Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

“No me dan trabajo suficiente”, una queja a prueba de vagos

Foto: Shutterstock
Lunes 29 de mayo de 2017 • 00:04
0

Trabajar y cobrar por hacer nada puede ser el sueño de muchos, pero no el de Andrea. Desde hace tres años trabaja como administrativa en una empresa química local, y mientras ve como muchos están abarrotados de trabajo, ella sólo se preocupa por no tenerlo, teniéndolo.

Andrea es contadora. Se recibió mientras ya formaba parte de esta empresa, y fue gracias a su título que tuvo un pequeño ascenso. Recibe todos los aumentos pactados por su gremio, y nunca tuvo inconvenientes a la hora de pedir sus días de vacaciones ni los días de estudio que le correspondían. ¿Cuál es el problema, entonces?

“No me dan trabajo suficiente”, dice Andrea. “Mi trabajo se divide en semanas, y en algunas tengo una ocupación normal, pero hay otras en las que literalmente no tengo nada para hacer”, agrega. Lejos de ser algo cómodo, los días se hacen eternos y la mirada de gerentes y superiores puede volverse incómoda.

Andrea les planteó la inquietud. “Una vez me dieron tareas repetitivas sin sentido que nadie quiere hacer, cosas sin importancia como copiar y pegar códigos por 2 horas en un Excel; y en otra oportunidad pude mejorar un procedimiento, me encantó hacer eso”. Pero después de esas tareas puntuales, todo volvió a la normalidad, es decir, a mirar el monitor y a que el día se haga eterno.

Lo único que tiene Andrea hasta el momento es una promesa de empezar a trabajar como auditora, pero para eso necesita una capacitación que quieren darle justo en esas semanas en las que está ocupada; mientras que en las ociosas nunca pueden. “Sigo esperando, hubo reestructuraciones y siempre tengo esa sensación de que me van a despedir por falta de ocupación”.

Es difícil no hacerse la cabeza cuando se tiene demasiado tiempo libre. Mientras tanto, Andrea intenta siempre tener una respuesta lista para cuando alguien se acerca y le pregunta “¿qué estás haciendo?”.

Si querés que El asistente cuente alguna de las historias que suceden en tu oficina escribí a TheOffice@lanacion.com.ar con los datos que te pedimos acá.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas