Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En un encuentro "franco y directo", Macron buscó bajar la tensión con Putin

Se reunieron durante dos horas en Versalles; fuerte advertencia sobre Siria

Martes 30 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION

PARÍS.- En un marco majestuoso, y con la idea de terminar con cinco años de escalada de la tensión entre ambos países, Emmanuel Macron recibió ayer a su homólogo ruso, Vladimir Putin , en el Palacio de Versalles. Durante su primer encuentro oficial, ambos hombres abordaron todos los temas sensibles "en forma extremadamente franca y directa", según el presidente francés.

Ambos son sensibles a los símbolos, amantes de la historia y presidentes de viejos imperios. Por eso a nadie sorprendió que organizaran su conferencia de prensa en la suntuosa Galería de las Batallas del Palacio de Versalles, que celebra las grandes justas militares de la historia de Francia. Macron y Putin se dirigieron a los periodistas de pie ante una magistral representación de la batalla de Fleurus, ganada por el general Jourdan en 1794.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron
El presidente de Francia, Emmanuel Macron. Foto: Archivo

El ambiente era glacial. El presidente francés apareció distendido, hasta autoritario, manejando a la perfección todos los temas y, sobre todo, seguro de sí mismo. Tenso, Putin dio la impresión de estar sorprendido por el aplomo del recién llegado a la política.

Antes de inaugurar la exposición consagrada a la visita del zar Pedro el Grande a Francia, en 1717, y a 300 años del inicio de relaciones bilaterales -pretexto oficial del encuentro-, se habían reunido y almorzado a solas durante casi dos horas.

Aunque no lo dijeron, la lucha contra el terrorismo fue probablemente el único punto de acuerdo. Aunque Putin y Macron difieren también en cuanto al tratamiento de la guerra en Siria. Consciente de que el líder del Kremlin sigue apoyando al presidente sirio, Macron reconoció que la necesidad de asegurar "una transición democrática preservando el Estado sirio" se deberá hacer "hablando con todo el mundo, incluidos los representantes de Bashar al-Assad". Durante ese proceso, el presidente francés estableció, sin embargo, "una línea roja": la utilización de armas químicas. "Quien las use provocará una inmediata respuesta francesa", dijo. Y exigió también un "acceso humanitario" a las poblaciones civiles.

Sobre Ucrania, Putin y Macron acordaron organizar "cuanto antes" una reunión entre Francia, Rusia, Alemania y Ucrania con el fin de obtener un panorama completo del cumplimiento de los acuerdos de Minsk. Una concesión aparentemente importante de parte del jefe del Kremlin, consciente de que esa evaluación, que deberá realizar la Organización para la Cooperación y la Seguridad en Europa (OSCE), demostrará sin duda que Moscú está lejos de cumplir lo que prometió en cuanto a la ayuda a los rebeldes del este ucraniano.

Francia, como el resto de la Unión Europea, hace del cumplimiento de los acuerdos de Minsk la condición indispensable para el levantamiento de las sanciones que pesan sobre Rusia.

En cuanto a la preocupación del gobierno francés sobre la persecución, la tortura y el asesinato de homosexuales en Chechenia, Macron afirmó que su homólogo le había indicado "haber tomado medidas" para conocer "toda la verdad" y "resolver los temas más sensibles".

El momento más tenso de la conferencia de prensa se produjo cuando una periodista rusa preguntó a Macron si permitiría que la prensa de su país pudiera seguir su actividad presidencial sin los "impedimentos" que sufrió durante la reciente campaña electoral. "Por supuesto... a condición de que sean realmente periodistas", respondió Macron.

El presidente afirmó que ése no era el caso de Russia Today y Sputnik, dos agencias oficiales del gobierno que se "comportaron como órganos de influencia y de propaganda". También los acusó de haberse "librado a una intensa campaña de desinformación y de agravios personales". En los últimos meses, el comité de campaña de Macron también fue víctima de varios actos de pirateo informático, atribuidos a hackers prorrusos.

Putin, por su parte, negó haber intentado influenciar en la campaña y ser responsable de los ataques informáticos, y rechazó sus preferencias por la líder de extrema derecha Marine Le Pen.

Por si quedaba alguna duda sobre el tenor del intercambio, interrogado sobre una supuesta ausencia de calidez durante el encuentro, Macron respondió: "La diplomacia no es una cuestión de química personal. Consiste en aportar soluciones a problemas concretos. La calidez está en esta pieza, en la historia que nos rodea. Tuvimos un diálogo franco y directo. Nos dijimos todo lo necesario".

Emmanuel Macron - Presidente de Francia

"La diplomacia no es una cuestión de química personal. Consiste en aportar soluciones a problemas concretos. Tuvimos un diálogo franco y directo. Nos dijimos todo lo necesario."

En esta nota:
Te puede interesar