Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Internet, una galería infinita

SEGUIR
LA NACION
Domingo 21 de mayo de 2017
0

La literatura, la música y las expresiones audiovisuales como el cine y la televisión han sufrido en carne propia los cambios drásticos del avance de la tecnología e Internet. Los vinilos se sostienen año a año gracias a la nostalgia y buenas ventas de los viejos y nuevos melómanos que desean el regreso del formato. Diferente es el caso de las cintas, impuestas a la fuerza por las repercusiones de producciones como Guardianes de la Galaxia o 13 Reasons Why. A este ritmo, en algún momento el disco óptico compacto debería tener su oportunidad.

Más allá de las curiosidades, el gran cambio vino de la mano de Steve Jobs con su apuesta de comercializar canciones en formato digital. Reordenó el caótico escenario que trajo la irrupción del MP3 con Napster como su exponente más visible. El paso de los años trajo una nueva evolución desde Suecia con el streaming de Spotify, un cambio que también logró implementar Reed Hastings al reconvertir su sistema de alquiler de DVD Netflix en una plataforma de transmisión on line presente en más de 190 países. La industria editorial tembló con Jeff Bezos, con un futuro que parecía no tener lugar para los ejemplares impresos. El segmento no volvió a ser el mismo, pero hay lugar para todos y hasta Amazon se animó a tener una librería en el mundo real.

En el campo del arte, sea en la pintura, las esculturas o la ilustración, los cambios han sido menos dramáticos y drásticos. A su manera, los creadores mantuvieron sus obras al margen de las imposiciones de los avances tecnológicos. Por supuesto, la tecnología siempre brinda nuevos caminos: los ilustradores no abandonaron el lápiz y el papel, pero tienen como aliados a las tabletas digitalizadoras para agilizar sus producciones.

Invitado por el Ministerio de Ciencia y Tecnología, en su primera visita al país Jack Ma se sorprendía con las artesanías argentinas. "Si yo me sorprendo por estos objetos, no se imagina las oportunidades que tienen con mis compatriotas y las 7000 millones de personas a las que pueden llegar los artesanos con Internet", dijo el fundador de Alibaba. Para el arte, Internet logró convertirse en la vidriera de una galería virtual con infinitos metros cuadrados para que los creadores logren exponer sus obras hasta alcanzar mercados impensados e inexplorados.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas