Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Julio César, de Händel, la quintaesencia de la ópera seria

Viernes 02 de junio de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

A propósito de la próxima ópera que ofrecerá el Colón en su temporada lírica, tras La prohibición de amar, de Richard Wagner, digamos que Julio César (Giulio Cesare in Egitto), anunciada para el martes que viene, está considerada como la quintaesencia de la ópera seria, con temas grandiosos, histórico-militares y de amor pasional, acción heroica y luchas internas.

Es que son pocos los aspectos que existieron en la música del siglo XVII y primeras décadas del XVIII que Händel no haya cultivado. Amó profundamente el teatro y a él dedicó unos cuarenta títulos. Amó también la música instrumental y abordó todos los géneros, colocándose entre los grandes de su tiempo. Fue un extraordinario organista y al teclado destinó páginas incomparables. Y abordó por fin el oratorio, básicamente el inglés, en inseparable unidad. Giulio Cesare, estrenado en el Teatro de la Reina, nos muestra a Händel bien identificado con el ambiente inglés, pues su establecimiento en Londres data de 1710, y la obra que ahora nos interesa tuvo su estreno en el Teatro de la Reina el 20 de febrero de 1724. Está bien aceptado que hoy es la ópera más representada y, gracias a sus varios papeles protagonistas fuertes, es una de las favoritas de los cantantes del repertorio barroco.

* * *

La obra se basa en un libreto de Nicola Haym, quien se inspira en el Giulio Cesare in Egitto, de Giacomo Francesco Bussani. El argumento narra la relación entre Julio César y Cleopatra, quienes proclaman su amor recíproco, y César hace coronar a Cleopatra en Alejandría como reina de Egipto. La ópera había sido repetida en 1725, 1730 y 1732 y conoció en vida del autor un cierto número de ejecuciones en Europa, especialmente treinta y ocho en Hamburgo entre 1735 y 1737. Luego, como tantos otros títulos, desapareció y recuperó su nueva vida el 5 de julio 1922, cuando fue repuesta en el cuadro de un redescubrimiento de la producción de este autor, ocasión en que se vio la representación de unas quince obras en el curso del decenio 1920-1930.

En el actual Teatro Colón la obra se representó por vez primera el 10 de septiembre de 1968. Contó con la dirección de Karl Richter, la régie de Ernst Poettgen y la escenografía y el vestuario de Gert Richter. En la escena se contó con el bajo barítono Norman Treigle para Julio César; Beverly Sills para Cleopatra; Marion Forrester en el papel de Cornelia; Ricardo Yost asumió la parte de Curio; Peter Schreler, la de Sexto; Franz Crass (Tolomeo); Ángel Mattiello, la de Aquilas, y Gui Gallardo, la de Nireno.

Para la versión que nos anuncian ahora se contará no con un bajo barítono como en aquella ocasión, sino con nuestro famoso contratenor Franco Fagioli, para Julio César; Amanda Majeski será Cleopatra; la parte de Cornelia estará a cargo de Adriana Mastrangelo, mientras Sextus será Jake Arditti. El protagonista responde, por tanto, al registro original de 1724.

Allá nos veremos...

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5