Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hechos policiales y lesiones: un combo fatal que empieza a cerrarle las puertas de Boca a Centurión

Una ex novia del delantero lo denunció por violencia de género, un episodio que parece ser la gota que rebalsó el vaso en la paciencia de los Barros Schelotto; "Nos debemos una charla más profunda", resumió Guillermo

Miércoles 24 de mayo de 2017 • 23:30
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Centurión pide el cambio, tras desgarrarse a los 10 minutos del superclásico
Centurión pide el cambio, tras desgarrarse a los 10 minutos del superclásico. Foto: Archivo

Guillermo Barros Schelotto ya le había advertido públicamente a Ricardo Centurión que "se es jugador de Boca las 24 horas". Ayer, el entrenador volvió a referirse a la conducta personal del habilidoso futbolista y lo hizo sin rodeos: "Nos debemos una charla más profunda. Estoy en contra de cualquier situación de violencia". La categórica mención se anclaba en la denuncia que Melisa Tozzi realizó por lesiones y amenazas. La ex novia del número 10 de Boca también presentó el martes el pedido de un botón antipánico en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Quilmes al asegurar que continúa acechándola.

Cuando a Boca le queda poco más de un mes para decidir si compra o no su pase, el jugador atraviesa un período de recuperación por una nueva lesión (desgarro en el isquiotibial derecho) y otra vez está imputado ante la Justicia. La denuncia anterior, asentada en septiembre del año pasado, fue por huir con su auto de alta gama luego de un choque de madrugada en Avellaneda, horas después de que el equipo había regresado de un amistoso en Chaco. Los 6.300.000 dólares que la institución de la Ribera debe abonarle al San Pablo, de Brasil, para retenerlo son un monto importante; pero la duda es si desembolsar esos billetes implica una apuesta de alto riesgo o constituye una inversión que capitalice al plantel.

Los hechos policiales, la viralización en redes sociales de fotos íntimas y de un video en el que forcejeaba con sus compañeros en un hotel de Mar del Plata durante la pretemporada configuran un perfil conflictivo que el ex Racing ya arrastraba antes de desembarcar en Boca. A ese combo, este año se agregaron una cadena de lesiones: primero una luxación de hombro, luego un esguince de rodilla y ahora una ruptura fibrilar.

Los Mellizos lo protegieron y cobijaron, lograron que la dirigencia no le impusiera sanciones internas y hasta flexibilizaron sus firmes pautas de conducta. El desequilibrio y habilidad que aporta no sólo representan una debilidad para el cuerpo técnico de Boca, sino incluso para el propio Jorge Sampaoli: de haber estado en condiciones físicas, lo hubiese convocado para la gira por Australia y Singapur que marcará su estreno como director técnico de la selección argentina.

Mientras se recuperaba del esguince de rodilla izquierda, Centurión había marcado el apaciguamiento de su carácter. "Guillermo está muy contento conmigo por cómo trabajo y por mi conducta. Crecí y maduré en mi profesionalismo a partir de lo que me propuse; entendí el lugar que ocupo. Aprendí a tener respeto por mis compañeros y el cuerpo técnico y traté de mejorar algunas cosas puertas adentro". Una de las condiciones que Boca le había impuesto al jugador estaba vinculada a reforzar el vínculo con Mara Villoslada, coordinadora del área de psicología dentro de los departamentos de fútbol profesional y amateur.

Refugiado en su tarea, Centurión trabaja para recuperarse de la ruptura fibrilar que sufrió en el superclásico con la ilusión de llegar al partido contra Independiente. En el cuerpo técnico consideran que no es sencillo que llegue al partido contra los Rojos y no quieren repetir de la experiencia de apresurar el regreso. La compensación natural del cuerpo al cargar más algunos tejidos para resguardar otros afectados, pudo haber sido la consecuencia del desgarro tras reaparecer en tiempos menores a los planificados luego de su entorsis de rodilla.

La decisión final sobre la continuidad o no de Centurión es exclusiva de Daniel Angelici. Como en cada determinación de peso, la del presidente es la única palabra vinculante. Los Barros Schelotto y el resto de la Comisión Directiva se mantienen al margen. La puerta de salida es un obstáculo que a Centurión le costará mucho gambetear.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas