Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Arde la cuna del chavismo: rebelión absoluta en Barinas

El estado donde nació Hugo Chávez y que hoy gobierna su hermano Adán se levantó con furia contra las autoridades

Martes 23 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Incidentes en una marcha, ayer, en Caracas
Incidentes en una marcha, ayer, en Caracas. Foto: AP / Fernando Llano

CARACAS.- La llama de la violencia prendió ayer Barinas, cuna de Hugo Chávez, donde el chavismo también se ha convertido en minoría. Protestas y represión brutal, paro total y saqueos se volvieron a combinar de forma anárquica en el estado colindante al de Táchira, militarizado desde la semana pasada.

Todo un símbolo para la revolución que comenzó a resquebrajarse hace tiempo, golpeada por la crisis económica y social y la muy criticada gestión de Adán Chávez, el hermano mayor del "comandante supremo".

Anoche se contaban dos muertos y por lo menos ocho heridos de bala, según denunció el diputado opositor Freddy Superlano. Un centenar de comercios fueron saqueados y varias decenas de heridos recibían asistencia en los hospitales, según confirmaron a LA NACION fuentes municipales.

"El régimen de Maduro asesina a juventud barinesa con anuencia de la gobernadora. ¡El pueblo los repudia!", denunció José Luis Machín, alcalde de la capital del estado.

El primer joven en caer asesinado fue el estudiante Yorman Bervecía (19 años), a quien le arrebataron la vida en la mañana tras recibir un impacto en el pecho cuando se enfrentaba a la Guardia Nacional. Los médicos, que ayer marcharon por todo el país para protestar por el calamitoso estado de los hospitales, intentaron reanimarlo de forma infructuosa.

Su muerte prendió una llama que sólo necesitaba una chispa para arder y convertirse en una ola de anarquía y violencia. Una antigua vivienda de la familia Chávez, la sede regional del Consejo Nacional Electoral (CNE), el principal local del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela, el instituto de la vivienda y varias sedes públicas más fueron atacados, algunos incluso quemados por la furia de los manifestantes.

Horas más tarde caía asesinado, de un balazo en la cabeza, el joven Jhon Alberto Quintero. Hasta el momento, la fiscalía sólo ha confirmado el asesinato de Bervecía, que eleva hasta el medio centenar la cifra de muertes violentas durante las protestas. Para el Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social ya se habrían superado los 60.

Al igual que ha sucedido en otros puntos del país, los saqueos a tiendas y locales se sucedieron "con la complicidad de las autoridades, que nada hicieron para evitarlo", denunció a la nacion el dirigente opositor Simón Archila. "Es una situación al margen de la ley, no hacen nada para impedirlo", añadió.

La ciudad amaneció muy temprano como si estuviera todavía adormecida, con sus calles sin transporte y los comercios cerrados. La alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática había desmentido cualquier tipo de paro nacional, pero el llamado de la "Resistencia Barinas" fue escuchado por parte de la sociedad y contó con la connivencia de las autoridades regionales.

Las amenazas de paramilitares chavistas contra dirigentes de la oposición precedieron a la violencia de ayer. "Vamos por ustedes y sus familias, por cada policía, guardia o militar extropiado (sic), humillado, será un hijo de cada dirigente opositor", gritaba el pasquín repartido a las afueras de la capital regional.

Los saqueos comenzaron a sucederse unos a otros, siempre con el mismo guión ya visto en semanas anteriores en Carabobo y Táchira: delincuentes al frente de una muchedumbre, mezcla de vandalismo y desesperación, y grupos de motorizados relacionados con los colectivos revolucionarios. Hasta una patrulla de la policía municipal fue incendiada en los disturbios. "Todos queremos salir del régimen criminal de Maduro. Rechazamos categóricamente el saqueo de empresas y vandalismo", exhortó el alcalde Machín.

Adán Chávez, hermano mayor del "comandante supremo", abandonó su puesto al frente de la gobernación de Barinas en abril pasado, al ser llamado a Caracas por Nicolás Maduro como ministro de Cultura. Las críticas contra su gestión eran generales.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas