Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Nadie controla las paradas de taxis del Aeroparque, pese a las denuncias por irregularidades

Pasajeros y taxistas advierten que están copadas por grupos que impiden trabajar a choferes independientes; no actúan la Ciudad, ni el organismo regulador de aeropuertos ni la PSA

Jueves 25 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Largas filas a la espera de un taxi en el Aeroparque metropolitano
Largas filas a la espera de un taxi en el Aeroparque metropolitano. Foto: LA NACION / Fabián Marelli

Las paradas de taxis de Aeroparque, como otras importantes en la ciudad, sucumben a grupos que se arrogan su exclusividad por medio de amenazas y violencias. Según taxistas independientes, referentes del sector y pasajeros afectados, el negocio informal es doble: no sólo consiste en monopolizar la clientela, sino que se extiende a prácticas delictivas, como el "paseo" por recorridos indirectos o incluso el hurto. Ninguna autoridad asume la responsabilidad de controlar, lo que resulta evidente y facilita la prolongación de las maniobras a lo largo de los años.

Carlos Balter, presidente del Partido Demócrata de Mendoza y ex diputado de la Nación, fue una de las víctimas. "Viajo mucho a la Capital, y me ha pasado que por el mismo viaje pretendan cobrarme el doble de la tarifa habitual", contó. Pero la situación más desagradable la vivió hace unos meses, cuando llegó un día de semana por la noche y decidió subirse a un taxi sobre la avenida Costanera. "Enseguida se nos puso a la par otro taxi, cuyo conductor le empezó a gritar de todo al chofer del auto en el que iba yo. Luego de los insultos y un pedido de disculpas, pensamos que el episodio había quedado atrás", recordó. Pero al llegar al primer semáforo en rojo, fueron alcanzados por el enfurecido matón que, en menos de un minuto, bajó de su auto y con un cuchillo tajó una de las cubiertas posteriores del taxi en que viajaba Balter; se retiró amenazando al chofer. "Lo vi tan asustado que decidí ayudarlo a cambiar la cubierta. Temblaba tanto que no podía ni colocar el gato", comentó el político.

Como Balter, hay muchos más damnificados, aunque sus casos no trascienden. Miguel lleva 50 años en el oficio de taxista; su buen humor cambió repentinamente al responder una pregunta sobre el servicio de taxis en el Aeroparque: "Es una mafia", dijo tajante. Y, tras pedir reserva de su apellido, se despachó: "Es una vergüenza. Están todos arreglados ahí; los choferes, los maleteros y el policía a cargo de la parada, que agarra enseguida. Además, los autos están sucios y con mal olor, los choferes harapientos; es realmente desagradable". Otros taxistas corroboran su relato, siempre desde el anonimato; en una recorrida, LA NACION también pudo observar las maniobras.

Foto: LA NACION

Eduardo es otro taxista que trabaja con una conocida empresa de radiotaxi. Su experiencia en el aeroparque metropolitano es similar a la de su colega: "Es un desastre. Hace una semana paré en la avenida Costanera y me vinieron a apurar", comentó. El chofer agregó que, como muchos pasajeros están al tanto de los manejos turbios en la parada de la aeroestación, eligen esperar taxis afuera sobre la avenida, como lo hizo Balter. "Yo estaba parado ahí y vino un tipo pelado, con pinta de boxeador y me dijo: ¿no ves que hay una parada adentro? Yo le contesté que la avenida era libre. Ahí fue que me contestó que si me quedaba, iba a tener problemas", concluyó.

Fiscalización

"Las 5 o 6 paradas importantes de la ciudad están copadas por un grupo de 600 o 700 taxistas, que nos hacen mala fama a los 37.000 que queremos trabajar dignamente. Pero lo que pasa es que no hay controles en los lugares donde debería haberlos", disparó un vocero del sector. "La Ciudad no controla a los taxis del Aeroparque. O controlan únicamente a los que van a dejar a un pasajero, pero no a los que trabajan allí habitualmente", dijo.

Desde el gobierno de la ciudad dijeron no estar al tanto de ningún tipo de irregularidad y admitieron que los inspectores no entran al Aeroparque. Según fuentes de la Secretaría de Transporte, hay controles asiduos a través de Sacta, la empresa contratada para fiscalizar que las licencias de los taxis y que tengan las verificaciones técnicas vehiculares al día.

En la terminal aérea, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) no desconoce el problema, pero su foco está puesto en velar por la seguridad e integridad física de las 15.000 personas que transitan el lugar a diario. Para esa fuerza, el contrabando, el narcotráfico, el lavado de dinero y la trata de personas resultan prioritarios sobre la irregularidad en el servicio de taxis. Según fuentes de la PSA, el principal problema es la falta de denuncias, que los limita en el control. "Nosotros actuamos según las denuncias; gracias a nuestro sistema de cámaras, pudimos resolver recientemente dos casos de hurto de equipaje, luego de la denuncia de los afectados. Uno sucedió en el aeropuerto y el otro fue un caso de un taxista que, al dejar al pasajero en el lugar de destino, no bajó todo el equipaje del auto", indicaron.

La PSA y custodios privados de Securitas, empresa contratada por Aeropuertos Argentina 2000, actúan en el Aeroparque bajo la jurisdicción del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna). Consultados, voceros del Orsna señalaron: "No corresponde a la competencia del Orsna la actividad desarrollada por el servicio público de autos de alquiler con reloj taxímetro, por lo que sugerimos contacte con el gobierno de la ciudad".

Desde la Secretaría de Transporte porteña, respondieron: "Podríamos asistir a la PSA en caso de que lo pidieran, pero no hemos recibido denuncias al respecto. El tema del mal funcionamiento de los taxis tampoco ha surgido en nuestro diálogo con el Orsna".

Antecedente en Retiro

En 2014, una investigación de LA NACION reveló que unos 200 choferes de taxis controlaban la terminal de ómnibus de Retiro y pagaban, en aquel entonces, entre 80 y 100 pesos semanales cada uno. Según taxistas consultados ahora, el modus operandi no habría variado desde entonces.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas