Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Asesinan a una mujer en un presunto ajuste de cuentas

La balearon delante de su hija; le exigían plata de su ex pareja

Martes 30 de mayo de 2017

LA PLATA.- Forcejeó con uno de los cuatro encapuchados que entraron en su casa en busca de su ex pareja, de quien se había separado hacía tres semanas. Les dio la plata que tenía, unos 20.000 pesos, pero vio que uno de ellos había encontrado una pistola Bersa suya; les pidió que no se la llevaran y forcejeó para recuperar el arma. Sonó un tiro, que dio en el pie del intruso; en respuesta, otro de los sujetos le apuntó y abrió fuego. Un certero disparo en la cabeza, a quemarropa, segó la vida de Patricia Sprigrieshber, de 49 años, delante de su hija de 18 y de su hijo de 7, en su casa de la ciudad de Marcos Paz.

Aunque todavía no descartan ninguna hipótesis, para los investigadores podría haberse tratado de un "ajuste de cuentas", ya que los encapuchados -que vestían chalecos antibalas y prendas de tipo policial, y se comunicaban por Nextel- entraron a la casa preguntando por "El Pitufo", Oscar Alberto Báez, que hasta hacía tres semanas había vivido con Patricia. Báez es dueño de la feria de ropa El Gauchito Gil, de Mariano Acosta, y tiene antecedentes por robo y piratería del asfalto. Según consta en la causa, los intrusos le exigieron a la víctima que les entregara "la plata de la feria, la plata de la droga o la droga".

El hecho ocurrió anteayer al mediodía, cuando cuatro sujetos con sus caras cubiertas, con chalecos, borceguíes y prendas como las de la policía -así los describió Lucía, la hija de la víctima- bajaron de una camioneta Ford F100 y entraron por la fuerza en la vivienda de Misiones 99.

Según relató la chica, les preguntaban "dónde está El Pitufo" y exigían el dinero. Patricia les dijo dónde estaba la plata, pero ahí también estaba la Bersa. Eso dio pie al forcejeo y a los tiros. En esa refriega, a quien le disparó se le habría corrido la bufanda que le tapaba la cara: era un joven de entre 25 y 30 años. El hermano de Lucía le vio a otro de los intrusos una "barba blanca".

La joven dijo que luego de que le dispararan en la cara a su madre, a corta distancia, pudo escuchar que, a través de Nextel, uno le dijo a alguien: "Ya está, Ya está. Ya tenemos todo, vamos para ahí". También sostuvo que habían intentado secuestrar a su hermanito y que quien parecía ser el jefe "es una persona que sabe a la perfección" como se manejaban en la casa. Los sujetos huyeron en la F100 y en el Audi A4 de la víctima, que murió a poco de entrar al hospital.

Te puede interesar