Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La felicidad de Auzqui: el festejo a Gimnasia con el 7, la premonición de Mora y lo que le pidió Gallardo tras errar el gol con Boca

Ante las lesiones, quedó como el único recambio en la delantera; ayer, el ex Estudiantes entró y le marcó al Lobo su segundo tanto en el club de Núñez; su presente dentro de un equipo que engrana cada vez mejor

Martes 23 de mayo de 2017 • 15:58
0
Auzqui festejó haciendo el número 7 con los dedos en honor a Rodrigo Mora
Auzqui festejó haciendo el número 7 con los dedos en honor a Rodrigo Mora. Foto: FotoBAIRES

La imagen se repitió una y otra vez en la televisión. Sebastián Driussi recuperó una pelota tras una mala salida de la defensa de Boca, le quedó a Leonardo Ponzio y rápidamente se la cedió a Carlos Auzqui, quien entró al área por la derecha, ideal para definir con su perfil. Pero la pequeña vaselina que le impuso a la dirección del balón terminó yéndose muy cerca del segundo palo del arquero Agustín Rossi. Podría haber sido el 3-1 para liquidar el superclásico en la Bombonera, pero acabó siendo una situación que caló hondo en la cabeza del delantero de River.

"La vi cinco o seis veces y siempre decía: 'por ahí ahora entra'. Me reprocho porque no fue gol. Era mi primer superclásico, y me lo voy a seguir reprochando toda la vida. Pero sé que en algún momento voy a tener revancha y se me va a dar. Fue muy emocionante, lo disfruté mucho y lo viví con mucha ansiedad", recuerda Auzqui una jugada que lo marcó. Especialmente porque el jueves pasado, en Arequipa ante Melgar, volvió a tener una situación similar. Apareció libre por izquierda, se fue mano a mano con el arquero, entró al área y definió con cara interna pero su remate se fue desviado.

Finalmente, todo cambió anoche, en La Plata, una ciudad que conoce más que bien el hombre de 26 años nacido en Longchamps, cuando ingresó ante Gimnasia, el clásico rival de su ex equipo Estudiantes, y anotó el 3-0 con una gran definición tras una pared con Lucas Alario. "Estoy contento por el triunfo porque seguimos prendidos en la lucha, y también por el gol. Venía teniendo varios partidos con situaciones que no podía concretar. Ya me había pasado en el clásico con Boca y con Melgar en Perú, y ahora por suerte me saqué esa pequeña mufa que tenía. Pero sabía que iba a convertir, estaba confiado. Una iba a tener y no tenía que errarle al arco, que era lo que me venía pasando", cuenta Auzqui tras el 3-0 ante el Lobo de la noche platense, donde consiguió su segundo gol en River -el primero fue ante Lanús en la fecha 16- y su segundo ante el Lobo, tras convertirle con el Pincha en el 3-0 de la séptima jornada del Torneo Transición 2016.

Gallardo, atento a los movimientos de Auzqui: pasó a ser el tercer delantero
Gallardo, atento a los movimientos de Auzqui: pasó a ser el tercer delantero. Foto: Prensa River

"Siempre que me toca entrar, tengo alguna para marcar o asistir. Ayer se me dio contra un rival que conozco muy bien. Es algo muy lindo cambiar silbidos por un gol, ese tipo de cosas me gustan mucho. Me dan más ganas de convertir y de jugar. Por suerte se me abrió el arco", agrega el delantero, y cuenta que tuvo una charla con el técnico Marcelo Gallardo para tomarse un tiempo más a la hora de definir. "Estaba tranquilo porque todo el grupo y el cuerpo técnico me dan confianza. Sabía que iba tener otro mano a mano, y Marcelo me había pedido que me tomara dos segundos más para pensar adonde patear, y así sacarme la mufa que tenía encima. Estoy muy agradecido".

Su festejo de gol fue instantáneo: al igual que su compañero Driussi, levantó sus dos manos y marcó el número 7. ¿Fue una chicana a Gimnasia por la histórica goleada 7-0 del 2006? Según el jugador, para nada: solo fue una dedicatoria para Rodrigo Mora, quien usa esa camiseta y podría perderse lo que resta del torneo por la sinovitis en la cadera que lo tiene con reposo.

"El 7 lo hice por Rodri, que está pasando un momento feo y lo queríamos acompañar, porque tal vez hasta no pueda jugar en el resto del torneo. Había hablado con él y me había dicho que iba a hacer un gol y que tenía que hacer el 7", cuenta el Perro, como le dicen en su círculo, y agrega, entre risas tras la consulta de LA NACION. "Yo le dije 'me van a matar, Rodri', y me dijo que no pasaba nada, que lo hiciera por él. Así que fue solo por eso".

El problema de Mora se sumó a los de Marcelo Larrondo e Iván Alonso, quienes se encuentran recuperándose de sendas lesiones musculares, y no podrán estar ante Deportivo Independiente Medellín el próximo jueves en el último partido del Grupo 3 de la Copa Libertadores. Por eso, Auzqui será titular ante los colombianos, pero además quedó como el tercer delantero del equipo, siendo así el primer cambio ofensivo.

"Uno se ilusiona con jugar, tenemos una seguidilla de partidos lindos, y es el momento de rotar. Si me toca, lo haré de la mejor manera. Siempre trato de estar motivado y ser una ayuda para el equipo. Cada vez que me ha tocado entrar, creo que lo he hecho bien. Tal vez ahora con las lesiones soy el primer recambio, pero trato de estar tranquilo", detalla el ex Estudiantes.


Auzqui suma dos goles en 12 partidos en River, de los cuales fue titular solo en tres. Acumula 405 minutos.

A cuatro puntos de Boca y el partido con Atlético Tucumán pendiente -que se jugaría el miércoles 31 de mayo-, River se volvió uno de los candidatos más fuertes a pelear el torneo. "Ya nos subimos al tren y vamos a luchar en los dos torneos. Lo que nos tocó jugar lo hicimos de buena manera, el grupo está muy fuerte. Hay que mantener la idea, vamos por buen camino. Este es un equipo donde uno se siente cómodo cuando entra y se acopla rápido, te hacen sentir bien. Entro a jugar y me divierto, y eso se ve reflejado en el juego", señala Auzqui. "No tengo idea qué están pensando en Boca, pero contentos no creo que estén. Nosotros tenemos que seguir por este camino, sumando puntos. Estamos muy bien, venimos remándola de atrás. Arrancamos el semestre lejos, y partido a partido nos fuimos acercando con nuestro juego y nuestras virtudes".

Entre el asado que le ganó a Silva y la elección del gol: ¿a Boca o a Gimnasia?

Jonathan Silva es uno de los grandes amigos que el fútbol le dio a Auzqui. Forjaron su relación desde hace muchos años, ya que recorrieron parte del camino en las inferiores de Estudiantes y luego compartieron plantel de Primera y Reserva. Pero ahora el deporte los dividió de vereda: uno está en Boca, el otro en River. Por eso, en la previa del superclásico, hicieron una apuesta. "El que perdía pagaba el asado, y hoy nos juntamos a comer y paga él. Por el campeonato no apostamos, hoy vamos a hablar, pero yo voy tranquilo", cuenta el atacanate millonario, quien también tiene una marca de ropa junto a Silva.

-¿Si tuvieras que elegir: hacerle el gol a Boca o quedarte con el que le hiciste a Gimnasia?

-¡No! A Boca, mil veces.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas