Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un tatuaje para tapar las marcas de la maternidad

En China, muchas mujeres se reconcilian con sus heridas dejadas por la cesárea apelando al tatuaje

El tatuaje como reparador de las heridas por la cesárea
El tatuaje como reparador de las heridas por la cesárea. Foto: Reuters / Aly Song
Martes 23 de mayo de 2017 • 18:41
0

Después de intentar cremas cosméticas y cirugía, Wang Jing puso sus esperanzas en las manos expertas de un artista del tatuaje para hacer que la cicatriz en su vientre finalmente desaparezca.

"Cada vez que intento alcanzar algo mi vientre está expuesto, no es bonito", dijo Wang, de 46 años, sobre la cicatriz del nacimiento cesáreo de su hija hace dos décadas y que pronto estaría cubierta por un tatuaje de un gatito.

China tiene una de las tasas más altas de cesáreas en el mundo, alcanzando un máximo entre 2004 y 2008, cuando casi la mitad de los bebés del país nacieron usando el procedimiento, dijo la Organización Mundial de la Salud en 2010.

Esto ha creado un nicho de mercado para cremas, maquillaje y cirugía plástica para ocultar las cicatrices dejadas por el procedimiento.

Algunas mujeres gastan hasta 300 yuanes (U$S 43.44) por un tubo de 30 ml de gel de silicona que promete hacer desaparecer sus cicatrices. Otros optan por la cirugía láser que cuesta 2000 yuanes por cada centímetro de cicatriz tratados.

El artista del tatuaje Shi Hailei dijo que él ofrece una alternativa a las madres descontentas con los resultados de los gels y las cirugías.

"Un tatuaje hace que una mujer se sienta más confiada y ya no se avergüence de mostrar su abdomen", dijo Shi, el dueño de Samurai Tattoo de 32 años en Shanghai.

Shi dijo que se inspiró en la artista brasileña Flavia Carvalho, que ofrece tatuajes a mujeres físicamente marcadas por la violencia doméstica. Pensó que los tatuajes podrían ayudar a mejorar la autoestima de las madres chinas que no están satisfechas con sus cicatrices.

Shi realizó su primer tatuaje para mejorar las cicatrices de cesárea en 2015. Su tienda ahora ayuda hasta seis mujeres por mes y a veces hay una lista de espera debido a la alta demanda.

Se cree que el parto por cesárea requiere menos horas de lactancia que un parto natural.

La política de un solo hijo de décadas también llevó a las parejas a elegir un parto por cesárea para evitar complicaciones que pudieran surgir del parto natural.

Finalmente, las mujeres están eligiendo un parto por cesárea si están preocupadas por un parto prolongado, dicen los médicos.

Cubrir una cicatriz del vientre puede ser un desafío porque la piel es más suave que otras partes del cuerpo. Cada cicatriz es única y requiere una cuidadosa decisión sobre el diseño del tatuaje.

"Podría ser vertical u horizontal. Esto afectará la composición ", dijo.

Las mujeres que han buscado la ayuda de Shi dicen estar muy contentas con su nueva apariencia.

Grace Yuan, profesora de baile con una hija de 3 años, se había sentido avergonzada por su cicatriz.

"Me sentía incómoda al ver mi cicatriz cuando llevaba un vestido de baile bajo", dijo Yuan, quien hizo un tatuaje de rosas en abril. "Ahora puedo bailar libremente en el escenario sin preocupaciones ni incomodidad."

Wang Ruoyu, de 37 años, dijo que su autoestima mejoró luego de hacer el tatuaje de la corona con alas que cubre la cicatriz en su parte inferior del abdomen.

"Todas las chicas quieren ser lindas y yo también", dijo.

Fotos de Aly Song

Texto de Reuters

Edición fotográfica de Dante Cosenza

Un tatuaje de una flor se aplica en el vientre de Kiki en Shangai
Un tatuaje de una flor se aplica en el vientre de Kiki en Shangai. Foto: Reuters / Aly Song
Eason Zhou, de 28 años, madre de un niño de 5 años, revisa un diseño de tatuaje en una computadora con su tatuador Shi Hailei en Shanghai
Eason Zhou, de 28 años, madre de un niño de 5 años, revisa un diseño de tatuaje en una computadora con su tatuador Shi Hailei en Shanghai. Foto: Reuters / Aly Song
Shi Hailei, de 32 años, trabaja en su estudio de tatuajes Samurai en Shanghai
Shi Hailei, de 32 años, trabaja en su estudio de tatuajes Samurai en Shanghai. Foto: Reuters / Aly Song
La hija de 3 años de Grace Yuan, Rebecca, toca la cicatriz de cesárea en el vientre de su madre, en Samurai Tattoo en Shanghai
La hija de 3 años de Grace Yuan, Rebecca, toca la cicatriz de cesárea en el vientre de su madre, en Samurai Tattoo en Shanghai. Foto: Reuters / Aly Song
Shi Hailei, diseña un tatuaje para Li Ling en Samurai Tattoo en Shanghai
Shi Hailei, diseña un tatuaje para Li Ling en Samurai Tattoo en Shanghai. Foto: Reuters / Aly Song
Rebecca observa como va quedando el tatuaje de su madre Grace
Rebecca observa como va quedando el tatuaje de su madre Grace. Foto: Reuters / Aly Song
Wang Jing, tiene la foto de su mascota que quiere como tauaje
Wang Jing, tiene la foto de su mascota que quiere como tauaje. Foto: Aly Song
Shi Hailei en plena tarea en su estudio de Shangai
Shi Hailei en plena tarea en su estudio de Shangai. Foto: Reuters / Aly Song
Shi Hailei toma fotos del tatuaje de Wang Ruoyu
Shi Hailei toma fotos del tatuaje de Wang Ruoyu. Foto: Reuters / Aly Song
Kiki, de 25 años, madre de un niño de 5 años, posa con su nuevo tatuaje
Kiki, de 25 años, madre de un niño de 5 años, posa con su nuevo tatuaje. Foto: Reuters / Aly Song
Eason Zhou, de 28 años, madre de un niño de 5 años, se anima a comprar pantalones cortos en una tienda de ropa en Shangai, luego de realizarse el tatuaje
Eason Zhou, de 28 años, madre de un niño de 5 años, se anima a comprar pantalones cortos en una tienda de ropa en Shangai, luego de realizarse el tatuaje. Foto: Reuters / Aly Song
Grace Yuan, de 34 años, madre de una hija de 3 años, en una clase de baile en Kunshan, cerca de Shanghai
Grace Yuan, de 34 años, madre de una hija de 3 años, en una clase de baile en Kunshan, cerca de Shanghai. Foto: Reuters / Aly Song
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas