Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Manuel de Falla, el instituto que lucha por una sede propia

El tradicional conservatorio de música comparte un edificio con otra escuela; sus aulas están deterioradas

Sábado 03 de junio de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Gallo y Sarmiento, en Almagro, la actual sede del tradicional conservatorio de música
Gallo y Sarmiento, en Almagro, la actual sede del tradicional conservatorio de música. Foto: Ignacio Sánchez

Aulas que se inundan, que no tienen ventanas ni cuentan con la ventilación adecuada; niños, jóvenes y adultos hacinados en espacios reducidos; un laboratorio de informática que funciona en un espacio improvisado dentro de la biblioteca; salas de ensayo que no están acustizadas; y una obra en el tercer piso que lleva cuatro años, de los cuales durante tres estuvo parada.

Estos son los síntomas visibles de una crítica situación edilicia que atraviesa la sede principal del Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla, una casa de estudios que cuenta con una rica historia y que cumplirá los 100 años en 2019. En 2004, luego de trashumar por distintas moradas, la institución se instaló en el edificio de la esquina de Gallo y Sarmiento, donde ya funcionaba el Conservatorio de la Ciudad Astor Piazzolla. Desde entonces, ambos conservatorios comparten las tres plantas de la sede del barrio de Almagro.

"Es imposible ensayar, porque no hay espacio. No se abren cátedras porque no hay lugar físico", comentó Gastón Ceruti, estudiante del profesorado de tango y folclore. Su testimonio es similar al de otros alumnos, como Facundo Echeverría, que cursa la carrera de música antigua. "Un conservatorio tiene que tener condiciones edilicias básicas, pero no se cumplen. Para estudiar música, lo acústico es fundamental y las sedes de Gallo y el centro no son adecuadas", dijo el estudiante.

La Dirección General de Enseñanza Artística (Dgeart), que depende del Ministerio de Cultura de la ciudad, gestionó la compra del edificio en la esquina de Gallo y Sarmiento en 2002 para albergar al Conservatorio de la Ciudad Astor Piazzolla. Cuando allí se sumó el Manuel de Falla en 2004, que hasta entonces funcionaba en dos pisos del Centro Cultural San Martín, algunos lo vieron como una solución temporaria a un problema de fondo: el histórico conservatorio, cuya demanda entre los estudiantes no para de crecer, nunca tuvo un edificio propio.

Espacios reducidos e improvisados
Espacios reducidos e improvisados. Foto: Ignacio Sánchez

"En 2013 empezó una obra importante con una primera partida presupuestaria de unos 8.5 millones de pesos -contó la directora de la entidad, Silvia Lester-, pero debido al cambio de gestión, y luego de un parate importante, los trabajos están ahora a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano".

Lester, acompañada por los vicedirectores Mario Konikoff, Marcos Puente Olivera y Marta Sima, expresó su preocupación por el estado de la obra, cuya prolongación causó problemas en los pisos inferiores, y por el deterioro general de las instalaciones. "La obra estuvo parada más de tres años y recién se reanudó hace pocos días", comentó Puente Olivera.

Una segunda partida, que rondaría los 14 millones de pesos, habría sido asignada a esta segunda etapa de los trabajos, pero los resultados no están aún a la vista. Los directores expusieron los motivos por los cuales consideran que el conservatorio que hoy funciona en la sede central (tiene otros cuatro anexos en escuelas y alquilaron una quinta sede en Suipacha y Corrientes) requiere de un edificio propio, donde la comunidad educativa de más de 3400 alumnos y sus 500 profesores puedan aprender y enseñar.

Los problemas edilicios pusieron en evidencia la incongruencia entre lo que la institución representa y su realidad. Si bien los trabajos en el tercer piso se reactivaron recientemente, las autoridades plantean que aún con la incorporación de nuevas aulas, las instalaciones son insuficientes para un centro de formación para músicos y docentes que ofrece un ciclo básico para niños y adolescentes, un ciclo superior con 45 orientaciones diferentes para ejercer la docencia musical, y títulos de grado y posgrado en diversos géneros y especialidades.

"Durante la jefatura de gobierno de Aníbal Ibarra, había una idea de unir al Astor Piazzolla y el Manuel de Falla, y transformarlo en un instituto universitario de las artes, pero eso no sucedió. El tema tiene muchas aristas, pero estamos comprometidos a mantener los dos institutos, y continuar ampliando la oferta educativa", relató el director de la Dgeart, Marcelo Birman a LA NACION.

El funcionario egresado del Manuel de Falla afirmó que la puesta en valor de infraestructura edilicia es una cuestión prioritaria en la gestión. "Es algo que requiere una inversión continua y sostenida en el tiempo", agregó. Y reconoció que la reubicación del conservatorio es una "prioridad a resolver" y que el ministro de cultura de la ciudad, Ángel Mahler, recibirá el lunes a una comisión de alumnos y docentes del conservatorio. "El ministro está muy al tanto del tema. Estamos evaluando la resolución de la problemática, que debe ser tratada consecuentemente, para no repetir el error original de cuando se llevó el edificio a la calle Gallo. Es más complejo que mudar una escuela común, por la cantidad de espacios y la acustización", explicó Birman. Con respecto a los plazos de la obra del edificio actual, contó que las nuevas 11 aulas, una sala sinfónica y una sala multimedia estarían terminadas en octubre próximo.

Estudiar en aulas con problemas edilicios
Estudiar en aulas con problemas edilicios. Foto: Ignacio Sánchez

Durante la semana pasada, la comunidad educativa del conservatorio hizo circular un informe acerca del deterioro edilicio, en el que afirmaba: "El Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla exige y merece la adjudicación o construcción de un edificio propio y en condiciones idóneas. El Conservatorio Manuel de Falla espera cumplir los 100 años en su casa propia".

A través del comunicado, explicaron que se trata de una institución pública y gratuita, que cuenta con una multiplicidad de carreras. El instituto se encuentra "en estado de alerta y asamblea permanente". Las gestiones proactivas del centro de estudiantes logró asegurar un fondo de instrumentos, pero la situación edilicia sólo parece agravarse.

"Es muy difícil dar clases en estas condiciones", contó Nora Ruiz, profesora del Plan Niños, en una de las aulas de planta baja. "Es muy importante que haya luz y una buena ventilación; a medida que transcurre la clase sentís que te vas quedando sin aire", agregó.

Fernando Borrás, estudiante de canto, piano y composición, comentó: "Cada vez que llueve, entra agua y daña el patrimonio del conservatorio. El edificio tiene que ser realmente apto para las funciones elementales y no puede haber peligro y riesgo, porque la verdad que si llueve adentro del tinglado donde está instalación electrica, ahí podría pasar cualquier cosa".

Además del presupuesto de sueldos para profesores y administrativos, el conservatorio cuenta únicamente con un subsidio anual de 90.000 pesos, que en rigor es adjudicado a la asociación cooperadora. Según los directivos, la institución requiere una mayor autonomía que permita acompañar su crecimiento, y que a la vez permita mantener su nivel educativo.

Un lugar con una historia prestigiosa

Por su amplitud, la oferta académica de la institución es única en el país

Una de las características más relevantes del Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla es que su oferta académica es muy amplia en las edades de los estudiantes (va de los inicios al posgrado) y en la enorme diversidad de sus carreras y tecnicaturas. Desde sus modestos comienzos con 40 alumnos, hace 98 años, hasta los actuales, que son más de 3400, "el Falla", como lo conocen alumnos y docentes, incluye un Plan Niños, carreras de grado de canto e instrumentos, a las que se suman otras carreras de composición, dirección coral y dirección orquestal. Últimamente se incorporaron las especialidades de etnomusicología, producción musical didáctica, tango y música folclórica, jazz (esta tecnicatura fue la primera pública), música antigua y la Diplomatura Superior en Música Contemporánea. No menos impresionante son los músicos que pasaron, ya sea como docentes o como alumnos, por la institución. Carlos Guastavino, Juan Francisco Giacobbe, Roberto García Morillo, Alfredo Rossi, Virtú Maragno, Rodolfo Caracciolo, Jacobo Ficher y Sebastián Piana son nombres que impresionan.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas