Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

China: 3 millones de bicicletas inundan las calles y causan un caos incontrolable

Miércoles 24 de mayo de 2017 • 14:16
0
Foto: AFP / Nicolas Asfouri

Todo el mundo recomienda adoptar el hábito de la bicicleta. No como algo de paseo sino como una manera más rápida y saludable de llegar al trabajo y moverse. Pero por una razón particular, en China las ciudades están buscando la forma de controlar la moda que está causando caos en las calles.

En la mayoría del mundo, desde Buenos Aires a Nueva York, los servicios de bicicletas que se pueden retirar en diferentes puntos de la ciudad tienen una metodología similar. Te registrás (a veces en forma gratuita, a veces pagando) y podés sacar una bici en una estación, y devolverla en otra con un tiempo que puede ir de 20 minutos a 1 hora. En China no es así.

Foto: AFP / Nicolas Asfouri

En principio suena parecido. Desde Beijing al Tibet, el usuario solo tiene que apuntar al código QR que tiene la bicicleta y el candado se abre al costo de 15 centavos de dólar. Lo extraño es que no hay demasiadas reglas que indiquen cómo y dónde dejarla. Al terminar el recorrido, la pueden dejar acomodada o tirada en cualquier lado siempre que cierren el candado.

Pilas y pilas

Suena tentador y también caótico. Así es como en esquinas, veredas y parques de todo el país se acumulan pilas de bicicletas. Literalmente tiradas una encima de la otra. La policía trata de arreglar el lío apliándolas para que ocupen menos espacio. ¿Cuántas? Más de 3 millones de 30 empresas diferentes.

Foto: AFP / Nicolas Asfouri

Y no parece ser un fenómeno pasajero. De 2016 a 2017, pasaron a haber de casi 19 millones de usuarios de estos servicios a más de 50 millones. La mayoría con hábitos no tan amigables.

Como el servicio está tan al alcance de la mano, cualquiera se sube a una bici aunque no esté canchero en esto de andar por las calles llenas de gente. Esto termina en accidentes (en ocasiones fatales).

Foto: AFP / Nicolas Asfouri

Los gobiernos de las distintas ciudades están improvisando medidas para frenar el caos. Entre discriminar a quienes darle el servicio (por características como el peso y la altura del ciclista) y obligar a las empresas a instalarles GPS a sus productos para obligarlos a irlos a buscar.

Foto: AFP / Nicolas Asfouri
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas