Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Redescubrir Montevideo

La capital uruguaya está a tres horas de barco. Muy cerca, pero con el gustito de otro acento, otros hábitos, otro país. Y aunque los porteños nos obstinemos en verla siempre igual, a la ciudad le pasan cosas. Es otra. Parecida, pero distinta. Este es el momento para ir a redescubrirla.

Mural en el Museo Gurvich.
Mural en el Museo Gurvich.. Foto: Lugares / Soledad Gil
Martes 26 de diciembre de 2017 • 17:27
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Reconozcámoslo: a los porteños nos gusta pensar Montevideo como la Buenos Aires de otro tiempo, nos regodeamos con esa imagen de nostalgia, art déco, mate, barrio, murga, ramblas limpias, con vista al río -o al mar, como ellos lo mentan- y sólo 40 minutos para ir de Carrasco a Ciudad Vieja. Quién pudiera.

Pero Montevideo ya no es sólo eso. Al aeropuerto de Carrasco o el World Trade Center se han sumado otras señales. La ciudad tiene grúas por aquí y por allá, indicios de que la construcción está en alza, las promociones bancarias alientan el consumo con sus días de descuento, Uber llegó para quedarse, hay espacios de diseño y cowork como Sinergia , propuestas de cocina vegana como Cocina Redonda , la cárcel de Miguelete convertida en Espacio de Arte Contemporáneo (EAC), el Mercado Agrícola -recuperado en 2013 justo cuando cumplía un siglo, y que ha devenido en gran feria de puestos de productos orgánicos, importados, para celíacos, un verdadero templo para los foodies-, un montón de turistas brasileños, autos chinos, ferias pop up y eventos. Entre estos últimos, Mesa Brava llevó a cabo en marzo de 2017 su edición número 21.

El chivito es y seguirá siendo. Pero también están el brunch y el tapeo. Tristán Narvaja bien puede convivir con las marcas cool como Majo Rey y Srta Peel (lencería), Mutate (objetos y sastrería masculina), Cápita (calzado de hombre), Ana Livni (fieltro y lana), entre muchos otros. Todos juntos, pero no revueltos, están ahí para quien quiera descubrirlos.

1) Brunch

El fin de semana Montevideo cultiva esa combinación de desayuno y almuerzo que los americanos llaman brunch y aquí se propaga como mancha venenosa. En algunos casos la propuesta es buffet a elección, en otros es a la carta y los hay también con menú fijo:

Cebollatí 1326 . Es uno de los mejor posicionados es el de Santiago Barriola. El sitio es minúsculo, por lo que la gente se sienta a comer en la vereda las delicias que prepara "Sanjo", como llaman al chef Martín Sanjinés.

Candy Bar . Del rosarino Hernán Farsaci y la uruguaya Mariana Valiño. Se conocieron en Barcelona: él cocinaba y ella hacía los tragos; de modo que la propuesta de tapas y coctelería estaba clara. Sólo faltaba el lugar, pero cuando le dijeron que el tradicional Candy Bar, punto de encuentro de los parroquianos del Barrio Sur desde 1974 iba a cerrar, no lo dudaron y allá fueron.

Cebollatí 1326 en Montevideo, una buena opcón para el brunch del sábado.
Cebollatí 1326 en Montevideo, una buena opcón para el brunch del sábado.. Foto: Lugares / Soledad Gil

Santé Café & Cocina. Otra rosarina que está haciendo roncha en Ciudad Vieja con su brunch de sábado es Irene Delponte.

Sucré Salé . Ubicado en el jardín de la Alianza Francesa es a la carta y válida para sábados y domingos.

Oslo Brunch Natural . Se organiza una vez por mes y en sitio a confirmar en su página de Facebook Productos orgánicos e inspiración escandinava convocan a locales y turistas alrededor de un smørrebrød.

2) Tristán Narvaja

Es la cita obligada del domingo. Arranca entre las 9 y las 10 y termina cerca de las 16. Pocas ferias hay que combinen las verduras frescas con los adaptadores chinos, los Patoruzú del año 60, las copas de cristal tallado, los teléfonos de baquelita, alguna que otra gallina para el puchero, un conejo y un batón de la abuela. El punto de inicio bien puede ser Tristán Narvaja y la Av. 18 de Julio, pero llega hasta Paysandú y más allá, dispersándose en un mar de puestos que se desgranan por las calles adyacentes a este y oeste. Los orígenes de la feria se remontan a 1909 y es probable que a ello obedezca esa vocación local de sacar una mesa a la calle y vender todo aquello que en casa no se precisa: un cenicero de lata, una vieja radio, las championes (zapatillas) de los chicos. Tristán Narvaja es como el mate y el carnaval, pura idiosincrasia montevideana.

La feria de Tristán Narvaja.
La feria de Tristán Narvaja.. Foto: Lugares / Nicolás Janowski

3) Candombe y Carnaval

A los montevideanos les gusta decir que su carnaval es el más largo del mundo. Dura 40 días, desde mediados de enero hasta finales de febrero. En realidad, el año arranca ahí, cuando cuelgan los tambores y las lentejuelas, sólo hasta que retoman para los ensayos del año siguiente. De este lado de la costa, el desfile de Llamadas y las murgas son lo más conocido, pero allá la cuestión va mucho más allá. Las letras de las murgas tienen un alto contenido de humor y sátira social y política; son la voz del pueblo, y jugaron un importante papel socio-cultural durante la dictadura (1973-1984).

De pura raigambre africana, el candombe fue declarado patrimonio cultural intangible de la humanidad por la UNESCO en 2009. Sus raíces hay que buscarlas en Barrio Sur, Palermo y Cordón. El desfile de Llamadas sigue siendo en la calle, a pocas cuadras del conventillo Mediomundo, que lo vio nacer. Arranca en la intersección de Carlos Gardel y Zelmar Michelini y avanza con sus personajes -la mama vieja y el gramillero (los Reyes), el escobero, el bastonero y el lancero- por Carlos Gardel, Isla de Flores, finalizando en Minas. Si febrero está fuera de los planes y uno llega en temporada baja, hará bien en apuntarse los domingos por la mañana al recorrido que la asociación C 1080 realiza por el Barrio Sur. La caminata pasa por el mural de la gran Martha Gularte -vedette y bailarina del barrio, célebre en los años 60 y 70 que rivalizó con otra grande, Rosa Luna- y concluye en la sede de la agrupación con un pequeño taller y demostración de cómo tocar el chico, el repique y el piano -los tres tipos de tambores- que juntos forman la cuerda.

El grupo Cayó la Cabra en el Teatro El Galpón de Montevideo.
El grupo Cayó la Cabra en el Teatro El Galpón de Montevideo.. Foto: Lugares / Nicolás Janowski

Hay mucho que aprender, y Murgas y Sociedad de Negros y Lubolos (la categoría de las comparsas de candombe) no son las únicas. Están también Parodistas, Humoristas y Revista. La asociación DAECPU (Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos del Uruguay) y un jurado de notables seleccionan y evalúan a las agrupaciones que se presentan en el teatro de verano Ramón Collazo del Parque Rodó. En marzo todavía hay chances de ver algunos espectáculos en el teatro El Galpón, donde se presentaron este año los parodistas de Aristóphanes y la murga Cayó la Cabra (foto), entre otros.

4) Hoteles Nuevos

El desembarco de marcas como Hyatt o Hilton verifican la llegada de nuevas inversiones, pero no se trata sólo de eso. Hace 15 años una apuesta como la de Roberto Begnini en Casa Roberto hubiera sido impensable: no había público para una casa antigua del Barrio Sur reciclada con el buen gusto que este periodista y decorador veronés supo darle.

Hilton Garden Inn . tiene ascensor exclusivo para huéspedes que conecta desde el lobby con el Montevideo Shopping. Los pasajeros reciben una variedad de descuentos especiales al hacer check in en cualquiera de sus 172 modernas habitaciones, y lo eligen también por su ubicación estratégica, en el corazón del World Trade Center.

Alma Histórica Boutique Hotel . Con más servicios y excelente ubicación, en plena plaza Zabala, es un reflejo de los nuevos bríos que circulan por la ciudad. Se trata de un hotel con 15 habitaciones temáticas (Julio Sosa, Pedro Figari, Joaquín Torres García, Juana de Ibarbourou, entre otras, cada una decorada con objetos inspirados en las figuras que le dan nombre), y un acogedor comedor donde el desayuno se sirve con cristalería y vajilla antigua: nada hace juego con nada, más que con el tiempo que los ennoblece. Es base inmejorable para quien va por pocos días, porque se puede ir a pie a todos los highlights de la Ciudad Vieja y el Centro.

Hotel Hilton Garden Inn de Montevideo.
Hotel Hilton Garden Inn de Montevideo.. Foto: Lugares / Gentileza Hilton Garden Inn

Hyatt Centric . Es el primero en su tipo fuera de los Estados Unidos. Pensado para millennials atentos al lifestyle y la ubicación, pero que no son tan afectos al lujo, este hotel de 178 habitaciones, emplazado justo frente al gran cartel de Montevideo que instaló la municipalidad en 2012, es contemporáneo, cómodo y muy bien decorado. Sus áreas públicas rinden homenaje a lo que fueron las casonas de las ramblas de Pocitos.

Oliva . El patio del hotel de 30 habitaciones ubicado en Punta Carretas está comandado por un olivo. Lino, hierro y madera fueron los elementos elegidos por sus decoradores, Ricardo Ferber y Hassen Balut.

Bit Design Hotel . Excelente representante de un nuevo tipo de hotel que escaseaba en la ciudad: moderno, de óptima relación precio-calidad, con buena ubicación y desayuno bien servido. A ello, este hotel de 49 habitaciones suma la posibilidad de disponer de estacionamiento sin cargo para autos chicos, y que está a una cuadra del shopping de Punta Carretas.

5) Diseño

Sinergia Design. Es una vieja fábrica de vidrio reconvertida en 6000 m2 dedicados al diseño, con espacio de cowork (un paso más allá de la "oficina virtual", que invita más a la interacción entre sus participantes y al networking) y locales para emprendedores. La compañía que ya ofrecía coworks en Carrasco, Palermo y el World Trade Center y que convocó para este lanzamiento de las ex Vidrierías Unidas (Colonia 2235) a la escuela de diseño de Pablo Giménez, los muebles de Juan Artola con su marca Moaa, la ropa de Rotunda, entre muchos otros.

Tienda. Concept store donde se reúnen marcas como Mutma, Santo Mar, Pastiche, los tejidos de Ramona o los anteojos de Mr. Boho) ratifican las ideas del diseñador Carlo Nicola, de Menini Nicola, respecto de sus muebles. "Nos animamos a más, con diseños más osados, porque tenemos nuevos clientes. Antes nuestro espacio estaba acotado a un mueble, a un rincón; hoy tenemos la oportunidad de pensar todo el interiorismo", dice. Por eso, después de haber ganado un premio en Brasil en 2008 con la silla Guga, se lanzaron a nuevas iniciativas, como pueden ser los muebles que combinan con lanas fieltradas en colores jugados de Malabrigo Yarn: verde loro para la línea Cerros de banquetas llamadas Paisaje Oriental, celeste para los biombos colgantes, arena para las poltronas Duna. Para Carlo, el de Montevideo es un "constante desperece", algo que no termina de cobrar ritmo porque así lo quieren: "Buenos Aires o San Pablo son una cachetada: ibas a Palermo Soho cuando empezó a estar de moda y había dos negocios; volvías a los dos años y todo el barrio había explotado; acá no. Acá no queremos que explote. Acá el diseño responde a la velocidad de la ciudad". Que, está claro, avanza sin prisa, pero sin pausa.

6) Art Déco

Pocas cuadras del centro alcanzan para confirmar que la capital uruguaya condensa una cantidad de edificios Art Déco que no tienen nada que envidiarle al distrito de Miami. Para apreciarlos mejor, a finales de 2016 se presentó la aplicación ArtDeco MVD . Entre más de 2000 edificios clasificados, los imperdibles son el Palacio Díaz en la 18 y Ejido, algo así como el Empire State de Uruguay, el edificio Tapié (Santiago de Chile y Constituyente), el Rex (18 de Julio esq. Julio Herrera y Obes), el Rinaldi (Av. 18 de Julio 839) y el edificio San Felipe y Santiago, en Guayabo y Tristán Narvaja. Conocida como el Castillo Pittamiglio, es reconocible por la curiosa proa que asoma al mar coronada por una Victoria de Samotracia. No califica como ejemplo de art déco, pero es otro emblema de la ciudad. Pittamiglio fue discípulo de Francisco Piria, fundador de Piriápolis.

Palacio Díaz, algo así como el Empire State de Uruguay, en 18 y Ejido.
Palacio Díaz, algo así como el Empire State de Uruguay, en 18 y Ejido.. Foto: Lugares / Soledad Gil

7) Libros

A las librerías de culto tradicionales de Ciudad Vieja como Puro Verso y La Lupa se sumó en mayo de 2016 la nueva propuesta de Alejandro Lagazeta y Pablo Braun. El primero tuvo un puesto de libros en Tristán Narvaja hasta que abrió en 2009 La Lupa, sobre calle Bacacay y más tarde creó la editorial Criatura . El segundo es porteño y propietario de Eterna Cadencia. Ambos bien del palo, remodelaron esta casona antigua en Palermo, convirtiendo el patio en un agradable bistró donde se sirve café de MVD Roasters , la primera empresa tostadora de café de Uruguay, y cocinan Alejandro Morales y Florencia Courrèges de La Huella de José Ignacio, uno de los restaurantes mejor rankeados del país.

El salón de Escaramuza.
El salón de Escaramuza.. Foto: Lugares / Nicolás Janowski

Roberto Cataldo, en cambio, permanece en el rubro del libro usado donde arrancó en 1960. Se independizó en 1973, tuvo librería en Punta del Este, hasta que hace tres años se instaló en el ex cine Los Ángeles, a pocos metros del Palacio Salvo (Plaza Independencia 1382) en una especie de Grand Splendid del usado, léase dos subsuelos abarrotados de libros en las escaleras, las galerías y hasta la sala donde se proyectaban películas "franja verde" como El trueno entre las hojas, con la Coca Sarli, inconveniente para señoritas. La mudanza fue una tarea titánica y Roberto, su esposa y su hijo aún no han podido acomodar los miles y miles de ejemplares. Que sería genial abrir un café allí abajo Roberto lo sabe, pero las autoridades municipales requieren obras muy complejas para habilitar ese ámbito mágico que hoy oficia de depósito.

8) Reductos gourmet

Por algún motivo dos de los mejores y más nuevos restaurantes de Montevideo han compartido esquina: la de Cerrito y Treinta y Tres en plena Ciudad Vieja. Allí se instaló Martín Lavecchia cuando llegó de Barcelona con su flamante Foc ("fuego" en catalán), pero los astros se alinearían solo después de la mudanza a Punta Carretas.

Foc. Con un sitio reformulado por el arquitecto Leo García, Martín Lavecchia consiguió el ambiente perfecto para el menú degustación que tenía en mente: seis pasos que integran, por ejemplo, chipirones y morcilla grillados con parmentier de jamón crudo y reducción de aceto (foto), pesca del día con azafrán y papas rösti, rack de cordero con salsa de frutos rojos, couscous y zapallo, y de postre crema de limón con crumble y helado de naranja y mousse de cardamomo con galleta de avena y nuez y helado de strudel.

Toledo. Desde febrero de 2016 el chef Gastón Blundell y su socio Francisco Beramendi ofrecen mediodías de tapeo que incluye huevos rotos, tortilla, berenjenas con parmesano, gazpacho, pulpo con papas y menos ibéricos ravioli de zucchini, causita de trucha, o pad thai.

9) Palacio Salvo

En 1922, los hermanos Ángel, José y Lorenzo Salvo, devenidos en exitosos empresarios textiles, decidieron diversificarse y abrir un hotel de lujo. Para ello habían adquirido el terreno frente a la Plaza Independencia donde estaba la confitería La Giralda.

Los Salvo le encomendaron a Mario Palanti, el mismo arquitecto del edificio Barolo de la porteña Avenida de Mayo, una modernísima torre de hormigón, que durante muchos años fue la más alta de la ciudad. Se inauguró en 1928, pero no con la mejor estrella. Cinco años después, el 29 de abril de 1933, José Salvo murió después de haber sido atropellado por un auto. La investigación judicial determinó que su yerno Ricardo Bonapelch había contratado a alguien para matarlo, y así recibir antes la herencia de su esposa María Elisa Salvo. Desde entonces, el fantasma de José -al que los vecinos terminaron llamando Pedro- habita el séptimo piso. Y aún hoy aparecen misteriosas cartas dirigidas a él en los rincones: nadie se anima a abrirlas, pero se estima que son pedidos al espectro.

La fachada del palacio Salvo.
La fachada del palacio Salvo.. Foto: Lugares / Nicolás Janowski

El Salvo vivió una etapa de cierto olvido y decadencia hasta que las autoridades municipales y la administración tomaron cartas en el asunto y la recuperación del edificio se puso en marcha. Se recicló el vitraux del italiano Albertazzi, se ampliaron las visitas turísticas y hace pocas semanas el palacio recuperó su luminaria, ese pequeño faro que miraba y ha vuelto a mirar al Barolo, del otro lado del Plata, y más allá, al mundo entero.

Si pensás viajar...

Dos días en Ciudad Vieja y dos en Pocitos o Punta Carretas resultan la mejor manera de conocer la ciudad y sus barrios más pintorescos.

DÓNDE DORMIR

Hilton Garden Inn.http://www.hiltonhotels.com

Hyatt.https://montevideo.centric.hyatt.com/en/hotel/home.html

Smart Hotel. Andes 1240 esquina Soriano | www.smarthotelmontevideo.com

Own. José Luis Zorrilla de San Martín 177, Punta Carretas | www.ownmontevideo.com

DÓNDE COMER

Su-Bar. Jackson y Maldonado |Referente del bodegón local atendido por el auténtico gallego José Pepe,Pita, siempre detrás de la barra, y su mujer uruguaya Luci Labandera.

La Esquina del Mundo . 2 de Mayo 1551 | Juan Carlos Karakeosian tuvo en esta misma dirección hace 20 años un puesto de verduras de nombre singular: "Los pequeños ojos rojos de la tía Gregoria".

La Linda. Potosí 1666, Carrasco | www.lalindabakery.com

La panadería de Manantiales (Punta del Este) abrió recientemente en una casona con grato fondo en el barrio de Carrasco.

Lavender. Mones Roses 6605 esquina Divina Comedia, Carrasco | www.lavender.com.uy |Tomar el té en un vivero.

PASEOS Y EXCURSIONES

Fundación Mario Benedetti. Joaquín de Salterain 1293, esquina Guaná | www.fundacionmariobenedetti.org

CDF (Centro de Fotografía ). Av. 18 de Julio 885 | cdf.montevideo.gub.uy

Caminata Barrio Su r. paseobarriosurcandombe@gmail.com | FB: Paseo Barrio Sur Candombe . El punto de encuentro es Zelmar Michelini y Durazno.

Museo del Cannabis. Durazno 1784 esq. Yaro | museocannabis.uy

COMPRAS

Rotunda.www.rotundastore.com |Una marca 100% uruguaya de ropa y calzado femenino.

Escaramuza . Pablo de María 1185 | www.escaramuza.com.uy

Menini Nicola . San José 967 of 5 | www.menini-nicola.com |Muebles e interiorismo.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas