la criatura cumple 10 años es secuestrada de su hábitat natural por un patético científico y conductor de TV (Jake Gyllenhaal), y enviada a Manhattan para formar parte de un concurso. La heroína, claro, no se quedará en su pueblo y saldrá a rescatar a Okja.

La satírica película es entretenida y con un extraordinario despliegue de imagen y sonido que no podrá ser apreciado en toda su dimensión en pequeñas pantalla salvo en Corea del Sur, donde el film sí tendrá un limitado paso por las salas comerciales.

Más tarde, Bong Joon-ho trató de poner paños fríos, pero agradeció a Netflix por el "infrecuente apoyo y presupuesto recibido". Okja costó 50 millones de dólares, una inversión que Netflix recuperará con creces en función de la atención mediática recibida. La controversia también vende.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas