Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En ebullición, el peronismo bonaerense espera definiciones

Se multiplicaron las reuniones, pero se mantiene la incertidumbre

Jueves 25 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Cristina va a ser candidata si hay unidad, con Randazzo adentro. Cristina va a ser candidata si no se logra la unidad, para vencer a Randazzo. Los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires entraron ayer en estado asambleario, atrapados entre esas dos interpretaciones contradictorias del mensaje -o la sucesión de mensajes- que la ex presidenta deslizó el martes ante los veinte jefes comunales del grupo Patria, los incondicionales.

Ayer se multiplicaron los encuentros entre los intendentes y legisladores que participaron de la reunión con Cristina y los que no fueron invitados. Hubo infinidad de reuniones "bilaterales". Por ejemplo, el almuerzo en Lomas de Zamora entre el jefe comunal Martín Insaurralde (grupo Esmeralda) y los diputados Maximo Kirchner y Eduardo De Pedro, exégetas del pensamiento de la ex presidenta.

También hubo sesiones grupales, como la que acogió Walter Festa en Moreno, otro de los invitados al Instituto Patria, y por la que desfilaron los intendentes del grupo Fénix Gustavo Menéndez (Merlo), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Ariel Sujarchuk (Escobar), Santiago Maggiotti (Navarro), Juan Ignacio Ustarroz (Mercedes), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Ricardo Curutchet (Marcos Paz). La mayoría, no invitados por Cristina.

Pese a esa ebullición dialoguista, en el peronismo bonaerense que no se vio cara a cara con la ex presidenta sigue reinando la misma incertidumbre de siempre. Sí, ahora quedó claro que Cristina Kirchner está dispuesta a ordenar personalmente la estructura bonaerense, luego del fracaso de las gestiones a través de intermediarios. Y sí, no hay dudas de que aspira a la unidad del grupo.

Pero quienes desean fervientemente que sea candidata, tras la reunión del Instituto Patria se mostraron convencidos de que lo será. A quienes no les conviene (la mayoría de los intendentes del interior) o quienes reniegan de los "pibes" de La Cámpora como pares en el PJ, siguen escuchando un renunciamiento en cada palabra de la ex presidenta.

La tropa de Florencio Randazzo también multiplicó los intercambios del otro lado del muro. Por caso, tres jefes comunales del interior se comunicaron con los "randazzistas" antes y después ver a la ex presidenta.

Luego de la movida de Cristina Kirchner, el discurso tampoco cambió entre los aliados del ex ministro. Ayer repitieron las tres consignas que Randazzo subrayó el martes al mediodía, cuando reunió a los sindicalistas, intendentes, legisladores y dirigentes sociales que conforman su "mesa" política. "Buscamos la unidad y queremos las PASO para resolver la conducción del peronismo", dijo el ex ministro, para sostener un tercer punto: "Vamos para adelante, sin tocar a Cristina". Hombre precavido vale por dos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas