Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El gran aliado de los herbicidas residuales

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 03 de junio de 2017
0

Como responsable de productos coadyuvantes de Rizobacter venimos observando que históricamente los herbicidas residuales se aplican con abundante volumen de agua buscando optimizar la aplicación y llegada al blanco. Lo cierto es que esta es una lógica incompleta ya que el agua posee valores de tensión superficial demasiado altos para lograr el correcto mojado del pan de suelo (receptor de la aplicación y refugio del banco de malezas).

Para mejorar los resultados hasta hoy conocidos es necesario modificar la tensión del agua y habilitar algún mecanismo que le permita al herbicida residual difundir entre las partículas de suelo más eficazmente. Y para ello están los coadyuvantes formulados en base a siliconas.

En Estados Unidos, esta estrategia es muy frecuente en el "corn belt", donde el uso de herbicidas residuales se encuentra ampliamente difundido, con años de experiencia de respaldo. Pero en la Argentina es relativamente nuevo ya que las ventajas del coadyuvante se valoraron respecto de su funcionamiento sobre los tejidos de plantas o insectos, pero no en la tierra.

Recomendaciones para las aplicaciones
Recomendaciones para las aplicaciones.

Desde esta perspectiva, la aplicación del herbicida residual junto al coadyuvante es recomendable para preparar lo que se denominan barbechos. En estas situaciones, lo que se quiere evitar son las malezas desde el momento de la pulverización en adelante. Así se controlan las sucesivas germinaciones de semillas de malezas y llegar al momento de siembra del cultivo con malezas en estadios avanzados.Para las aplicaciones de barbecho largo, lo más importante es que el efecto de control dure el máximo tiempo posible de acuerdo a cada molécula herbicida, abarcando una amplia ventana en el ciclo. La acción efectiva del coadyuvante garantiza, así, el ahorro de tiempo e insumos propios de controles extras.

Cuando se aplican productos residuales tales como atrazina, metsulfuron y otros (que requieren de varios milímetros de lluvia o riego posterior para activar su actividad en suelo) con un muy buen tensioactivo organosiliconado, se puede lograr que el ingrediente activo hidratado difunda y moje mejor los agregados y pequeñas aglomeraciones de suelo, que es donde se localizan las semillas de malezas que, de otro modo, al emerger no podrían ser controladas fácilmente. Además, se logra un uso del herbicida más eficiente y amigable, al dispersarse mejor en los primeros centímetros de suelo, disminuyendo la proporción del mismo que hubiera percolado por los poros de mayor diámetro del suelo, perdiéndose de la zona donde se busca control. Al evitar que el herbicida se lave o escurra fácilmente en la superficie sin mojar los agregados del suelo porque la misma formulación del coadyuvante posibilita ingresar el herbicida por los poros más pequeños.

Así, la elección de los coadyuvantes comienza a ser, cada vez más, un tema de especificidad. Si bien esto demanda más consideraciones a la hora de la elección, vale la pena tomar la responsabilidad. Los efectos y el retorno en la inversión así lo demuestran.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas