Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mundial Sub 20. Expulsión tecnológica: así fue la jugada por la que de Lautaro Martínez vio la roja en Argentina-Inglaterra

El delantero de Racing le dio un codazo al defensor inglés Tomori y los árbitros lo sancionaron luego de revisar la acción por TV

Sábado 20 de mayo de 2017 • 06:56
SEGUIR
LA NACION
0

JEONJU.- Con la muñequera derecha se secó la transpiración de su boca, como sabiendo que lo que lo que sucedería desde ese instante recorrería el planeta fútbol. La mano izquierda sosteniendo firme el auricular del oído para escuchar con mayor claridad lo que le informaban sus colegas Muhammad Bin Jahari, de Singapur, y Nawaf Shukralla, de Bahréin, desde la sala de sistema de arbitraje asistido por video (VAR, por sus siglas en inglés), donde los monitores repetían desde todas las posiciones posibles la jugada que quedaría en la historia. Mohammed Abdulla Hassan, el árbitro de los Emirato Árabes Unidos, caminó, después de verificar el estado de Fikayo Tomori, que era asistido por el cuerpo médico inglés, hacia el área donde los jugadores argentinos e ingleses esperaban por la reanudación del juego. El brazo derecho extendido, con la palma de la mano levantada, indicaba un stop en las acciones. De repente, con los dedos índice de las dos manos, el pedido de ver la proyección de las imágenes de la jugada en cuestión en un monitor que está al borde del campo de juego. La seña que desde ahora será todo un acontecimiento y provocará reacciones, avivará polémicas, desatará voces de protesta y otras que defenderán el uso de la tecnología en el fútbol, fue el comienzo de la tarjeta roja con la que se marchó expulsado Lautaro Martínez, que apenas estuvo 18 minutos en el campo de juego. Fue la primera decisión que se tomó en Corea del Sub 2017 con la ayuda del sistema VAR.

Trotó hasta la carpa, en la que un asistente y tres funcionarios de la FIFA, vestidos con sus clásicos uniformes azules, se enseñaban con cierto nerviosismo. Desde el corralito que demarca por dónde se pueden mover los directores técnicos, de un lado Úbeda y su ayudante Fernando Batista, como desde el otro sector Paul Simpson, coach inglés, estiraban el cuello, intentaban espiar lo que ese televisor transmitía. Inglaterra estaba superando 2-0 a la Argentina y la decisión que tomará el árbitro podía prácticamente sentenciar el éxito británico, el primero en los últimos 20 años en la Copa del Mundo Sub 20, aunque restaran 12 minutos para el desenlace. Volvió a secarse la transpiración Hassan, giró y volvió sobre sus pasos, hacia el área que defendía Inglaterra en el segundo tiempo. Volvió a marcar la seña de un monitor, llamó a Martínez y, desde el bolsillo trasero izquierdo de su pantalón, sacó la tarjeta roja. El rostro de sorpresa del delantero fue lo primero que observó el árbitro, que se alejó apenas de la posición del goleador de Racing, quien con la mano derecha hacía gestos, pedía una explicación. El público, en ese entonces había 15.000 personas en el estadio, se asombró con la novedad, aunque no emitió un juicio sobre lo actuado.

Pero con el partido terminado y la derrota argentina consumada, las repercusiones no se tardaron en aparecer. "Desde el momento que sabemos que se usa el video reef, sabemos que estamos expuestos al ojo de la cámara. No vi la jugada en televisión: si fue un codazo intencional me parece que la expulsión es correcta. En la cancha vi que Lautaro [Martínez] usó los brazos para protegerse, para quitarse al defensor que lo estaba tomando por encima del hombro. EN ningún momento hay una intención de lesionar, no tira un codazo para lastimar al rival. Cuando lleguemos al hotel veremos las imágenes por televisión y veremos lo que fue. Por más VAR que se haya usado, no nos olvidemos que también está la interpretación final del árbitro, basada seguramente en las reglas que lo sostiene. El último fallo lo tiene siempre el árbitro", le comentó Úbeda a La Nacion, cuando la delegación se disponía a dejar el estadio. Y agregó: "Seguramente, si es necesario, haremos una revisión de la jugada y un reclamo correspondiente. Si no hubo intención debería también ser revisada en mayor profundidad esa determinación".

La determinación de Hassan fue analizada por Jorge Miadosqui, el secretario general de Selecciones Nacionales, quien además de no estar de acuerdo con la determinación -observó el partido desde la platea, a la altura de donde se produjo la infracción- hizo foco en los minutos que se demoró el juego. "No vemos una intención de golpear al rival, creo que el árbitro tampoco lo había observado y desde la sala de videos le dijeron que la acción debía ser revisada. Desde ese momento hasta que le saca la tarjeta roja a Lautaro Martínez pasaron cerca de cuatro o cinco minutos, no es bueno que se demore tanto. No digo que estoy en desacuerdo con la tecnología, pero creo que debe ser más ágil el procedimiento", señaló el dirigente de San Martín, de San Juan.

"El árbitro puede cambiar sus decisiones después de recibir la información de la sala de operaciones de videos. También puede revisar la repetición en persona para tomar una decisión; la decisión final sólo puede ser tomada por el árbitro", dijo el viernes pasado, Johannes Holzmuller, Jefe de Tecnología e Innovación en el Fútbol, en una rueda de prensa con los medios acreditados para el Mundial Sub 20. "Hay que saber cuándo interrumpir el juego y cuándo dejar seguir una jugada para perder el menor tiempo posible", reflejó en esa misma charla Massimo Busacca, Jefe del Departamento de Árbitros de la FIFA. Quienes acompañaron al suizo a la doble jornada den Jeonju admitieron que se demoró en la toma de la decisión, aunque avalaron la actuación. "El procedimiento estuvo bien. No importa lo que se tarde, lo importante es que se haga justicia", la frase contundente que fortifica, desde la conducción, la tarea de Hassan.

Goles, decisiones sobre penales, tarjetas rojas directas y confusión de identidades, los cuatro rubros que estarán bajo vigilancia de la tecnología en la Copa del Mundo Sub 20, aunque el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, desea aplicar la tecnología el próximo año en el Mundial de Rusia. El chileno Julio Bascuñan, también en esta sede, invalidó un gol de Corea del Sur en el primer tiempo del partido con Guinea, cuando el marcador estaba 1-0 para los locales, después de que las imágenes de la televisión le marcaron que la pelota había superado los límites del campo de juego, cuando Lee Seungwoo asistió a Cho Youngwook, que empujó la pelota a la red. EL boliviano Gery Vargas y el brasilero Wilton Sampaio fueron los ojos en el cielo que tuvo Bascuñan y que también le dieron un respiro al asistente Carlos Astroza, que no había observado la falta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas