Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Leonard y su lesión alteran la tranquilidad de San Antonio

La calma ciudad texana está pendiente de la posible reaparición de su estrella hoy, en el tercer juego de la serie que gana Golden State

Sábado 20 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

SAN ANTONIO, Estados Unidos.- La esperanza de toda una ciudad, una ciudad que deportivamente respira por y para su San Antonio Spurs, estará en vilo hasta que Gregg Popovich se presente en la conferencia de prensa previa al partido, 105 minutos antes del salto inicial, y confirme si finalmente Kawhi Leonard, víctima de un esguince del tobillo izquierdo, estará disponible para el tercer encuentro de la final de la Conferencia del Oeste frente a Golden State Warriors, que será hoy a las 22.

Momento crucial: Kawhi Leonard se resiente el tobillo izquierdo en el primer cruce con Golden State
Momento crucial: Kawhi Leonard se resiente el tobillo izquierdo en el primer cruce con Golden State. Foto: AP

Jeff McDonald, uno de los periodistas de San Antonio Express News que siguen la actualidad de la franquicia, analizó al detalle el tercer cruce y su primera clave fue "encender una vela por Kawhi". Es que si el desafío frente al subcampeón de la NBA era ya mayúsculo con Leonard sano, vencer sin él a un rival que es prácticamente un dream team parece una utopía.

Las señales, a menos de 24 horas, no son positivas: Leonard no participó en ninguno de los entrenamientos y apenas trabajó con el departamento médico. Invisible durante la práctica de anteayer, la máxima estrella de Spurs compareció ante los medios el viernes, tras confirmarse que fue oficialmente enlistado como "en duda" para el duelo de esta noche. Esa duda, sea una estrategia por parte del cuerpo técnico o una real incertidumbre sobre su estado físico, se disipará apenas dos horas antes.

"Si me siento bien, voy a jugar. Quiero ver si puedo correr y al menos ser yo mismo en la cancha", balbuceó el alero en una rueda de prensa de unos cinco minutos. Sus declaraciones se contraponen con su actitud posterior al primer capítulo en Oakland, cuando en el vestuario auguró que estaría presente en el siguiente encuentro, dos días después, algo que finalmente no ocurrió.

Después de observar desde el hotel la aplastante caída que sufrieron sus compañeros en el segundo juego, el Nº 2 intensificó su rehabilitación para reaparecer en una noche que será decisiva para San Antonio: una hipotética derrota lo dejaría al borde de la eliminación, 0-3, frente al mejor equipo de la liga.

"No estoy seguro, no estoy listo todavía. Podría sentirme mucho mejor, pero veremos", profundizó Leonard. En San Antonio, la ciudad que hoy le pertenece a la joven figura de manos gigantes, los sueños de todos dependen de la presencia de su ídolo.

"Estoy 100% seguro de que va a jugar. No hablé con nadie pero es mi instinto. Es el tercer juego, en su casa, y tuvo varios días de descanso. Obviamente ellos son un mejor equipo con él en la cancha. Son otro tipo de amenaza", vaticinó Kevin Durant, una de las tantas estrellas del campeón vigente del Oeste.

Independientemente de qué sucederá con Leonard, en el seno del plantel texano reconocen que deben cambiar de actitud luego de la paliza que sufrieron el último martes (136-100), una de las peores de la historia de la franquicia en playoffs. Popovich había sido contundente en la conferencia de prensa posterior: "Estoy decepcionado. El equipo sintió demasiado la ausencia de Kawhi. Sentí que se compadecieron de sí mismos. Como grupo, simplemente, se dejaron caer. No salimos a jugar, sentimos lástima por nosotros mismos. Creo que no creyeron. Y tienen que creer", expresó el entrenador.

"Ya tuvimos el partido en el que sentimos lástima por nosotros mismos y en el que caímos mentalmente. Ahora se acabó. Si Kawhi juega, genial. Todos sabemos lo que nos da en la cancha. Si no lo hace, se acabaron los lamentos y tenemos que ir y competir tan duramente como podamos y hacer nuestro mejor juego", reflexionó Manu Ginóbili.

Después de tres noches, incluida la serie con Houston Rockets, en las que sumó más minutos y desgaste que los habituales, el argentino apenas sumó un puñado de minutos en el último compromiso. Sin Leonard ni Tony Parker (se rompió un tendón del cuádriceps izquierdo en el cuarto enfrentamiento con Houston Rockets), Ginóbili asumió más protagonismo que nunca en las últimas dos series. Hoy seguramente volverá a ser importante en la rotación de San Antonio, y más aun si Leonard queda descartado: "Uno espera que Kawhi esté preparado y que pueda ayudarnos. Si no puede, encararemos este partido como un séptimo. Sabemos que en caso de perder, sería casi imposible remontar la serie", agregó el bahiense.

Será esencial para las chances de San Antonio que LaMarcus Aldridge, señalado por Popovich tras su decepcionante actuación en el segundo partido y apuntado también por hinchas y medios, recupere su mejor versión. El ala-pivote estuvo trabajando en los últimos dos ensayos junto a Tim Duncan, el basquetbolista más importante de la historia de San Antonio, retirado tras la última temporada.

"Voy a ser yo mismo", respondió con optimismo Aldridge, que en su última planilla registró apenas 8 puntos con una escasa efectividad de 36,4%. Sus compañeros coincidieron en que debía cambiar su actitud ante la ausencia de Leonard, en que tenía que ser más agresivo.

Los fanáticos de San Antonio, una ciudad donde reina una calma que se conmueve únicamente cuando juega el único equipo deportivo profesional que la representa en el nivel nacional, volverán a peregrinar hacia el AT&T Center esta noche, esperando que alguien escuche sus rezos y que, cuando ellos lleguen, Leonard esté sobre el parquet. Algo que parece imprescindible para revertir la serie.

El invicto de Cleveland

Mientras avanza el Oeste se define también el Este

Así como Golden State Warriors presenta solamente victorias en estos playoffs (4-0 a Portland y a Utah y 2-0 a San Antonio), Cleveland Cavaliers, su vencedor en la final de la NBA de 2016, no tenía hasta anoche tropiezos en los cruces de la Conferencia del Este. Se impuso por 4-0 a Indiana y a Toronto y anoche se medía con Boston Celtics en una serie que ya estaba 1-0. Además, el equipo liderado por LeBron James fue contundente en todo el camino hacia la final del torneo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas