Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reforzaron la vigilancia en los colegios de la zona norte para evitar rumores

Luego de la ola de trascendidos sobre supuestos intentos de raptos a estudiantes, se incrementó la presencia de personal policial y municipal en los corredores escolares de Vicente López y San Isidro

Domingo 28 de mayo de 2017
0
Foto: LA NACION / Silvana Colombo

En los alrededores de las escuelas de San Isidro y Vicente López parecen derrumbarse los rumores acerca de supuestos raptos de escolares. Muchas familias de esos partidos del norte del conurbano se sintieron agobiadas en las últimas semanas por el temor que generó la difusión de mensajes -a través de las redes sociales- con advertencias sobre la presunta aparición de grupos criminales dedicados a secuestros en zonas escolares. Pese a que no hubo casos comprobados, las autoridades decidieron aportar tranquilidad con un incremento de la presencia policial y municipal en las cercanías de los establecimientos educativos.

Referentes policiales de las principales comisarías de zona norte confirmaron a LA NACION que recibieron la orden de elevar la cantidad de agentes en los corredores escolares.

"Me sorprende ver más policías. Es cierto que días atrás, no estaban. Llegaron cuando surgieron los audios de WhatsApp, y las publicaciones de Facebook sobre los secuestros", dijo la madre de una alumna en la esquina de Alem y Acassuso, por donde caminan en forma diaria estudiantes del Colegio Nacional de San Isidro, del Instituto María Auxiliadora y del Colegio Santa Inés.

También en ese lugar, un matrimonio que iba rumbo al jardín con sus pequeños hijos explicó: "Por ahora, en esta zona nos sentimos seguros. Y vemos mayor presencia policial desde que se publicaron algunos rumores".

El vicedirector del Colegio Santa Isabel, Gabriel Suárez, también habló acerca de la viralización de publicaciones con advertencias sobre posibles secuestros: "No recibimos pedidos de entrevistas de los padres, tampoco recibimos otras inquietudes. Todas las actividades se desarrollan normalmente, las entradas, las salidas, y también los traslados educativos".

Por otro lado, la vicedirectora de la escuela de Educación Secundaria Nº 13, María Fernanda Ramírez, aseguró que el colegio -ubicado a pocos metros de la estación de trenes San Isidro- mantiene las medidas cotidianas de seguridad. Y dijo: "Estoy al tanto de estas publicaciones, pero no se acercaron alumnos con problemas de esas características. Tampoco los padres".

El secretario de Seguridad de Vicente López, Santiago Espeleta, ratificó en diálogo con LA NACION que no hubo denuncias por secuestros durante las últimas semanas. Y explicó: "No negamos ningún hecho de inseguridad. No tomamos ningún caso ligeramente. Tratamos este tema con mucha responsabilidad y tenemos protocolos de actuación. No descartamos ningún tipo de llamado. Contamos con una línea municipal (0800-888-8456) y cualquier vecino puede denunciar anónimamente. Tenemos una capacidad óptima de respuesta".

El funcionario detalló que se investigó -con la policía bonaerense y con representantes judiciales- todos los audios en los que se denunciaban supuestos secuestros en Vicente López, sin encontrarse informaciones que pudieses respaldar los rumores.

En la municipalidad de San Isidro la respuesta fue similar. El subsecretario de Prevención Ciudadana, Federico Suñer, dijo a LA NACION: "A pesar de la gran difusión de versiones sobre secuestros de estudiantes, en San Isidro no hubo ningún caso denunciado ante la policía o ante la Justicia y probado fehacientemente. Hemos tomado contacto con numerosos directivos de escuelas para esclarecer dudas y ponernos a su disposición".

Frente a la puerta principal del Instituto La Salle de Florida, un hombre de 40 años que aguardaba a su hijo explicó: "Es una zona segura, veo policías. Sin embargo, al mediodía los chicos salen del colegio para almorzar. Y eso está mal".

Autoridades, en alerta

Más allá del refuerzo policial, el temor por la ola de trascendidos sin comprobación llevó a los colegios a estar alertas a todo evento con algún rasgo anormal. Eso llevó a la escuela Goethe, de Boulogne, a transmitir un aviso a los padres por una situación reportada por uno de sus alumnos.

Ese mensaje señaló que el lunes pasado, a las 19, un estudiante regresaba a su hogar en San Isidro luego de una actividad particular. Según el relato del alumno una camioneta Renault Trafic blanca se acercó a él. Los conductores preguntaron por una dirección y se fueron. Pocos después, el vehículo apareció nuevamente. Y los ocupantes realizaron otra pregunta. "Esto logró llamar la atención del joven que inmediatamente se alejó del lugar", indicó el texto difundido por la escuela.

Y se agregó: "Como colegio, somos conscientes de la importancia de la seguridad de nuestros alumnos, sus familias y la comunidad en general. Por tal motivo, nos hemos comunicado nuevamente con las autoridades locales para reforzar las medidas preventivas".

Para evitar que el miedo genere confusiones, esas situaciones serán investigadas por una comisión especial de fiscales (como se informa por separado). Un caso de esas características informado por un colegio tuvo una rápida aclaración.

Policías de la comisaría 1a. de Vicente López contaron a LA NACION: "Nos llamaron por una camioneta blanca, que estaba estacionada en la intersección de las calles Félix de Amador y Juan de Garay. Supuestamente, había personas encapuchadas que miraban a los alumnos de un colegio cercano. Cuando nos acercamos, se fueron. Pero con el número de patente logramos identificar a los conductores en el partido de San Martín. Eran trabajadores que repartían mercadería con la camioneta".

Investigarán el caso de la Trafic

Las versiones sobre el uso de camionetas Renault Trafic blancas para supuestos secuestros de adolescentes se dispersaron por las redes sociales no sólo refiriéndose a colegios de la zona norte del conurbano, sino también a varias provincias. Frente a ese tema, la procuradora Alejandra Gils Carbó resolvió anteayer crear una unidad especial de fiscales para estudiar esos casos. Esa comisión deberá elevar un informe en tres meses y estará integrada por los fiscales Marcelo Martínez Burgos, Matías Di Lello, Sebastián Basso, Santiago Marquevich, Mariela Labozzetta, Diego García Yomha, Marcelo Colombo y Alejandra Mángano.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas