Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Es mejor comenzar a admitirlo: el Sub 20 importa cada vez menos

Lunes 22 de mayo de 2017
0

Entre tantos enigmas que Julio Grondona se llevó a la tumba, el porqué de la progresiva destrucción de la selección nacional como eje ordenador del fútbol argentino es quizás el más importante. El mismo dirigente que en sus primeros años le dio jerarquía, seriedad y blindaje antidemagogia a la celeste y blanca decidió un día contratar a Diego Maradona como técnico. Lo hizo, se dijo, para darles el gusto y callar a tantos que se lo pedían. La realidad les demostraría cuán equivocados estaban. La sola justificación, si realmente fuera esa, habla de un llamativo desprecio por la propia obra. Un festín para un psicólogo.

Hugo Moyano, feliz en la puerta de la AFA
Hugo Moyano, feliz en la puerta de la AFA. Foto: DyN / Archivo

Aquel movimiento de Grondona fue un antes y un después para la salud de la selección, aunque tanto o más decisivo que lo de Maradona había sido el desmantelamiento del exitoso proyecto de los juveniles liderado por José Pekerman. De acostumbrarse a jugar finales y ganar títulos mundiales, la Argentina pasó a no clasificarse en el sudamericano -cuatro plazas entre diez equipos- o a irse eliminada en la primera fase del Mundial.

Pese a la derrota por goleada ante Inglaterra en la fecha inicial del Mundial de Corea del Sur, el futuro de la selección de Claudio Úbeda no está escrito aún. Depende del técnico y de sus jugadores, una vez que ya no molestan los dirigentes. Tan diferentes son las expectativas a la “era Pekerman”, que superar la primera fase ya sería un éxito. Es lo que no se logró, por ejemplo, dos años atrás en Nueva Zelanda.

El ruido del fútbol argentino, a veces insoportable, tapó una frase de alguien que, de tanta responsabilidad que tiene, debería pensar bien lo que dice cuando abre la boca. No lo hizo Hugo Moyano, el hombre de los múltiples poderes: sindicales, políticos y deportivos.

“Barco no fue convocado”, dijo Moyano, que se olvidó de que es vicepresidente segundo de la AFA y se movió exclusivamentea como presidente de Independiente. Dos cargos que convierten en virtualmente imposible que no supiera que Ezequiel Barco, su jugador, había sido llamado por Úbeda.

En Independiente admiten hoy que su presidente “no tuvo una frase feliz” e insisten en que el problema es otro: a Barco, que no hay que olvidar que tiene sólo 18 años, no le gusta estar en la selección porque no se siente “contenido, bien tratado”. Y Úbeda no supo “manejar el tema”.

¿Será así? Que Fernando Redondo posara como universitario para El Gráfico cuando se autoexcluyó de la selección de Carlos Bilardo antes de Italia 90 fue una rareza y no mucho más. Que un juvenil pida no ir a la selección es en cambio un síntoma de que algo muy importante no funciona. Quizás falle el propio jugador, quizás su técnico, quizás el grupo, quizás su club, quizás la AFA. O todo junto. Y entre tantas hipótesis, una certeza: es hora de admitir que el Sub 20 y los juveniles importan cada vez menos. Paso imprescindible para actuar en consecuencia.

Porque las opiniones y los sentimientos serán libres, pero hay gente que no debería tener margen para hacerse la distraída con el tema. Eso incluye a Moyano, pero sobre todo a Claudio Tapia, que a la hora de los ravioles del domingo puede seguir siendo, si lo desea, el yerno subordinado al suegro gremialista. Para el resto del tiempo se lo eligió como presidente de una AFA que es mucho, pero mucho más importante que Independiente, Boca o cualquier otro club.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas