Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Medir las calorías quemadas, el punto débil de las pulseras de actividad física

Siete modelos analizados por los investigadores de la Universidad de Stanford hicieron cálculos diferentes sobre el consumo de energía durante una rutina; a su vez, el ritmo cardíaco es uno de los datos que mejor registran estos dispositivos

Jueves 25 de mayo de 2017 • 00:43
0
Los resultados de las pulseras que registran la actividad física suelen ser dispares al momento de contabilizar las calorías quemadas, de acuerdo a un análisis realizado por la Universidad de Stanford
Los resultados de las pulseras que registran la actividad física suelen ser dispares al momento de contabilizar las calorías quemadas, de acuerdo a un análisis realizado por la Universidad de Stanford. Foto: Gentileza FitBit

Dentro de la categoría de los dispositivos vestibles, las pulseras y relojes inteligentes han logrado posicionarse como el aliado indispensable para los aficionados a la actividad física. Con diversos sensores, estos equipos pueden llevar un registro de varios valores vitales para tener una detallada estadística de las rutinas de running, bicicleta u otras actividades similares.

Sin embargo, la precisión de las pulseras que miden la actividad física está en duda, en especial en el registro de la cantidad de calorías quemadas en una rutina. En una comparativa realizada con siete dispositivos, investigadores de medicina cardiovascular de la Universidad de Stanford detectaron virtudes y defectos en estos dispositivos.

"Nos sorprendió lo precisos que son estos dispositivos para registrar el ritmo cardíaco, pero el cálculo estimado de calorías quemadas es muy pobre y muy impreciso", dijo Euan Ashley, coautor del estudio elaborado por la Universidad de Stanford, citado por The Guardian.

7 pulseras

El estudio evaluó al Apple Watch, Basis Peak, Fitbit Surge, Microsoft Band, Mio Alpha 2, PulseOn y al Samsung Gear S en un grupo de 31 mujeres y 29 hombres en diversas actividades físicas. A su vez, los resultados de estos tests fueron contrastados con análisis de laboratorio más rigurosos pero convencionales, tales como electrocardiogramas y pruebas de calorimetría indirecta.

Según los resultados registrados en las pruebas, las pulseras FitBit registraron un gasto de energía con un margen de error del 27,4 por ciento (el más bajo), mientras que el modelo PulseOn registró un 92,6 por ciento de diferencia entre lo que reportó y lo que decían las pruebas de laboratorio.

Respecto a las mediciones del ritmo cardíaco, el margen era menor, con un 2 por ciento en el Apple Watch (el más bajo) y un 6,8 por ciento en el Samsung Gear S2 (el más alto), y con las otras cinco pulseras en el medio de estos dos valores.

El por qué de la diferencia

¿La razón? Mientras la medición del ritmo cardíaco se hace con un sensor especial en la parte posterior de la pulsera, la estimación de las calorías quemadas las hace un algoritmo basando sus cálculos en datos proporcionados por usuario, algunos de ingreso manual, tales como el tipo de ejercicio, género o edad, lo que aumenta el margen de error.

Es por eso que el equipo de Stanford sugiere precaución a la hora de tomar como referencia el consumo de calorías reportado para armar una dieta, al tiempo que considera que la medición de ritmo cardíaco es confiable para un uso cotidiano.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas