Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Para May, los comicios anticipados dejaron de ser una apuesta segura

La primera ministra pierde terreno frente al laborista Corbyn

Miércoles 31 de mayo de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La premier británica visitó ayer una casa de ropa en Accrington
La premier británica visitó ayer una casa de ropa en Accrington. Foto: Reuters

MADRID.- Los nervios están a punto de explotar en la campaña británica. Lo que hasta hace poco se proyectaba como un recorrido previsible que desembocaría en un aplastante triunfo de la primera ministra Theresa May ha girado hacia un cruce de final más abierto.

"De pronto, esto se ha puesto de lo más interesante", coinciden analistas. El cambio de escenario viene alimentado por un doble fenómeno: la caída en picada en las encuestas de la conservadora May y la galopada de repunte que está dando el laborista Jeremy Corbyn.

Las cosas no podrían estar más emocionantes cuando falta apenas una semana para los comicios anticipados a los que May convocó convencida -ella y los suyos- de que humillaría a los laboristas.

"Lo que hay que preguntarse hoy es si el tiempo que resta da suficiente oxígeno para que Corbyn convierta esa remontada en votos", previno John Reinhold, en las páginas del influyente The Guardian.

Apuntó con eso a que buena parte del descontento con May anida en la franja más joven de ciudadanía, que suele movilizarse menos a la hora de votar. Aun así, el giro es tan abrupto que los estrategas de campaña, sobre todo de los conservadores, han tenido que forzar el paso y generar cambios de urgencia para relanzar a la candidata.

El recurso ha sido el más fácil: volver a poner el foco en el Brexit -tal como se denomina el proceso de salida de Gran Bretaña de la Unión Europea (UE)- y dejar todo lo demás en la nebulosa. Como si con ese paso -que para muchos será un gran error- se solucionara todo.

Pero Corbyn, que arrancó el desafío electoral con el ánimo de un enano frente a un gigante, siente ahora que tiene el viento en la espalda y, en la mano, el sueño de pintar su campaña como epopeya.

De hecho, la distancia poco menos que insalvable de 20 puntos con que arrancó quedó reducida hoy a su tercera o cuarta parte, según quien mida. Una distancia de entre 5 y 12 puntos que, si bien sigue siendo considerable, ya abre puertas a un final más abierto.

¿Qué pasó para semejante cambio? Mucho se ha modificado desde que, el pasado 18 de abril, May llamó a elecciones anticipadas convencida de que sería una segunda Margaret Thatcher. La mujer que arrinconaría al laborismo por muchos años.

Las proyecciones hablaban por entonces de un triunfo "tory" con una diferencia a su favor de más de cien bancas en el Parlamento. Lo suficiente para imponer sus políticas y asegurar la "opción dura" con la que May quiere plantear la salida británica de la UE.

Luego empezaron los errores. La primera ministra anunció políticas sociales que no gustaron; los suyos empezaron a pelearse entre sí; ella tuvo que ensayar una vergonzosa rectificación -"nada ha cambiado", dijo, tras haber anunciado cambios- y puertas adentro la desconfianza y el miedo crecieron al extremo de forzar realineamientos de urgencia en el comité de campaña. Todo, en un desesperado intento de hacer correcciones.

Del otro lado, el hasta entonces timorato Corbyn sedujo con un "manifiesto de izquierda" con el que puso la proa en el rescate del sistema de sanidad, la renacionalización de los trenes y recortes en el abusivo precio de la energía. "Corbyn no tiene experiencia. No podría presidir un club", atacó May.

El brutal atentado de hace más de una semana en Manchester no parece haber tenido impacto decisivo en la intención de voto, aunque sí fue usado por Corbyn. Para el laborista, parte de la explicación hay que buscarla "en la errónea política exterior" del gobierno conservador.

Cuando ambos contendientes entran en la recta final, May se vio forzada a hacer una nueva corrección. Ella, que de tan segura del triunfo se negó a dar debates televisivos, tuvo que aceptar lo más parecido a ese formato con una entrevista ante las cámaras junto a su rival.

No la pasó bien. Se mostró a la defensiva, soportó risitas y burlas del público y, sobre el final, apeló al recurso de mostrarse como una líder capaz de irse de Europa de un portazo si no hay acuerdo "satisfactorio" con Bruselas sobre el precio y las condiciones de salida.

Corbyn retrucó que no será necesario llegar a esos extremos porque, si es él quien gobierna, "con seguridad" habrá entendimiento de partes. Además, se burló abiertamente de la "fanfarronería" de May.

"Usted ha cambiado tantas veces de posición en los últimos días que si va con esa actitud" a Bruselas, los negociadores de la UE sabrán que solamente es "una bravucona que hace agua al primer cañonazo".

Ariana Grande vuelve a cantar en Manchester

La cantante norteamericana Ariana Grande realizará el próximo domingo un concierto repleto de estrellas en Manchester a beneficio de las víctimas del atentado del 22 del actual. Entre otros, actuarán Justin Bieber, Katy Perry, Miley Cyrus y las bandas británicas Take That y Coldplay. Lo recaudado se destinará al fondo We Love Manchester, creado por la alcaldía de la ciudad junto con la Cruz Roja. Grande, de 23 años, ofrece entradas gratis para el concierto benéfico a todos los que estuvieron el día del atentado, que dejó 22 muertos. El concierto se realizará en el estadio de críquet de Old Trafford, en Manchester, y la BBC lo transmitirá por radio y televisión. La joven estrella quedó muy impactada por el atentado en el Manchester Arena y aún estaba en shock cuando, pocas horas después, regresó a su hogar, en Florida. No dejó de enviar mensajes de solidaridad a los familiares de las víctimas y afirmó que quería comprometerse en iniciativas concretas para ayudar a la ciudad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas