Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La soja cerró una semana positiva para la Argentina, pero negativa para EE.UU.

En el segmento comercial, el valor sobre Rosario pasó de 3700 a 3850 pesos; en Chicago el saldo fue una baja del 1%

SEGUIR
LA NACION
Sábado 20 de mayo de 2017

En ciclos comerciales como el actual, donde la oferta es holgada y la demanda tiene más opciones para evaluar, la influencia de las monedas sobre la competitividad de las materias primas es un dato relevante para el mercado de granos.

Y lo fue durante la semana de negocios que cerró ayer. La devaluación del real y del peso frente al dólar (del 4,16 y del 3,98%, respectivamente) resultó una noticia positiva para el bloque Brasil/Argentina, porque abarató sus productos para la demanda externa y porque sus agricultores recibirán más reales y más pesos por sus ventas.

En cambio, fue un hecho negativo para los Estados Unidos, porque mayores ventas sudamericanas podrían ir en detrimento de sus propias ventas. Sin embargo, el efecto bajista de la mejora relativa del posicionamiento de la oferta de Sudamérica fue amortiguado por la devaluación del dólar frente al euro (del 2,51%).

En la Argentina la soja cerró una semana positiva
En la Argentina la soja cerró una semana positiva.

Ayer, en la Argentina las fábricas ofrecieron en forma abierta $3850 por tonelada de soja para las terminales del Gran Rosario, $ 50 más que el jueves. Este valor quedó un 4% arriba de los 3700 pesos vigentes el viernes anterior.

"Por lotes grandes algunos compradores llegaron a convalidar $ 3900, pero el volumen negociado fue bajo, no superó las 20.000 toneladas, porque buena parte de los vendedores tienen hoy como nuevo 'precio gatillo' 4000 pesos por tonelada", contó a LA NACION una fuente del sector comercial, que calificó la última rueda de la semana como "muy calma". Explicó que durante el segmento comercial, sobre todo luego de quebrar la barrera de los $ 3700, muchos productores aprovecharon para ponerle valor a la mercadería negociada bajo la modalidad "a fijar".

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), la posición mayo de la soja se mantuvo estable, en 246,50 dólares, mientras que julio sumó US$ 2,20 al cerrar con un ajuste de 250,20 dólares por tonelada. En el balance semanal, estos contratos ganaron un 1,32 y un 1,30% frente a los precios vigentes el viernes anterior, de 243,30 y de 247 dólares.

Tras la caída del 3,2% del jueves, ayer el precio de la soja tuvo un muy parcial repunte en la Bolsa de Chicago. Al cierre de los negocios, las pizarras mostraron alzas de US$ 3,03 y de 2,76 sobre las posiciones julio y agosto, cuyos ajustes resultaron de 350,17 y de 350,63 dólares por tonelada. No obstante, en el balance de la semana, estos contratos resignaron un 1,04 y un 1,09% frente a los valores de cierre del viernes anterior, de 353,84 y de 354,49 dólares.

Las mejoras de ayer respondieron a un reacomodamiento de la posición de los inversores que operan en Chicago, luego de la liquidación de contratos del jueves, y al ajuste del real frente al dólar, después de la devaluación superior al 8% de anteayer, en medio del escándalo de corrupción en Brasil.

Para el fin de semana se prevén lluvias en buena parte del Medio Oeste de los Estados Unidos, por lo que algunos operadores especularon ayer con un lento progreso de la siembra de soja y de maíz.

Cereales

Por tonelada de maíz argentino ayer los exportadores ofrecieron $ 2450 para Bahía Blanca, sin cambios. El mismo valor fue propuesto para el Gran Rosario, donde implicó una mejora de $ 50. En Necochea el cereal se cotizó a $ 2350 por tonelada, con una suba de 30 pesos.

En el Matba, las posiciones julio y septiembre del maíz sumaron US$ 1,50 y 1, mientras que sus ajustes fueron de 142,50 y de 144 dólares.

La devaluación del dólar frente al euro; la suba del valor del petróleo (ayer pasó de US$ 49,41 a 50,37), y la posibilidad de que las lluvias demoren al avance de la siembra, fueron ayer los fundamentos alcistas para el maíz en Chicago. Los contratos julio y septiembre aumentaron US$ 2,56 y 2,36, en tanto que sus ajustes resultaron de 146,65 y de 149,50 dólares.

Acerca del trigo, los exportadores pagaron ayer $ 2550 por tonelada condición cámara para el Gran Rosario y $ 2500 para Bahía Blanca, sin cambios. La Bolsa de Cereales de Buenos Aires informó que los molinos propusieron entre $ 2350 y 2920 por tonelada del cereal, según calidad, procedencia y forma de pago.

Por el trigo para entrega entre diciembre y enero la exportación volvió a ofrecer US$ 160 para el Gran Rosario y para Bahía Blanca, en tanto que elevó en 3 dólares, hasta los US$ 158, la propuesta para Necochea.

En EE.UU., la posición julio del trigo en Chicago y en Kansas subió US$ 3,49 y 4,41, en tanto que su ajuste fue de US$ 159,93 y de 160,94. La tónica alcista respondió a las lluvias que se registraron sobre las zonas donde se inició la cosecha de trigos de invierno. Además, en Oklahoma y en Texas los rindes y la proteína se ubican por debajo de las expectativas.

Guerra de las monedas, por la competitividad

-4,16%

real

Tras trepar más del 8% el jueves, en el balance de la semana el real se devaluó un 4,16% frente al dólar al pasar de 3,125 a 3,255

-3,98%

peso

Detrás del real, el peso también resignó valor frente al dólar y se devaluó un 3,98%, al variar la paridad, de 15,34 a 15,95

-2,51%

dólar

Parte de la competitividad de EE.UU. se preservó por la devaluación del 2,51% del dólar frente al euro, tras pasar de 1,0934 a 1,1208

Te puede interesar