Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los socios de SanCor aprobaron el plan de reestructuración

La cooperativa láctea incorporará socios y negociará la venta de plantas industriales

Miércoles 31 de mayo de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

SANTA FE.- SanCor Cooperativas Unidas Limitada se reestructurará para sobrevivir. Pero, según sus directivos, "no desaparecerá". Aunque el achicamiento, de fracasar, tendrá impacto social. Si se mantienen cerradas las cinco plantas productivas que dejaron de operar hace casi seis meses, habrá un millar de trabajadores en la calle .

Aun así, lo que parecía iba a generar un intenso debate, con consecuencias imprevisibles, se transformó en algo sencillo y contundente. La asamblea de asociados a la cooperativa SanCor, con sede central en Sunchales, 135 kilómetros al oeste de esta capital, aprobó por unanimidad su reestructuración, que incluye iniciar la reconversión y aceptar la injerencia que tendrá en sus decisiones y manejos financieros el fideicomiso acordado con el Gobierno. También se aprobó la incorporación de socios externos.

La reunión de un poco más de un centenar de asociados, según lo convalidado por la Comisión de Poderes, terminó aprobando, en las primeras horas de la tarde de ayer y por unanimidad, los lineamientos dispuestos en la orden del día para la reestructuración de la empresa -el llamado Plan SanCor- y el fideicomiso acordado a comienzos de este mes con el gobierno nacional. La Comisión de Poderes resolvió excluir de la asamblea a los productores que dejaron de remitir leche en los últimos meses.

SanCor se reestructurará para sobrevivir
SanCor se reestructurará para sobrevivir. Foto: Archivo

La asamblea, de la que participaron síndicos, directivos y productores asociados, decidió "delegar en el Consejo de Administración y/o apoderados de SanCor para que negocien las condiciones, contrataciones, cláusulas contractuales, términos y condiciones y demás documentación" para implementar ese plan y el fideicomiso financiero de administración, y suscribir los documentos necesarios que corresponda a ese efecto", según se precisó al término de la asamblea, mediante un comunicado.

A partir de esta decisión, la conducción de la empresa comenzará el plan de reestructuración, mientras el fideicomiso aprobado inyectará $ 450 millones para sanear la economía de la cooperativa en crisis. Ese monto provendrá del Fondo para el Desarrollo Económico Argentino (Fondear), que alimenta el gobierno nacional.

De esta manera, la puesta en marcha del plan significa el paso previo para el ingreso de un socio a la empresa, con lo que comenzaría a definirse la situación que atraviesan varias plantas que están paralizadas y que vienen siendo apuntadas entre las que cerrarían. En esa condición se encuentran los establecimientos de Brinkmann y de Coronel Moldes, en Córdoba; Centeno y San Justo, en Santa Fe, y Charlone, en Buenos Aires.

Destino de las plantas

El comunicado oficial de la empresa no abunda sobre el destino de estas plantas. No obstante, se sabe que la planta de Centeno tiene un potencial comprador. Se trata de La Tarantela, distribuidora de productos lácteos de la provincia de Buenos Aires, que ratificó su voluntad de adquirente. Si se adopta esta decisión, el traspaso demandará un mínimo de seis meses, teniendo en cuenta el proceso legal y técnico que se necesita. Sobre la chance de convertirla en cooperativa de trabajadores, dependerá de lo que articulen o agilicen desde los Estados provincial y nacional.

En Coronel Moldes, Córdoba, se rumorea que una cooperativa de trabajadores quiere comprar las instalaciones. En Brinkmann, su intendente reconoció que la planta podría cerrarse, pero que existe un proyecto para que las instalaciones sean destinadas a otro proyecto industrial.

Durante la asamblea se insistió en sostener que para que la continuidad de la empresa sea viable, no sólo se necesita el respaldo económico del Gobierno, sino salir a buscar un millón y medio de litros de leche diarios (actualmente procesa apenas 800.000 litros), por lo que la firma piensa acortar los pagos a los tamberos para lograrlo. Pero todavía falta cancelar deuda con tamberos, distribuidores y proveedores, entre otros. En muchos casos, hace ocho meses que no cobran.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas