Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Juegos de mente para una final incierta

Diego Latorre

SEGUIR
LA NACION
Domingo 28 de mayo de 2017
0
Gonzalo Higuaín, protagonista de la final de la Champions League
Gonzalo Higuaín, protagonista de la final de la Champions League.

La mente de un futbolista es compleja. Convive permanentemente con situaciones de adversidad y estrés, debe enfrentar a un público que a veces se vuelve hostil, y durante un partido se ve forzada a un constante ejercicio de conciencia/inconsciencia. Necesita de la conciencia para tener claro en todo momento lo que está pasando y generar anticuerpos contra las cuestiones negativas. Y precisa la inconsciencia para no estar todo el tiempo pendiente de los factores externos que envuelven a un encuentro, porque si no es así estos lo condicionarían de tal manera que no podría ejecutar nada sin estar pensando en las consecuencias de lo que haga. El fútbol te exige estar conectado en la próxima jugada, y uno en la cancha sabe que la única manera de subsanar lo que pasó es con lo que va a pasar. Si no fuese así, jugar sería un suplicio.

Todo esto viene a cuento de la final de la Champions League que el próximo sábado disputarán Juventus y Real Madrid, sin duda los mejores equipos de la temporada. Porque aunque el juego sólo se entienda desde lo colectivo, se me ocurre pensar en lo que pasará esa noche en Cardiff por las mentes de hombres como Gonzalo Higuaín o Gianluigi Buffon.

El delantero argentino necesita consagrarse. No para el afuera, ni para reivindicar nada ante el mundo, si no para él mismo, para superar el desafío del deportista. Hay situaciones, imágenes, sensaciones, recuerdos que perduran en la cabeza y uno no sabe cómo impactan ni qué incidencia tienen en el ánimo, pero estoy seguro que para Higuaín esta final es muy especial y que en su interior no hay reto mayor que marcar un gol decisivo en una gran cita.

Ni hablar de lo que el partido significa para Gianluigi Buffon. A los 39 años, el arquero de la Juve ganó la Copa del Mundo con Italia en 2006, tiene lo más preciado, y sin embargo no pudo hasta hoy conquistar la Champions. De hecho perdió dos finales. Leía en estos días que Arrigo Sacchi da como favorito al conjunto italiano por una cuestión de "motivación". No tengo dudas que Buffon estará muy motivado, pero que vaya a atajar bien o no ya es otra cosa.

Y por otra parte, ¿cómo se establece un ranking de motivación para una final? ¿O acaso Sergio Ramos lo estará menos? Tampoco nadie puede saber qué provoca la motivación en determinados momentos. No existe en ese sentido episodio más revelador de lo que subyace en la mente de un futbolista que el cabezazo de Zidane a Marco Materazzi en aquel definitivo Francia-Italia del Mundial alemán.

Desde ya, aclaro que disiento con Sacchi: para mí el Real Madrid es el favorito. Porque está practicando su mejor fútbol en muchos años y porque tiene una colección muy rica y variada de jugadores -Asensio, James Rodríguez, Morata.- que le aportan a Zidane, un técnico que ha demostrado acierto y timing en sus decisiones, la solución para cada problema que se presenta en un partido.

Ante semejante variedad de recursos, la Juve opone una fusión entre lo más tradicional de la escuela italiana y lo más genuino del fútbol sudamericano. Por un lado, la inteligencia táctica para debilitar al rival, envolverlo y quitarle las virtudes. Con una especie de catenaccio residual, el campeón del Calcio puede armar un cerco alrededor de su área y aguantar ahí tranquilamente hasta que pase el chaparrón porque conoce todos los secretos defensivos. Pero al mismo tiempo suele ser letal en ataque, con los pases de gol de Paulo Dybala, la llegada de Mandzukic y Dani Alves -factor determinante contra el Barcelona y el Mónaco- y el olfato de Higuaín.

No espero una final desatada, es raro que eso ocurra. Sí imagino un desarrollo acorde a las cualidades de los futbolistas. Y en ese sentido, hoy el Madrid está más preparado para asumir el protagonismo. Modric, Casemiro, Kroos e Isco, cuyo ingreso en lugar de Bale modificó y enriqueció la gestión de juego del equipo, más la proyección de los laterales y la tarea de Benzema como quinto volante suman 6 o 7 jugadores muy aptos en la tenencia de la pelota para elaborar juego y dominar el partido.

La Juve, acostumbrada a vivir con el menú del día, esperará su oportunidad, y lo hará con una credencial que lo avala: en 180 minutos el Barça de Messi-Suárez-Neymar no pudo convertirle un gol. Me parece argumento suficiente como para pensar en una final incierta entre los dos mejores equipos de la temporada.ß

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas