Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En Córdoba se movilizaron por la séptima inundación en 16 años

Lo hicieron más de 1000 personas en Laboulaye; en la región cerraron 15 tambos en lo que va del año y se perdieron unos 75.000 litros de leche por día; el gobierno provincial dice que trabaja

SEGUIR
PARA LA NACION
Viernes 26 de mayo de 2017 • 16:08
La asamblea contó con la presencia de más de 1000 personas
La asamblea contó con la presencia de más de 1000 personas. Foto: Gentileza Sociedad Rural de Laboulaye
0

CORDOBA.- La comunidad del departamento Roque Sáenz Peña, en el sur de esta provincia, se movilizó hoy por la séptima inundación en 16 años, que presenta un "escenario devastador". En la cuenca de La Picasa y aledaños, son 1,5 millones de hectáreas las que se estiman afectadas por el agua. Sólo en este departamento, este año cerraron 15 tambos y se perdieron unos 75.000 litros de leche diaria, según proyectó la Sociedad Rural de Laboulaye.

Una asamblea, que contó con la presencia de más de 1000 personas, elevó un petitorio a autoridades nacionales y provinciales exigiendo respuestas "concretas" que "se traduzcan en obras de infraestructura necesarias" y advirtió sobre las consecuencias económicas y sociales de la situación, "con disminución del consumo y estancamiento del comercio, deterioro industrial, desempleo, desarraigo y expulsión de jóvenes y familias a grandes centros urbanos".

En el documento piden declarar el departamento en "estado de desastre"; iniciar la reparación de la red vial rural con el envío "urgente" de los fondos por parte de la Provincia y fortalecer el cumplimiento de la emergencia agropecuaria cordobesa, ya homologada por la Nación.

Además, la comunidad reclamó que el gobernador Juan Schiaretti recorra la región y "aplique un plan de emergencia económica por catástrofe hídrica" que contemple las pérdidas a dos años, involucrando a todos los sectores. En esa línea, entiende que se deben generar proyectos de contención socio-económico para responder a la situación.

La asamblea expresó que se debe exceptuar a los sectores afectados del pago de impuestos nacionales, provinciales y municipales, ante la imposibilidad de poder generar recursos e instrumentar de forma ágil y concreta, líneas de créditos blandos con plazos de amortización acorde a los ciclos productivos y con plazos extendidos al efecto del daño actual y residual.

Respecto de la normalización de cuencas, exigió al gobierno nacional que en forma urgente coordine las acciones necesarias para regularizar la situación de las cuencas interprovinciales de La Picasa y del Río Quinto, sistematizando y organizando el escurrimiento de los excedentes hacia la Cuenca del Salado o donde corresponda.

Los participantes advirtieron que, de no haber una pronta solución, "la población afectada por la retención indebida del agua, tomará acciones que para nada serán beneficiosas hacia la zona más baja".

Sergio Busso, ministro de Agricultura de Córdoba, explicó que se anunciaron y se comenzaron a ejecutar diez intervenciones por 526 millones de pesos en la zona. "Son obras consensuadas en este tiempo con todos los sectores. Tiene que avanzar Buenos Aires en la canalización del Salado; si no, no hay solución; la Nación tiene que tener una política más agresiva de articulación entre las provincias", indicó.

También afirmó que "está declarado el estado de emergencia y desastre; los productores tienen los certificados".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas