Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En el nombre del padre, del hijo y de Taylor Swift

SEGUIR
LA NACION
Domingo 04 de junio de 2017
0

"La comedia del hombre empieza así/ nuestros cerebros son demasiado grandes para las caderas de nuestras madres." Estas líneas son las primeras que se escuchan en Pure Comedy, el extraordinario tercer disco del músico estadounidense Father John Misty: integrado por "trece canciones tragicómicas sobre el destino de la humanidad", es un pequeño acontecimiento musical recién editado. Si su primer álbum fue definido por él mismo como "estar borracho en la cama con una porción de pizza colgando de la boca a las cuatro de la madrugada", y el segundo como "una exploración del amor, la intimidad y el matrimonio", éste es un manifiesto ácido sobre los tiempos que corren: en una hora y cuarto, la vocación introspectiva de un cancionista folk y el espíritu escandaloso de un panelista chimentero que dirige sus brulotes contra la tecnología que atonta a los hombres y que, en la amarga incongruencia entre su cabezota y las caderas maternas, sólo dependen de la gentileza de algún extraño que "sea lo suficientemente amable como para completarnos".

Su mitología personal dice que estaba llamado a ser cura hasta que descubrió el rock. ¡Padre nuestro! A los 36 años, Father John Misty denuncia que la religión no es más que una excusa para rendirnos pleitesía a nosotros mismos sin que nos tilden de ególatras: "No es casual que Dios tenga nuestro rostro y actúe como nosotros", dijo a una revista española, antes nomás de confesarse: "Hay algo bello en la fe, aunque sea totalmente irracional. Yo hablo con Dios aunque no crea en Él". Hijo mayor de los cuatro nacidos en el seno de una familia ultracristiana, hasta los doce años sólo quiso ser pastor evangélico. Y entonces descubrió la guitarra. Y a Bob Dylan. Ex baterista de la banda Fleet Foxes, ahora Father John Misty es un treintañero de pelo revuelto y anteojos de sol que posa con el garbo de un top model abúlico. En los últimos años, escribió canciones para Lady Gaga y Beyoncé, y aunque prometa que no volverá a hacerlo, porque no quiere rendir culto a la personalidad, en Pure Comedy predice que en un futuro cercano cualquiera podrá acostarse con Taylor Swift. Como en toda fábula fatalista, la obrita deja un gusto agridulce: con una mezcla virtuosa de humor negro y melodías clásicas, y con un deseo manifiesto de "cantar sobre los grandes temas", actualiza la figura del songwriter de discurso sólido para una época de relaciones líquidas, como si Dylan leyera a Bauman y cantara directo a la camarita del Snapchat.

Casi un obstetra de la moral promedio, Father John Misty repite una vieja hipótesis evolutiva: se dice que los embarazos humanos duraban catorce meses, pero era imposible que saliéramos del útero materno porque nuestras cabezas eran muy grandes. Por eso ahora nacemos cinco meses antes, pero malformados e indefensos. Y en esa parábola encuentra la moraleja para hablar de amor que, en definitiva, es lo que hace cualquier cancionista: "No logramos sobrevivir sin que nos cuiden esas primeras semanas. El amor no es una experiencia poética ni trascendental sino totalmente pragmática. Si te interesa sobrevivir, no tenés más remedio que buscar amor".

CINCO CANCIONES DE PURE COMEDY, EL NUEVO DISCO DE FATHER JOHN MISTY

Pure Comedy

El tema que da título al álbum, una reflexión sobre el nacimiento que intenta responder con gracia una pregunta vital: "¿Qué significa todo esto?".

Ballad of the Dying Man

Según la revista Pitchfork, "un tema que vas a amar odiar": el hombre moribundo del título es el crítico cultural que hace comentarios elusivos que pocos pueden entender.

The Memo

Un manifiesto en la era del bullying, donde se canta que el amor propio no te matará, sino aquellos que te odian y se aprovechan de tu vulnerabilidad.

Leaving LA

Una declaración de respeto y desprecio a la ciudad de Los Ángeles, esperando el día que llegue el gran terremoto y los dueños dejen libres a sus perros.

Total Entertainment Forever

La canción más polémica (¿profética?): gracias a la realidad virtual, tras comer y lavar los platos, todos vamos a poder ir a la cama con Taylor Swift.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas