Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri se descompensó en Ecuador y canceló su agenda

Se sintió mal durante la asunción de Lenin Moreno, sucesor de Correa; confirman que hoy estará en el tedeum en la Catedral

Jueves 25 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
Macri, ayer en Quito, junto a algunos de sus pares de la región
Macri, ayer en Quito, junto a algunos de sus pares de la región. Foto: Presidencia

Después de once días de gira por Oriente, el regreso inmediato a la ajetreada rutina diaria y un nuevo viaje, el cuerpo le volvió a pasar la factura al presidente Mauricio Macri . Ayer, un par de horas después de llegar a la altura de Quito, el Presidente sufrió lo que en Casa Rosada definieron como una "descompensación leve", un malestar general que lo obligó a suspender sus actividades en la capital de Ecuador, donde llegó para la asunción de Lenin Moreno como presidente de ese país.

"El presidente Mauricio Macri sufrió hoy una leve descompensación por los efectos de la altura de la ciudad de Quito (casi 3000 metros sobre el nivel del mar)", informaron desde la oficina de prensa del Gobierno, a media tarde y cuando el rumor de la descompensación presidencial se había expandido a través de las redes sociales.

En el comunicado, los voceros informaron que el Presidente fue asistido con té de coca y frutas para mitigar los efectos de la altura, y regresó para observar el último tramo de la ceremonia. Un dato curioso: los mismos síntomas padeció el presidente de Paraguay, Horacio Cartes , que iba a encontrarse con Macri.

"Antes del almuerzo fue nuevamente revisado por los facultativos [un médico local y otro perteneciente a la Unidad Médica Presidencial] que, al observar que no había recuperado los niveles de presión y que continuaba con síntomas de cansancio y molestias, le indicaron descanso", continuó el comunicado oficial. Lo cierto es que Macri se quedó en la habitación del hotel en el que se hospedaba, y no participó del almuerzo con otros presidentes previsto para el mediodía, ni de reuniones bilaterales que también tenía agendadas. Por la noche adelantó su regreso algunas horas.

"Debería cuidarse más, volvió a Buenos Aires después de casi diez días y casi no durmió. Le pone garra pero es demasiado", lo resumieron dos miembros del gabinete. Hace casi un año, el Presidente sufrió una arritmia mientras trabajaba en la residencia presidencial de Olivos y debió ser atendido en la clínica Olivos.

De inmediato, desde el Gobierno confirmaron que pese al percance el Presidente estará hoy a las 10 en la Catedral Metropolitana para participar del tradicional tedeum, encabezado por el cardenal Mario Poli, y el locro posterior, en el Museo de la Casa Rosada. De todos modos, ningún funcionario se animaba a garantizar que los médicos no le recomendaran una nueva jornada de descanso hasta que el malestar se disipe del todo.

Los detalles del breve viaje del Presidente a Quito fueron acordados por el presidente saliente, Rafael Correa, que el miércoles de la semana pasada estuvo en Buenos Aires con la vicepresidenta Gabriela Michetti y el jefe de gabinete Marcos Peña. Macri se comprometió a viajar como gesto de cortesía hacia Moreno, en el contexto de una nueva etapa en el mapa latinoamericano.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.