Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una decisión peligrosa que pone en riesgo el futuro de la humanidad

PARA LA NACION
Viernes 02 de junio de 2017
0

La negación de la realidad triunfa sobre la razón. La negación de unos pocos parece imponerse sobre la sensatez de muchos. Pasó lo que siete meses atrás parecía imposible: que una administración a cargo del gobierno federal de Estados Unidos diera marcha atrás con el compromiso internacional asumido a favor del clima, del cuidado del ambiente y del cuidado de cada uno de nosotros.

Aunque conociendo el comportamiento de la administración de George W. Bush y la trayectoria de buena parte del Partido Republicano frente a los problemas ambientales, esta situación no sorprende. Trump, comprometido con una visión anacrónica del desarrollo y del conocimiento, dio un paso que daña la credibilidad de un gran país y pone en riesgo el futuro de toda la humanidad.

La comunidad científica mundial ya demostró que los procesos del cambio de clima tienen su origen en las actividades humanas. No se trata del futuro: ya está pasando. Inundaciones, sequías, tormentas severas, propagación de enfermedades y hambre son algunas de las situaciones que ya padece todo el mundo. Observaciones y modelos matemáticos confirman sin dudas que la causa está en sistemas de desarrollo insostenibles, inequitativos y dispendiosos.

cerrar

Hace 50 o 60 años se podían llegar a defender estos sistemas ante un insuficiente conocimiento científico. Pero los diversos problemas ambientales, desde la crisis del biocida DDT pasando por la contaminación del agua, suelos y la atmósfera, empujaron el avance del conocimiento y la implementación de legislación local, nacional e internacional necesaria para paliar las consecuencias de graves errores socioeconómicos, buscando caminos de acuerdo internacionales para el desarrollo sostenible.

El conocimiento ambiental y social actual demuestra que hoy debemos considerar al ambiente, la sociedad y la economía los tres ejes fuertemente interrelacionados sobre los que se construye la búsqueda del bien común. El desarrollo no sólo debe ser sostenible, sino también integral.

La decisión de la administración Trump pone en riesgo el futuro del Acuerdo de París. Es mucho más grave sobre todo si consideramos que ese acuerdo es sólo el inicio para evitar lo peor del deterioro del sistema climático.

Los países y las empresas deben asumir compromisos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero aún mayores que los comprometidos a la fecha para contener el calentamiento global por debajo de los 2°C. La decisión de la administración Trump, aislacionista y populista, pone una carga mayor e injusta sobre el resto de la sociedad mundial, los múltiples sectores económicos y también el ambiente.

El autor es investigador principal del Conicet/UTN

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas