Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Colocan semáforos en el piso para peatones

Comenzaron a instalarlos en la zona de Retiro; buscan mitigar los accidentes viales

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 03 de junio de 2017
El cruce peatonal en Ramos Meijía y Libertador
El cruce peatonal en Ramos Meijía y Libertador.
0

Los más optimistas dicen que los usuarios ven la pantalla del teléfono celular 85 veces por día. Los menos, que esa cifra puede trepar a 150. Pero la tendencia es clara: los peatones miran más lo que sucede en el teléfono que en la calle. Con el fin de evitar accidentes, el gobierno porteño está instalando semáforos en el piso para los más distraídos, como en la intersección de la Avenida del Libertador y la avenida Ramos Mejía, en Retiro.

Se trata de la primera intervención con luces LED en el pavimento, que "pretende ser una alternativa para aquellos peatones que circulan por la ciudad pendientes de sus teléfonos, aparatos tecnológicos y otros elementos distractores". Esta experiencia se hizo en ciudades de Holanda, Alemania y España. Este año incluso tuvo su equivalente en Rosario, en las intersecciones de Corrientes y Córdoba.

"El objetivo es que funcione como refuerzo del semáforo peatonal, no como reemplazo", señalan desde el gobierno. Para lograrlo se realizaron dos prototipos: uno alargado y el otro más pequeño, llamado "tortuga". El segundo fue el elegido por sus características de adaptabilidad y resistencia. Tendrá dos "tiempos": verde y rojo. Y estarán sincronizados al semáforo peatonal tradicional. Cuando el tiempo de cruce esté por terminar, la luz será intermitente, alertando a los peatones sobre el cambio de color.

"La clave de esta intervención tiene que ver con la intensidad de la luz del semáforo horizontal. La misma debe ser más fuerte que cualquier otra distracción que influya al peatón sin alterar la atención de los conductores", explican.

Serán en total cuatro tiras de luces LED que funcionarán como refuerzo del semáforo peatonal tradicional, con seis tortuguitas por línea, y cada una de ellas a 40 centímetros de la otra.

Según datos de Luchemos por la Vida, en 2014 (el último año relevado) el 13,7% de los peatones cruzaba la calle manipulando el smartphone. "Esos números crecieron mucho en los últimos tres años", señala Alberto José Silveira, presidente de la asociación.

El costo de la obra rondará los 200.000 pesos y lo llevará a cabo la empresa Mantelectric. Serán resistentes a los golpes y a la lluvia. Además, al ser estancos, los semáforos estarán sellados con un plástico especial. El objetivo es que la obra quede inaugurada en julio. Y luego expandir la experiencia a otras esquinas conflictivas de la ciudad, siempre y cuando, aseguran, los resultados sean los que apruebe el Observatorio de Seguridad Vial de la Ciudad, que se encargará de la medición del impacto.

Para Luchemos por la Vida, sin embargo, estas obras no son suficientes para solucionar de manera integral el problema (hay más de 12.000 esquinas). "Es una exquisitez que no está mal, pero lo que hay que lograr es ayudar a concientizar mejor al peatón para que no cruce utilizando el celular", dijo Silveira.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas