Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bicicleta en Buenos Aires: las dudas que todos tenemos y los consejos más útiles

Un par de tips para ayudarte a pasar a las dos ruedas si nunca te animaste

SEGUIR
LA NACION
Lunes 29 de mayo de 2017 • 13:52
Foto: Shutterstock
0

El tránsito colapsado y la necesidad de optimizar los tiempos hacen que cada vez más personas se animen a usar la bicicleta como su transporte cotidiano. Es por eso que reunimos un par de consejos útiles para ayudarte a pasar a las dos ruedas si nunca te animaste.

Hay que entender que es imposible hacer 10 kilómetros en un solo trayecto si es la primera vez que te subís en mucho tiempo. Aprovechá los fines de semana para ir acostumbrando el cuerpo y la respiración a la carga de la bicicleta. Es una actividad física, y su mayor beneficio es que no tiene impacto, porque es un movimiento natural que no exige resistencia. Al ser un deporte más suave, se puede controlar el ritmo, disfrutar del paseo o ganar velocidad.

"Sabés a la hora que salís de tu casa y a la que llegás. Si en una semana te lo proponés y vas al trabajo en bicicleta, no volvés al transporte público", contó Franco Robledo, uno de los conductores del programa de radio "Baires en Bici". Su fanatismo por las bicicletas lo sigue desde chico: aunque siempre pedaleó, un tiempo pasó al auto y fue una experiencia catastrófica. Volvió a la bici hace un par de años y lo convirtió un estilo de vida.

"Siempre hay que usar ropa cómoda y no abrigarse demasiado en invierno porque a los 5 minutos entrás en calor", contó Robledo que usa la bicicleta durante todo el año. Él recomienda no usar gorras de lana si hace frío y siempre llevar una toalla para secarse el sudor si no tenés a disposición una ducha en el trabajo. Hay algunos que usan calzas anatómicas debajo de la ropa para protegerse de la fricción del asiento. "Es sobre gustos, si no hacés más de 40 kilómetros o deporte de aventura no se justifica", dijo Robledo.

Cómo elegir tu bicicleta

Para saber qué bicicleta es perfecta para tu altura, tenés que identificar la altura del asiento -justo al lado de la cadera- y del manubrio. Es importante que las piernas no quedan totalmente estiradas y los codos tienen que estar flexibles y cómodos. Los modelos de manubrio dependen del gusto de cada uno: hay choperos, para mantener los brazos relajados para los que quieren pasear, o hay un modelo horizontal, más común en las mountain bike para tener mayor poder de maniobra.

Foto: Shutterstock

Los frenos son otra cuestión para tener en cuenta. Si bien son más caros, los frenos a disco dan mayor estabilidad a la bici que los de pastilla, también son más comunes en las bicicletas deportivas. Los frenos a contrapedal son frecuentes en modelos playeros pero no son recomendables para una primera bicicleta porque lleva tiempo acostumbrarse. Lo más cómodo es que los frenos estén en el manubrio para lograr mayor control, sobre todo por el intenso tráfico de la ciudad. Los canastos o portaequipajes son una parte esencial si querés que la bici sea tu transporte cotidiano. Recordá siempre ajustar la mochila o cartera a la bicicleta por seguridad.

Antes de cualquier paseo, tené en cuenta que la presión de las gomas puede variar. Aunque sea nueva, siempre es mejor consultar con una bicicletería pero si querés encargarte vos mismo, fijate que no estén muy apretadas, pero tampoco muy flojas, porque va a dificultar el pedaleo.

Seguridad y estacionamiento

Las luces son esenciales, sobre todo si vas a salir de noche. Muy pocas bicicletas traen las propias, pero hay una amplia variedad de precios y estilos en el mercado. De silicona o de plástico, hay ajustables para cualquier parte del cuadro. La recomendación es colocar una blanca adelante y otra roja atrás, y hacer visibles todas las partes del cuerpo.

Otra cuestión a tener en cuenta es el tema del estacionamiento. Si bien muchos ciclistas dejan las bicicletas atadas a postes en la calle, una de las reglas entre los fanáticos de la bici es que no se puede dejar más de 2 horas sin que les pase algo. Es por que si en tu trabajo no hay espacio para guardarla, por ley los estacionamientos tienen una tarifa tope de estadía que equivalen a dos boletos mínimos de colectivo.

Mantenimiento

Sea una bicicleta usada o nueva, la visita al mecánico de confianza cada seis meses es obligatoria. El estado de las ruedas y de la cadena es fundamental. Muchos las lubrican por su cuenta, pero cada tanto es aconsejable sacarla y limpiarla para que no se corte o se suelte.

El mismo tratamiento va para los frenos: el chirrido cuando se apoyan en las gomas puede indicar una llanta sucia o gastada por el continuo contacto. Si la bicicleta tiene cambios, es recomendable regularlos porque con el uso pueden fallar.

En resúmen

Empezá el fin de semana, así vas entendiendo tus necesidades

No te abrigues mucho en invierno porque entrás en calor

Ajustá bien la altura del asiento y la presión de las ruedas según lo que te sea más cómodo

Considerá el canasto si vas a usarla todos los días

Fijate bien de tener dónde dejarla en el trabajo o durante tu rutina

Si viajás de noche, necesitás luces

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas