Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Celebra el hospital Argerich 500 trasplantes hepáticos

Hoy se conmemora el Día Nacional de la Donación de Órganos y Tejidos

Martes 30 de mayo de 2017 • 10:24
SEGUIR
LA NACION
El hospital Argerich celebra 500 trasplantes hepáticos
El hospital Argerich celebra 500 trasplantes hepáticos.

Hace 19 años nació Dante, el bebé de la primera mujer trasplantada hepática en un hospital público del país. Otra mujer, con cirrosis causada por el virus de la hepatitis C, también recibía en 1998 un hígado de donante cadavérico en el mismo centro porteño. Hace un par de semanas, volvió al hospital Argerich para un segundo trasplante, luego de sufrir de una recaída agravada de la enfermedad original.

Aquel parto dio lugar a que hoy se conmemore el Día Nacional del Donante de Órganos y Tejidos, mientras que la cirugía de la paciente, que ahora tiene 62 años, es la número 500 del Programa de Trasplante Hepático del Argerich. Fue el primer programa público del país para pacientes adultos.

El órgano se ablacionó en un centro de Mendoza y se transportó a la Ciudad para la intervención el Argerich.

Según se informó desde el Ministerio de Salud porteño, la paciente volvió a desarrollar cirrosis y, esta vez, no toleró el tratamiento recomendado. El año pasado, con otras alternativas, los médicos pudieron controlar el virus, pero la mujer volvió a descompensarse. Al detectarle un carcinoma hepatocelular, que es el cáncer de hígado más común, la incluyeron en la lista de espera para un segundo trasplante.

cerrar

La intervención fue a principios de este mes.

"El trasplante hepático es el único y último recurso con el que cuenta la comunidad médica para salvar a los pacientes con una falla aguda o crónica de su hígado. A diferencia del riñón o el corazón, para los que existen máquinas supletorias de su función, el hígado es un órgano tan complejo que no es posible reemplazarlo por una sola máquina", explicaron desde la cartera sanitaria porteña.

El procedimiento, de acuerdo con la experiencia del Programa de Trasplante Hepático de Adultos del Argerich, puede durar unas seis horas, comparado con las 12 de hace dos décadas, y con menos de una décima parte de las unidades de sangre que requerían entonces los pacientes. También disminuyó la tasa de rechazo postrasplante.

Más casos

"Es difícil hacer trasplantes en un hospital público, donde no le son ajenos los problemas y las necesidades de personal e infraestructura habituales. Faltan camas, los equipos tiene cierto deterioro. Necesitamos más apoyo para poder seguir haciendo trasplantes para la comunidad. Poder hacer mil en lugar de 500. Estamos en la Ciudad de Buenos Aires, pero atendemos a pacientes de todo el país", comentó Gustavo Braslavsky, subjefe de Trasplante Hepático del Argerich.

En la última década, en los hospitales y los centros privados en la jurisdicción se hicieron 6196 trasplantes: 2929 de riñón, 1693 de hígado, 604 de corazón y 295 de pulmón, entre las intervenciones más frecuentes. En la lista de espera del Incucai hay alrededor de 700 porteños que aguardan órganos y tejidos, como las córneas.

"A diciembre del año pasado, la Ciudad logró tener más de 25 donantes por millón de habitantes, con una media del país de 11 donantes por millón de habitantes. Esa es una excelente cifra y la idea es superar los 30 donantes por millón de habitantes", contó Luis Rojas, presidente del Instituto de Trasplante de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. "Y es un techo posible de alcanzar", agregó el funcionario.

El instituto coordina la procuración de los órganos y los tejidos para trasplantes en la jurisdicción, además del seguimiento de los pacientes trasplantados, las familias donantes, la entrega de la medicamentos de inmunosupresión a los pacientes sin cobertura que residen en la ciudad y, también, de la credencial que les permite acceder a los beneficios que les corresponden por ley a los pacientes trasplantados y en lista de espera.

Ley porteña

Hoy, a las 10, en el Salón Montevideo de la Legislatura porteña, se anunció la promulgación de la ley porteña por la que la Ciudad adhiere a la ley nacional de trasplantes. "Todos los porteños estarán incluidos plenamente en los alcances de la norma nacional", anticipó, ayer, Rojas.

Si una persona no se expresó por si o por no, la ley presupone que la persona es donante. "Es importante que quien se siente con voluntad de donar, lo diga a viva voz porque transmitirá su deseo y le ahorrará a su familia o sus seres queridos la carga de esa decisión cuando llegue el momento -explicó Rojas-. Nosotros preguntamos sobre la última voluntad del donante potencial en el caso de que no lo sea expresamente por acta. La familia da testimonio de lo que hubiese querido el paciente. Es necesario que la población pierda el miedo a donar, se interese y pregunte."

El instituto responde consultas en la línea gratuita 0800-333-6627.

cerrar

Te puede interesar