Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los fundamentos que avalan a Sampaoli

Diego Latorre

SEGUIR
LA NACION
Domingo 21 de mayo de 2017
0
Sampaoli, en su último partido al frente de Sevilla
Sampaoli, en su último partido al frente de Sevilla.

Ser entrenador de la selección argentina de fútbol no es para cualquiera y quien vaya a ocupar ese cargo debe cumplir un requisito esencial: poseer la sensibilidad suficiente como para saber qué es y qué significa representar una parte de la historia de nuestro fútbol. Esto, que puede parecer abstracto, me parece determinante y antecede a cualquier análisis sobre la elección del estilo y de los jugadores, sencillamente porque la sensibilidad está estrechamente ligada al conocimiento.

El obsesivo nuevo técnico de nuestro equipo nacional es un apasionado. Le gusta el juego y habla del juego, conoce la enorme exigencia que implica el puesto y también es consciente de lo que conlleva entrenar a la selección argentina. Por supuesto, esto no garantiza el éxito, porque los imponderables son infinitos y nadie tiene la llave de la vitrina con los trofeos. Pero para empezar, ese conocimiento de su trabajo ya me deja más tranquilo.

El contexto en el que Jorge Sampaoli llega a la selección no es el mejor: lo hace en un momento de suma urgencia y entre opiniones divididas, prejuicios y envidias. Ha sido cuestionado más humana que futbolísticamente por algunos de sus colegas y también atacado por sus ideas políticas, cuando se me ocurre que el único modo de evaluar y juzgar a un entrenador es a partir de su obra.

Hace más de 20 años que en la Argentina venimos escuchando el discurso de que ganar es lo único valioso, que oímos y leemos mensajes perniciosos y destructivos que le quitan al fútbol su grandeza y su significado como hecho cultural, que lo reducen al ganar como sea. Como si la obra, que no son los circunstanciales títulos ganados, diera igual. Y no sólo no es así, sino que de paso esos mensajes tampoco han ayudado a ganar.

La obra de un director técnico es el resultado de sus creencias, de sus convicciones, de lo que siente. Si un entrenador no sabe bien hacia dónde va corre el riesgo de caer en la desorientación y perder el respeto de sus jugadores. Porque si algo necesita un futbolista es creer en quien conduce el grupo, y generalmente se cree en la gente que demuestra entender lo que está haciendo y sabe por qué camino quiere ir. Más aún en una selección, donde se dispone de pocos días de trabajo. Ahí, si no se tienen las ideas claras resulta mucho más complejo formar un buen equipo.

Sampaoli tal vez no tenga los pergaminos de otros entrenadores, pero ha hecho jugar muy bien a diferentes equipos durante mucho tiempo, y lo logró manteniendo un hilo conductor, más allá de las expectativas de esos equipos y hasta de las características de sus jugadores.

Los suyos fueron siempre conjuntos dominantes, presionantes y agresivos que –a la vez– le dieron valor a la tenencia de la pelota. En sus comienzos, el técnico de Casilda quiso asemejarse a Marcelo Bielsa, riguroso en los aspectos tácticos específicos y vertical en su juego. Después, según sus propias palabras, se fue dando cuenta de que la elaboración del juego no se relaciona con una pretensión estética sino con una necesidad de que el equipo viaje junto para mejorar la calidad del ataque y defenderse mejor al perder la pelota. Entonces fue rellenando la mitad de la cancha e incluso abrió la puerta a la presencia de un estratega (Jorge Valdivia en Chile), algo que Bielsa nunca hizo con Juan Román Riquelme, por ejemplo.

Características de un estilo

La demostración de que Sampaoli tiene claro lo que pretende es que en Sevilla repitió la experiencia, buscando el desequilibrio por afuera con extremos o volantes aptos para el uno contra uno y generando fútbol por adentro con jugadores muy dúctiles con la pelota.

De ahora en más el nuevo técnico deberá pensar cómo elaborar el juego para que Lionel Messi participe y sea determinante en el funcionamiento, para que explote al máximo sus condiciones, algo que no siempre buscaron los técnicos anteriores, porque Messi nunca podrá mostrar su mejor versión si se juega al contraataque o se parte al equipo con cuatro delanteros y seis hombres de perfil defensivo.

Salir bien desde atrás, moverse en bloque y progresar desde la pelota es el espíritu de Sampaoli, un entrenador que alcanzó la elite partiendo desde muy abajo porque está capacitado y su obra tiene fundamentos. Hasta aquí no hay dudas de que se ha ganado el derecho a dirigir la selección. El futuro está por escribirse. ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas