Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una rebelión interna desafía la medida de Trump

Estados y ciudades anunciaron que continuarán con sus políticas verdes y los aportes para contribuir al bienestar del medio ambiente

SEGUIR
LA NACION
Sábado 03 de junio de 2017
0

WASHINGTON.- Luego de la decisión del gobierno de Donald Trump de abandonar el Acuerdo de París, la lucha contra el cambio climático en Estados Unidos quedó en manos de un puñado de Estados, más de medio centenar de ciudades, empresas y filántropos del país decididos a desafiar el desplante presidencial al mundo.

California, Nueva York y Washington, tres Estados progresistas con gobernadores demócratas, que juntos representan un quinto de la economía del país, crearon la Alianza Climática de Estados Unidos para cumplir con las metas del acuerdo y continuar la lucha contra el calentamiento global. A ellos se sumaron 83 alcaldes.

Y Michael Bloomberg, ex alcalde de Nueva York y ahora enviado especial de Naciones Unidas para Ciudades y Cambio Climático, despuntó como la cara visible de un grupo que reunirá a esos Estados y ciudades con empresas, y presentará un plan ante la ONU. "Los estadounidenses no están alejándose del Acuerdo de París. Al contrario, estamos avanzando", dijo Bloomberg, en un comunicado. "Juntos alcanzaremos los objetivos de reducción de emisiones que los Estados Unidos hizo en París en 2015", prometió.

Esta rebelión interna volvió a dejar al descubierto la grieta ideológica que divide a Estados Unidos, donde los demócratas han hecho propia la bandera de la lucha contra el calentamiento global, mientras que los republicanos niegan o ningunean el problema, pese al consenso científico.

El vicepresidente, Mike Pence, ni siquiera se preocupó por ocultar esta división en una entrevista con la cadena Fox, en la cual sugirió que el cambio climático era un "tema primordial" de los progresistas.

"Por alguna razón, este tema del cambio climático ha surgido como un tema primordial para la izquierda, en este país y en todo el mundo", dijo Pence.

Casi a la par del anuncio de Trump, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció un plan para invertir US$ 1500 millones en energías renovables.

"La imprudente decisión de la Casa Blanca de retirarse del Acuerdo de París tiene repercusiones devastadoras no sólo para Estados Unidos, sino para nuestro planeta", afirmó Cuomo, un presidenciable demócrata.

Además California, Nueva York y Washington, otros Estados del país, han adoptado medidas para apuntalar el uso de energías renovables, una tendencia hacia la economía verde -o a la "descarbonización" de la economía- que muchos expertos consideran irreversible, más allá de Trump. La energía solar es cada vez más competitiva, y ya emplea a más gente que el carbón y el gas natural combinados.

Ben Sanderson, investigador del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas (NCAR, por sus siglas en inglés), dijo a LA NACION que aún es prematuro afirmar cuál será el impacto final de la decisión, aunque indicó que la reacción global es alentadora porque muestra que el mundo está "unificado".

"Es un momento de incertidumbre", definió. "Dependiendo de la forma en que se desarrolle, puede ser catastrófico si la salida de Estados Unidos provoca una serie de relajaciones en los compromisos de mitigación de otros Estados. Pero no hemos visto eso. Si es sólo Estados Unidos, no lo veo como algo terminal para los objetivos del Acuerdo de París", completó.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas