Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una ayuda para los adolescentes que salen de institutos

Ayer, el Senado la fijó por ley; beneficia a casi 15.000 chicos

Jueves 01 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

En la Argentina hay 14.675 niños y adolescentes privados de cuidados parentales, es decir, que debieron ser desvinculados de sus familias de origen por situaciones de abandono, abuso o violencia y alojados al cuidado en instituciones especiales. Al cumplir 18 años deben abandonar esos institutos, pero la enorme mayoría no cuenta con apoyo ni herramientas suficientes para enfrentar la vida adulta.

Ante este problema, el Senado aprobó, ayer, por unanimidad una ley que establece un programa de egreso integral para jóvenes de entre 13 y 21 años sin cuidados parentales. El plan incluirá el otorgamiento de un beneficio económico equivalente al 80% del salario mínimo vital y móvil -que hoy es de $ 8060- a ser percibido cuando egresen de las instituciones hasta los 25 años. Como contrapartida deben continuar sus estudios, capacitarse laboralmente o trabajar.

El programa, ideado por la diputada Carla Carrizo (UCR-CABA), será de adhesión voluntaria. Contempla dos tipos de ayuda: además de la económica prevé un plan de acompañamiento a partir de los 13 años, que estará a cargo de un referente cuya función será apoyarlo en el fortalecimiento de su autonomía. Para eso, lo guiará en aspectos clave como salud, educación y la inserción laboral.

"El Plan de Egreso Integral permitirá que los jóvenes sin cuidados parentales realicen una transición saludable, planificada, gradual y acompañada a la vida adulta, proporcionándoles oportunidades para el desarrollo de habilidades de autocuidado", expresó Carrizo.

"Muchos de estos niños y adolescentes debieron ser alojados en institutos por ser huérfanos sin familia o por una situación de violencia intrafamiliar. Al no tener familiares que los asistan, con esta ley se pretende cubrir esta orfandad. Para ello se les asignará una persona que los asistirá hasta que cumplan los 18 años. Además, por medio de un beneficio económico equivalente al 80% del salario mínimo vital y móvil, se pretende que puedan llevar una vida más inclusiva", argumentó la senadora Miriam Boyadjian (Movimiento Popular Fueguino-Tierra del Fuego).

La senadora Sandra Giménez (FPV-Misiones) elogió el propósito de la ley porque "significará una oportunidad" para aquellos jóvenes hoy contenidos en institutos de cuidados formales. "Difícilmente podamos dimensionar lo que significa para ellos enfrentar en soledad la vida adulta sin apoyo familiar. Con esta norma se les garantizará un acompañamiento integral para fortalecer su autonomía", exaltó.

En un relevamiento realizado por Unicef, Flacso y la Asociación Civil Doncel, publicado a fines de 2015, quedó en evidencia la problemática sobre la difícil inserción social de los jóvenes sin cuidados parentales. De ese informe se desprende que sólo la mitad de los egresados participó en la decisión de dejar el hogar en el que se encontraba. El 50% no recibió información sobre empleo y vivienda antes o después de egresar. Los jóvenes, a su vez, manifestaron que recién se sintieron listos para vivir solos a partir de los 20 o 21 años.

Mariana Incarnato, directora ejecutiva de la asociación civil Doncel, elogió la sanción de la ley porque, según indicó, apunta a subsanar la "falta de políticas a nivel nacional que garanticen apoyo económico y emocional" para este grupo de jóvenes.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas