Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Habló la hermana de Claudia Schaefer en el juicio contra Farré: "Era una relación violenta, con muy malos tratos"

Sandra declaró como testigo en la cuarta jornada del juicio oral y público contra el empresario

Jueves 01 de junio de 2017 • 12:36
SEGUIR
LA NACION
0
"A Farré no le importaba maltratar a Claudia adelante mío", dijo Sandra Schaefer, hermana de la víctima
"A Farré no le importaba maltratar a Claudia adelante mío", dijo Sandra Schaefer, hermana de la víctima. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

"Es terrible darte cuenta de que la persona con la que te casaste es un violento. Me podrías haber matado. Me lastimaste. Tenés tres hijos, pensá en ellos. No te podes poner violento y pegar. Te dije que me quería separar".

Así hablaba Claudia Schaefer, la mujer de 44 años asesinada de 66 puñaladas en en el country Martindale, en Pilar. Su interlocutor en la conversación era su marido y acusado del brutal homicidio, Fernando Farré. El crimen ocurrió el 21 de agosto de 2015 y la charla telefónica es de cuatro días antes.

"Sos una persona violenta. No sos ninguna víctima", sostuvo Schaefer en otro momento de la conversación. La charla entre la víctima y el acusado fue difundida hoy en la quinta audiencia del juicio oral y público, que se desarrolla en los tribunales de San Isidro.

"Es agobiante el maltrato. Lo mejor que podemos hacer es separarnos", dijo la víctima en otro tramo de la conversación.

Cuando Schaefer le dijo a su marido "me podrías haber matado" se refería a una situacion ocurrida el 3 de agosto de 2015 cuando Farré la tiró sobre un sofá y le apoyo la rodilla en la cara para sacarle el teléfono celular. Todo delante de los tres hijos del matrimonio. Él le respondió que no fue tan terrible. Entonces, ella le espetó: "¿No es tan terrible por qué no murió nadie? Yo no hice nada no te forcé a que me maltrataras".

Con la difusión de la conversación telefónica y la declaración de los últimos testigos propuestos por la defensa tel juicio entró en su etapa final. El lunes próximo comenzarán los alegatos de clausura de cada una de las partes y, después, los integrantes del jurado tendrán que juntarse a debatir para emitir un veredicto.

El debate está a cargo del juez Esteban Andrejin, del Tribunal Oral Criminal N° 2 de San Isidro. Las fiscales del juicio son Carolina Carballido Calatayud y Laura Zyseskind, dos especialistas en violencia de género.

Antes de la difusión del audio y de mensajes de whatapps entre la víctima y Farré, declaró Ana María Rothman, que fue la profesional que atendió al acusado y a Schaefer en una terapia de pareja durante diez sesiones en 2015.

"A partir de la sexta sesión, cuando Claudia plantea la idea de la separación, Farré se irritó y levantó la voz. No quería aceptar, no podía imaginarse una separación. Sólo podían hablar en las sesiones", afirmó la testigo.

Según Rothman, Farré planteaba que los problemas de pareja comenzaron cuando, en octubre de 2014, lo despidieron de la empresa multicional de cosméticos donde se desempeñaba como generente general. En cambio, según explicó la testigo, para Schaefer los inconvenientes en el matrimonio comenzaron muchos años antes cuando le diagnosticaron autismo al hijo más chico. Ella se sintió sola en las visitas al médico y a las terapias.

Ayer declararon testigos propuestos por la defensa de Farré, representada por los abogados María Inés Bergamini Urquiza y Adrián Tenca. Después de la terapeuta de la pareja declararon dos peritos de parte: la psiocóloga Karina Levchuk y y el médico psiquiatra Enrique De Rosa.

Levchuk sostuvo que Farré tiene una personalidad narcisista y habló de una disociacion: el cuerpo en un lugar y la mente en otro. "No tiene registro de lo que sucede en su psiquismo. No tiene capacidad de preveer". La psicóloga también habló de memorias traumáticas y de que una personalidad como la del acusado no tiene registro de lo que sucede. "No soportó la idea de la separación".

De Rosa afirmó que Farré tenía un estaso mental que le impedía comprender la naturalidad de los hechos y habló de una "disociación no psicótica y una desconección de la realidad". "No comprendía cabalmente lo que pasaba en el momento del crimen", afirmo el testigo, que en el expediente actuó como perito de la defensa.

La estrategia de la defensa es demostrar la inimputabilidad del acusado o que actuó bajo una situación de emoción violenta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas