Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Preocupan las altas tasas de cáncer de colon: el país, en el quinto puesto en América

Calculan que para 2030 aumentará el 46% su incidencia y mortalidad; discuten si crece más en los menores de 50 años y si habría que iniciar antes la detección

Viernes 26 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Hay algo en lo que la Argentina puede compararse con países desarrollados. Sin embargo, no es una buena noticia: se trata de sus números de cáncer colorrectal, un tumor que, detectado precozmente, puede curarse hasta en un 90% de los casos, pero que a pesar de eso reclama las vidas de 7000 personas por año. Esto equivale a un promedio de 19 por día, cifra similar a la de accidentes de tránsito. Es más: en el ranking del continente, el país se ubica en quinto lugar después de Barbados, Uruguay, Estados Unidos y Canadá.

Foto: LA NACION

"El porcentaje de cáncer de colon en nuestra población es altísimo", subraya el doctor Luis Caro, director del centro Gedyt y presidente de la Latinamerican Colorectal Cancer Round Table. Y eso no es todo. Se espera que en los próximos años aumente. Para 2030, se estima que podría crecer un 46% la tasa de incidencia (nuevos casos) y mortalidad.

Según el doctor Ubaldo Gualdrini, coordinador del Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal del Instituto Nacional del Cáncer (INC), este tumor es el segundo detrás del de mama por su incidencia y también segundo detrás del de pulmón por su mortalidad. "Y lo paradójico es que es absolutamente curable y prevenible", destaca.

De hecho, gracias a los tests de tamizaje (detección precoz), como la colonoscopia, que identifica pólipos precancerosos que pueden ser removidos antes de que se malignicen, y de los análisis de sangre oculta en materia fecal, además de cambios en la alimentación y los estilos de vida (como abadonar el tabaquismo) en algunos países las tasas de esta enfermedad están declinando en los últimos años en la población de mayores de cincuenta. Pero en la Argentina la penetración del tamizaje es baja: según destaca Gualdrini, no supera el 25%. "Aquí la colonoscopia es un tema tabú, no es sencillo implementarla -afirma-. Por otro lado, no da la capacidad instalada para hacerle colonoscopia a todo el mundo. Lo que el sistema sanitario puede aplicar son los tests inmunoquímicos en materia fecal. También tenemos que mejorar los diagnósticos y el tratamiento."

La historia natural del cáncer colorrectal hace que sea uno de los tumores más prevenibles, ya que tiene una lesión precursora: el pólipo, que es de lento crecimiento, y que puede detectarse y extirparse. Esa lenta progresión hacia el cáncer favorece también las estrategias de pesquisa, y permite un diagnóstico temprano y un tratamiento más efectivo.

Sin embargo, de acuerdo con un informe del INC, en la actualidad, cuando se diagnostica un cáncer colorrectal, en más del 60% de los casos la enfermedad ya se encuentra avanzada "a nivel regional o a distancia", y por eso la sobrevida global se ubica en torno del 60%.

"Cuando el diagnóstico se efectúa en etapas tempranas, situación que ocurre sólo en el 37% de los casos, este índice puede superar el 90%", agrega el documento.

"Este tipo de cáncer es uno de los pocos tumores que uno puede visualizar directamente -coincide el doctor Fabio Nachman, jefe de Gastroenterología de la Fundación Favaloro-. El diagnóstico es muy certero, es casi imposible que una colonoscopia dé un «falso positivo». Puede dar «falsos negativos», porque es un estudio dependiente del operador y de la preparación del colon, lo que puede hacer que se pasen por alto pólipos muy pequeños. Pero si el pólipo se detecta en estadios tempranos, cuando no da síntomas, la tasa de curación es superior al 90%. Es suficiente con hacer una resección endoscópica o una cirugía."

¿Por qué se dan cifras tan altas de cáncer de colon en el país? Algunos lo atribuyen al alto consumo de asado y carnes ahumadas (contienen aminas aromáticas, un grupo de compuestos químicos de efectos cancerígenos), tanto como al bajo consumo de frutas y verduras, el sedentarismo, la obesidad y la diabetes. Sin embargo, aclara Nachman, "faltan estudios poblacionales que evalúen la prevención, muy difíciles de hacer".

"Las causas son múltiples -agrega Gualdrini-. Responde a factores genéticos y ambientales que es complejo analizar."

La efectividad de los estudios de detección, sumada a la percepción de algunos especialistas de que estaría creciendo la incidencia en menores de 50 hizo que empezará a discutirse la conveniencia de comenzar con el tamizaje a edades más tempranas.

"En el exterior se ve que baja la frecuencia en la población general, pero aparentemente aumenta en jóvenes -explica Enrique Roca, jefe de la sección Oncología del Hospital de Gastroenterología Bonorino Udaondo-. Nosotros estamos trabajando mucho en jóvenes, pero no tenemos datos precisos."

"Las guías de los Estados Unidos todavía no dan como recomendación anticipar la pesquisa a menores de 50 -afirma Gualdrini-. A pesar de que sospechan de que tal vez haya que bajar un poco, todavía no están las evidencias. No nos olvidemos de que la detección precoz actúa sobre una población enorme de gente sana y puede haber riesgos, aunque sean mínimos, para el paciente. Tenemos que medir muy bien cuál es la carga de enfermedad, y evaluar cuáles son los costos y beneficios de estudiar a un número muy grande de personas para, tal vez, detectar un número ínfimo de casos con cáncer."

Para Nachman, es importante no olvidar que a veces la realidad es contraintuitiva. "Por ejemplo -explica-, hace algunos años se estudió si convenía hacer estudios poblacionales de enfermedad celíaca y se vio que el costo-beneficio no lo justificaría. Hay que ver si bajar el umbral de la pesquisa cambia significativamente la incicencia de cáncer de colon."

Y concluye Caro: "Entre personas de más de 50 años, alrededor de tres de cada 10 de los que vienen a hacerse una colonoscopia de control tienen pólipos. Y cuando bajamos a los 45, esa cifra no desciende mucho: llega a alrededor del 22%. Entre ellos, alrededor del 1% puede llegar a tener cáncer. Para tomar una decisión, se impone hacer un registro nacional y estudiarlo estadísticamente". Mientras tanto, todo indica que hay forma de bajar el riesgo: evitar la obesidad y el sedentarismo, así como el abuso de bebidas alcohólicas y el tabaquismo, puede ser una buena forma de comenzar a cuidarse.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas