Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Secuestran a un hijo de Stolbizer, lo llevan a la casa y asaltan a la diputada

Comenzó como un rapto exprés, pero como no podían comunicarse con la familia, llevaron al joven a la vivienda; los delincuentes irrumpieron en la habitación de la legisladora apuntando a la cabeza de su hijo y exigiendo dinero

SEGUIR
LA NACION
Viernes 02 de junio de 2017
La camioneta Tiguan en la que fue secuestrado el hijo de Stolbizer
La camioneta Tiguan en la que fue secuestrado el hijo de Stolbizer. Foto: Santiago Hafford
0

LA PLATA.- La diputada nacional Margarita Stolbizer volvió a sufrir un hecho de inseguridad. Pero, a diferencia de otras situaciones en las que había sido víctima de los ladrones, esta vez el episodio adquirió ribetes dramáticos para ella ya que su hijo menor estuvo secuestrado media hora y, luego, vio cómo le ponían el caño de un arma en la cabeza.

"Fue un robo absolutamente al voleo", dijo la líder del GEN, que relató que el hecho comenzó a la 1.30 de ayer, cuando su hijo Juan Laprovíttola, de 24 años, llegaba al domicilio de la familia, en Marqués de Loreto al 2200, en Castelar.

El joven iba en la Volkswagen Tiguan de la legisladora cuando frente a su casa fue interceptado por un Audi blanco. De ese auto descendieron dos delincuentes que, a punta de pistola, lo obligaron a abordar la camioneta de su madre y lo llevaron cautivo a recorrer la zona. Así comenzaba el secuestro exprés del hijo de la diputada nacional.

Una vez que los delincuentes tuvieron reducido en la Tiguan a Laprovíttola le pidieron que llamara a sus padres para que juntaran dinero para pagar por su liberación. Como a esa hora todos los celulares de la familia estaban apagados y, ante la imposibilidad de poder cobrar un rescate, los captores resolvieron ir a la casa del joven. Así, el secuestro se convirtió en un robo con privación ilegal de la libertad.

Apuntándole con un arma en la cabeza, los delincuentes obligaron al hijo de la legisladora a abrir la puerta de la casa. Una vez que ingresaron, los asaltantes fueron hacia al dormitorio principal, donde dormían Stolbizer y su esposo, Juan Carlos Laprovíttola.

En ese momento, la legisladora se encontró con la peor imagen. Vio cómo uno de los delincuentes le apuntaba con un arma a la cabeza de su hijo y le exigía que entregara el dinero en efectivo que tuvieran.

"Nos levantamos -detalló Stolbizer- y permanentemente le apuntaban a él, amenazando con que lo iban a matar, y exigiendo que les diéramos plata. Yo les entregué el dinero que tenía y mi marido hizo lo mismo. Nos hicieron tirar al piso." Aclaró que los asaltantes, que tenían alrededor de 20 años, no los golpearon y se apoderaron de 25.000 pesos, 2000 dólares, teléfonos celulares, relojes y alhajas.

Stolbizer contó a la mañana, aun conmovida, detalles del episodio a la prensa
Stolbizer contó a la mañana, aun conmovida, detalles del episodio a la prensa. Foto: Imagen de TV

Luego, los delincuentes, que ya habían abandonado la Tiguan en Maestra Vergara y Moctezuma (de Villa Tesei, partido de Hurlingham) huyeron en el Audi blanco y en el Chevrolet Cruze de Laprovíttola padre.

En declaraciones a la prensa, Stolbizer reiteró que se había tratado de "un hecho absolutamente al voleo". Amplió: "Cuando lo tenían secuestrado a mi hijo le preguntaron qué hacíamos nosotros y él les dijo que yo era diputada. Así que cuando llegaron a mi casa me preguntaron si eso era verdad".

La diputada ya había sufrido otros asaltos: en enero de 2009 fue víctima de un robo en Castelar norte mientras que en mayo de 2013 ladrones ingresaron en su casa, en ausencia de toda la familia, y se llevaron joyas y dinero. Por último, en febrero de 2015 le rompieron la luneta del auto que tenía estacionado frente a su casa y le robaron la rueda de auxilio.

"Como a muchos vecinos"

Tras aclarar que nunca tuvo custodia, la titular del GEN enfatizó que no piensa mudarse de ese barrio, en el que vive desde hace 25 años, y que lo que le ocurrió a su familia "es lo mismo que lamentablemente les pasa a muchos otros vecinos que no tienen la posibilidad de contarlo".

Agregó que "son muchas las cosas por hacer y que no se hicieron desde hace mucho tiempo. Son cuestiones que no se resuelven de un día para el otro. La cuestión de la inseguridad tampoco se resuelven con más policías en la calle".

"La verdad es que la Argentina vive envuelta en episodios de este tipo desde hace muchos años y esto demuestra la ineficacia que tenemos todas la estructuras políticas, judiciales y policiales", señaló.

Fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense explicaron que si bien este episodio ocurrió a las pocas horas de haberse puesto en funcionamiento el operativo de seguridad dispuesto por el gobierno provincial en 190 puntos "calientes" del conurbano, el secuestro y el posterior robo en el domicilio de Stolbizer se produjeron a la madrugada, cuando el despliegue y el patrullaje de las fuerzas de Infantería y Caballería se realiza entre las 18 y las 24.

Por su parte, el jefe de la policía bonaerense, comisario general Fabián Perroni, afirmó que los delincuentes que asaltaron a la diputada Stolbizer y a su familia "serán detenidos", y que tanto él como el ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, se pusieron a disposición de las víctimas. Eso fue refrendado por la propia diputada en su contacto con la prensa.

El hecho es investigado personal de la comisaría 7» de Morón y por el fiscal Sergio Dileo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 6 de ese departamento judicial, que instruye una causa por "privación ilegítima de la libertad agravada, robo con arma de fuego y portación de arma de fuego".

Hasta anoche, la policía no había logrado apresar a ningún sospechoso. A partir de la señal de los localizadores satelitales fueron hallados los vehículos. La camioneta Tiguan fue encontrada en Villa Tesei y el Chevrolet Cruze, en Caseros, partido de Tres de Febrero.

El otro botín

Ladrones que buscan armas

La diputada Margarita Stolbizer hizo pública una descripción pormenorizada de la privación ilegal de su hijo y del posterior asalto en su casa de Castelar. No es la primera vez que la inseguridad golpea a su puerta; por eso, además de ser enfática en calificarlo como un "hecho al voleo" -es decir, sin una planificación que la tuviera como objetivo- se encargó de aclarar que había sido víctima de lo mismo que les pasa a tantos ciudadanos del conurbano. No obstante, pocos repararon en algo muy importante que dijo: los delincuentes le preguntaron si tenía armas. No pretendían saber si pensaba defenderse, claro: los ladrones buscan en las casa de las víctimas armas que, luego, engrosan el llamado "mercado negro". Armas "legales" que, así, se transforman en "ilegales".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas